Zasca para los anti LGTB

Mónica De Haro

La transexualidad no es desorden ni enfermedad sino diversidad. Con la eliminación del listado de trastornos mentales, las personas trans ‘recuperan’ sus derechos

El cambio de sexo convirtió al atleta Bruce Jenner en Caitlyn Jenner. (Foto: Getty)
El cambio de sexo convirtió al atleta Bruce Jenner en Caitlyn Jenner. (Foto: Getty)

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha excluido la transexualidad del apartado de trastornos mentales y pasa a denominarla incongruencia de género, una decisión con una profunda carga simbólica.

El hecho de que la transexualidad deje de considerarse como un desorden ayudará a combatir la transfobia social que todavía existe. Socialmente, las identidades trans siguen siendo patologizadas, aunque, afortunadamente, la tendencia en Europa es hacia la integración social de estas personas.

No pasado por el quirófano para cambiarse de sexo pero Conchita Wurts (Tom Neuwirth) lucha constantemente por los derechos de los homosexuales, transexuales y bisexuales. La ganadora del festival de Eurovisión 2014 se presentó con este look a lo ‘Julie Andrews’ al Life Ball 2018 de Viena para recaudar fondos de investigación contra el sida. (Foto: Getty)
No pasado por el quirófano para cambiarse de sexo pero Conchita Wurts (Tom Neuwirth) lucha constantemente por los derechos de los homosexuales, transexuales y bisexuales. La ganadora del festival de Eurovisión 2014 se presentó con este look a lo ‘Julie Andrews’ al Life Ball 2018 de Viena para recaudar fondos de investigación contra el sida. (Foto: Getty)

Las reacciones ante este ‘anuncio’ no se han hecho esperar. La Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN) valora de forma positiva la descatalogación y subraya que “las identidades de género, así como su expresión, evidencian diversidad y no enfermedad”.

“La autodeterminación del género es un derecho fundamental de las personas y no debe ser entendido de otra forma. Todo esfuerzo que vaya encaminado hacia la despatologización debe ser bienvenido”, indica el Dr. Marcelino Gómez Balaguer, miembro del Grupo de Identidad y Diferenciación Sexual de la SEEN (GIDSEEN) y coordinador del equipo multidisciplinar de Identidad de Género del Hospital Universitario Dr. Peset, de Valencia.

La SEEN recuerda que, aunque en muchas ocasiones sigue etiquetándose la transexualidad como una alteración biológica, pero no existe ninguna anomalía hormonal ni genética en estas personas.

Shiloh Nouvel Jolie-Pitt nació con genitales femeninos pero por dentro ella siempre se ha sentido hombre. Sus padre, Brad Pitt comentó en una entrevista con Oprah Winfrey que Shiloh, con apenas dos años de edad, pedía que no se refirieran a ella con su nombre, sino como “John” o “Peter”. (Foto: Getty)
Shiloh Nouvel Jolie-Pitt nació con genitales femeninos pero por dentro ella siempre se ha sentido hombre. Sus padre, Brad Pitt comentó en una entrevista con Oprah Winfrey que Shiloh, con apenas dos años de edad, pedía que no se refirieran a ella con su nombre, sino como “John” o “Peter”. (Foto: Getty)

“En España somos cada vez más los profesionales de la salud, en general, y endocrinólogos, en particular, que creemos en la conveniencia y necesidad de una atención integral a las personas trans, siempre desde el respeto a la diversidad de las identidades y expresiones de género. El posicionamiento actual de la OMS refuerza nuestras estrategias en pro de una atención transpositiva”, comenta el especialista.

Por otro lado, los expertos desean que el manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales de los psiquiatras americanos (DSM V) se adapte a los cambios de la OMS, puesto que utilizar el concepto de disforia para denominar la transexualidad es “inadecuado, ya que la disforia un síntoma y no toda persona trans lo presenta”.

El endocrinólogo, pieza clave en la asistencia a las personas trans
“Es importante entender que los endocrinólogos no cambiamos sexos ni diagnosticamos identidades”, explica el Dr. Gómez Balaguer. “La identidad se autodetermina y los endocrinólogos ayudamos a realizar las adecuaciones somáticas que la persona trans pueda demandar en aras de conseguir un alivio del malestar, o disforia, que pueda estar sufriendo”, añade.

El acompañamiento endocrinológico de las personas trans durante su transición es fundamental. No todas las personas trans tienen las mismas necesidades. La actuación del endocrinólogo debe estar guiada por el respeto a la identidad de género de cada persona y puede incluir:

  • Medicalización. Aunque no siempre, en muchas ocasiones solamente hace falta combatir la falta de autoestima.

  • Proporcionar ayuda administrativa o asesoramiento para subsanar posibles conflictos generados (familia, trabajo, colegio).

  • Facilitar la colaboración con psicólogos-sexólogos.

  • Adecuación corporal. Si la persona trans demanda, como forma de aliviar síntomas, una adecuación corporal, ésta no será la misma en todas las personas, por lo que las intervenciones han de ser individualizadas y respetuosas con cada necesidad y, en estos casos, los tratamientos hormonales son de mucha ayuda.

No obstante, entre los retos de la atención a la transexualidad destacan la necesidad de revisar los protocolos de intervención hormonal ya que“estamos actuando sin ningún tipo de evidencia ni estudio comparativo de calidad, por lo que trabajamos en base a la experiencia personal de cada grupo; empleando fármacos y pautas desde hace más de 30 años; tenemos problemas de suministros y desabastecimientos que serían impensables en otras disciplinas y se retira la financiación de algunos de ellos”, lamenta el doctor.

Identidad de género en cifras
Es muy difícil hacer una estimación de la prevalencia real de personas trans porque muchas personas lo ocultan por temor al rechazo y a la estigmatización.

Por otra parte, a la hora de las estadísticas, hay que tener presente que la diversidad de género es tan amplia que el concepto epidemiológico no puede establecerse de forma precisa. Desde que comenzaron los registros hasta marzo de 2018, un total de 6.822 personas fueron atendidas, según datos aportados por diez Servicios de Endocrinología de nuestro país; el 13,6 por ciento de ellas eran menores de 18 años.

“Sin embargo, este número no refleja en absoluto la realidad. En lo que a la asistencia sanitaria se refiere, deberíamos referirnos preferentemente a número de personas demandantes de atención médica transafirmativa”, concluye el experto.

¿Te parece una buena noticia? ¿Crees que vivimos en una sociedad tolerante donde se acepta al otro tal cual es sin juzgarle?

También te puede interesar:

Nuevas maneras de construir una familia, ¿estamos preparados?

Si tienes hermanos mayores puede que seas gay

Así se clasifica (en las redes) la conducta sexual de las chicas