El zasca de Britney Spears a todos los documentales que comercializan con su vida

·4 min de lectura

El pasado mes de febrero Britney Spears vio cómo de la noche a la mañana se convertía en la abanderada de un mensaje alto y claro contra el abuso mediático de las celebrities. Framing Britney Spears conmocionaba al mundo al poner el foco sobre la sexualización de la industria y la persecución constante de los tabloides y los paparazis señalándolos como los verdaderos culpables de sus peores años, alimentando así un monstruo mediático que consumía sus traumas y desgracias como puro entretenimiento.

Tras el interés que despertó la pieza audiovisual se pusieron en marcha otros documentales centrados en ella pero, curiosamente, sin que la cantante esté involucrada en ninguno.

Y ahora Britney tiene algo que decir…

(gotpap/STAR MAX/IPx)
(gotpap/STAR MAX/IPx)

Desde hace un par de años, la cantante solo se dirige a sus seguidores a través de Instagram, y hace mucho tiempo que no da declaraciones. Es más, su última entrevista fue para ET en 2018. Incluso durante el furor viral que vivimos con el documental no publicó ni una palabra, sino que fue recién a finales de marzo que escribió en su perfil que no lo había visto, pero que llegó a sentirse “avergonzada bajo la luz en la que me pusieron”, añadiendo que lloró durante dos semanas. 

Ahora, la cantante de 39 años ha sido más directa y crítica al ver cómo sus problemas del pasado se han convertido en la moneda de cambio del género documental. Y es que después del éxito viral de Framing Britney Spears, Netflix se sumó a la causa preparando otro documental sobre ella bajo la dirección del responsable de How to fix a drug scandal, Erin Lee Carr; mientras BBC acaba de estrenar en su plataforma otro documental titulado The Battle for Britney: Fans, Cash and a Conservatorship.

Tantos documentales sobre mi vida este año a través de la visión de otras personas… ¿qué puedo decir? ¡Me siento profundamente halagada!” escribió junto a uno de sus vídeos bailando. Pero su mensaje era irónico, ya que venía acompañado de un zasca rotundo.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un post de Instagram no disponible por tus preferencias de privacidad

Esos documentales son tan hipócritas” continuó.Critican a los medios ¿y luego hacen lo mismo? No sé ustedes pero yo estoy encantada de recordarles que aunque tuve momentos duros en mi vidas, tuve muuuuchos más momentos maravillosos y desafortunadamente, mis amigos, creo que el mundo está más interesado en lo negativo”.

Britney, que raras veces se pronuncia tan directamente en sus redes sociales, añade un análisis sobre la obsesión mediática de volcarse en sus peores momentos como una consecuencia del mismo negocio que la condenó por entonces. ¿No se supone que es un negocio y una sociedad sobre el FUTURO? ¿Por qué centrarse en los momentos más negativos y traumatizantes de mi vida de hace tanto tiempo?escribió para luego introducir su video como un recordatorio de su gran pasión, el baile. Incluso le tiende una mano a su amiga Paris Hilton, quien sufrió el mismo acoso mediático y la defendió recientemente en su podcast This is Paris, repitiendo una palabra que ella utiliza para referirse a vivir la vida al máximo, “sliving”. Paris respondió al post de la cantante con emojis de corazones, baile y fuego.

Para terminar, Britney desbanca los rumores de #FreeBritney, ese movimiento nacido a raíz de la batalla legal por la tutela de su carrera y fortuna que asegura que la cantante vive encerrada y controlada. Desde hace un tiempo, dicho movimiento cree que su perfil de Instagram está manejado o controlado por otras personas, un rumor que creció recientemente cuando un ex maquillador llamado Billy Brasfield aseguró a Page Six que el contenido de su perfil puede ser suyo, pero que no muestra cómo se siente en realidad. La cantante se refirió directamente a ello, diciendo que se siente confundida porque no habla con el hombre. "Este es mi Instagram" concluye con varios símbolos de exclamación.

La reacción de Britney deja entrever su rechazo a la comercialización de su vida a golpe de documental y al movimiento #FreeBritney que tanta viralidad ha cosechado en los últimos meses. Mucho se ha dicho de la batalla legal que Britney mantiene con su padre -ella pide que un especialista externo se haga cargo del manejo de su fortuna- despertando todo tipo de rumores que cuestionan su incapacidad, hablan de enfermedad mental o rivalidad familiar. Pero, observando esta publicación, es posible que, una vez más, nada sea lo que parece.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente