Zeynep se mete a profesora por obligación; ‘Elif’

Por Telenovela

From Diez Minutos

QUÉ HA PASADO

• Sevda echa las cartas a Melek en el taller de costura.

• Umit y Serdar se alían para destruir al clan Emiroglu.

• Veysel y su hijo no pueden abrir su nuevo negocio.

La situación económica de los Emiroglu es cada día peor. Su empresa no deja de tener pérdidas y, para salvarse de la ruina, deberán vender su finca. Zeynep debe ayudar al clan consiguiendo algo de dinero. Así pues, decide dar clases particulares a adolescentes. La idea le parece estupenda hasta que conoce a su nueva alumna, Cansu, una muchacha malcriada que no tiene ningún interés por mejorar sus notas. “Necesito que me dejes tu móvil porque el mío se ha quedado sin batería y quiero chatear con mis amigos”, dice la joven a su profesora. Esta no se toma muy bien la petición: “Estoy ayudándote con tus asignaturas, lo que debes hacer es atenderme”. La adolescente no soporta las órdenes de una extraña y se marcha de la mansión sin pagar.

Cevahir está obsesionado con conquistar a Melek

Lejos de allí, Arzu ha salido del manicomio en el que fue ingresada tras la muerte de Tügce. Erkut la lleva a vivir a su casa a la espera de que encuentre un lugar donde poder quedarse. Al ver a la criminal en su hogar, Asuman se enfrenta a su marido por haberle ofrecido hospedaje sin consultarle: “Yo también vivo aquí y no me apetece nada cruzarme en los pasillos con una persona que me da terror”. El hombre le pide que tenga paciencia.

En otra parte de la ciudad, Inci y Elif juegan por la calle cuando llegan a la librería de Yusuf. Todos los vecinos dicen que es un hombre extraño y amargado, pero tras charlar con él, las niñas descubren que un buen corazón palpita dentro de él. Minutos más tarde, cogidas de la mano, se presentan en el taller de costura en el que trabaja Melek. Su jefe, Cevahir, no le quita los ojos de encima, ya que se ha obsesionado con la mujer y utiliza a las pequeñas para ganarse su cariño. “Vosotras sois la alegría de esta fábrica. Tomad para que juguéis hasta que termine la jornada”, les dice a ambas mientras les presta unas hojas de papel y unas pinturas.