Zara lanza una colección junto a Narciso Rodriguez

·7 min de lectura
Photo credit: Zara
Photo credit: Zara

8 de septiembre. Hoy es una fecha que supone un antes y un después para Zara. El buque insignia de Inditex lanza su primera colaboración junto a un diseñador de prèt-â-porter y lo hace de la mano de uno de los grandes nombres de la industria: nada más y nada menos que Narciso Rodriguez.

Es cierto que la firma gallega lleva un tiempo sorprendiéndonos con pequeñas colaboraciones y se ha aliado con firmas como Ría Menorca, Everlast, Good American o Ader Error, pero lo cierto es que esta edición especial, firmada por Narciso Rodriguez, supone su primera incursión en el mundo del lujo. El diseñador estadounidense de origen cubano, con más de 30 años de carrera a sus espaldas, es uno de los grandes exponentes del minimalismo en la industria y ha vestido desde a Michelle Obama a Charlize Theron, Sarah Jessica Parker o –por supuesto– Marta Ortega, con quien guarda desde hace años una estrecha amistad. Sus diseños han desfilado sobre las alfombras rojas de todo el mundo y el vestido de novia que creó para Carolyn Bessette en su boda con John John Kennedy es, sin ninguna duda, uno de los más famosos (e imitados) de la historia. Por eso, esta colección junto al coutourier cobra vida a través de sus modelos más icónicos: Narciso Rodriguez x Zara cuenta con 25 prendas y complementos que han sido extraídos directamente del archivo del creador americano, incluido un vestido que recuerda mucho al emblemático (y antes mencionado) slip dress que lucía Bessette el día de su boda.

Poco antes de que esta colección viera la luz, el diseñador nos recibía, vía Zoom, en su casa de Nueva York para contarnos todos los detalles de cómo surgió esta colección que promete convertirse en una de las más comentadas de la temporada y en el objeto de deseo de todas las fashionistas.

Photo credit: Zara
Photo credit: Zara

Eres el primer diseñador de prêt-à-porter que colabora con Zara… ¿cómo se lleva este título?


Es un gran honor. Siento una gran admiración por todo lo que han creado los Ortega. Creo que, hoy en día, Zara es más moda que la moda misma. Creo que siempre va un paso por delante. Hoy en día, la industria está pasando por un momento confuso, bastante pesado, no inspira a la gente. Yo prefiero la moda que sea práctica y relevante en mi vida, no ideada para una foto o una campaña.

¿Crees que podemos seguir hablando de Zara como una marca de fast fashion?

Creo que ha estado en otro nivel desde hace tiempo. De hecho, cada vez que paso por un escaparate en Nueva York, le hago una foto, se la mando a Marta (Ortega) y le digo «esto es increíble, es súper cool».

Tu relación con ella es de sobra conocida, ¿fue quien te propuso esta colaboración?

Sí, siempre hemos tenido muy buena relación. Cenamos juntos una noche, en la que estuvimos hablando de mis proyectos, mis perfumes... y, después, me dijo: «quiero hablar contigo, te llamo pronto». El equipo de Inditex me hizo una presentación preciosa sobre cómo imaginaban que podría ser nuestra colaboración. Sólo pude decir «wow». Me quedé impresionado. Siempre he amado vestir a la mujer, a muchas mujeres. Y esta oportunidad me ha hecho mucha ilusión.

¿Ella es tu gran musa española?

Claro (ríe). Admiro a Marta por muchas razones: su forma de ser, su estilo personal… Le tengo mucho cariño.

Photo credit: Zara
Photo credit: Zara

La colección recoge alguno de los diseños más emblemáticos de tu carrera, ¿cómo ha sido bucear en tu archivo y volver a encontrarte con tus creaciones de la mano del equipo de Zara?

Visitar el archivo –inmenso después de tantos años– es siempre un proceso muy emotivo porque te hace recordar cada momento. Para esta colaboración, traté de elegir las piezas que me parecían más icónicas. Desde Zara también hicieron su propia selección y, curiosamente, al ponerlos en común, nos dimos cuenta de que habíamos elegido prácticamente las mismas piezas. Fue un proceso increíble, desde el inicio. El equipo tiene mucha energía y un gran respeto por mi trabajo. Prestaron mucha atención a cómo había ideado cada diseño, buscaron, incluso, los mismos tejidos y utilizaron los patrones originales y los colores que siempre he considerado como mi bandera (blanco, negro, rojo y nude).

¿Qué recuerdas de tus inicios?

Tuve mucha suerte porque desde niño quería ser diseñador, pero siempre tuve claro que solo quería estudiar en Parsons. De hecho, solo apliqué a esta escuela, no pedí plaza en ningún otro lado. No sé qué sería de mí hoy sino me hubieran admitido (ríe). Al terminar, Donna Karan me escogió para trabajar con ella y fue un sueño. Después comencé a trabajar con Calvin Klein, donde conocí a gente súper talentosa. Fue como un máster, aprendí muchísimo. Entonces di el salto a Europa y pasé unos años trabajando en Loewe –fue Director Creativo de la firma entre 1997 y el 2001–. Tengo muchas amistades y recuerdos muy bonitos de aquella época. Finalmente, decidí crear mi propia marca y fue muy emocionante empezar de cero y verla crecer.

Photo credit: Zara
Photo credit: Zara

El gran salto en tu carrera lo marcó, quizás, la boda de Carolyn Bessette con John John Kenedy en 1996. Su vestido se hizo, como diríamos hoy, viral y sigue siendo todo un referente. ¿Qué supuso este diseño para ti?

Fue el momento en el que mi nombre empezó a sonar. Las fotos estaban en las portadas de todos los periódicos. Lo cierto es que nunca he recreado ese vestido para nadie aunque en mis colecciones siempre hay ese tipo de slip dresses. Guardé el patrón e, incluso, los sobrantes del tejido utilizado y se lo di de regalo a Carolyn. Cuando ella falleció, la familia me devolvió todo y lo tengo guardado. Es un tema muy emotivo porque, para el mundo es un icono de la moda pero, para mí, ella era una parte muy importante de mi vida.

En tus diseños manda la atemporalidad, mientras que si algo define a Zara es la tendencia… ¿cómo casan ambos universos?

Gran pregunta. Son piezas que son tendencia hoy, pero que también lo fueron hace diez años y lo serán en otros diez. Creo que vivimos un momento en el que se puede celebrar mi trabajo como tendencia porque todas las piezas de la colección están plenamente vigentes, desde el slip dress a un abrigo de doble faz, que ellos han sabido recrear a la perfección. Creo que por eso es una colaboración inteligente, porque representa lo que la gente quiere: hoy, mañana y siempre. Espero que así sea como lo recibe el público.

Photo credit: Zara
Photo credit: Zara



¿Cómo es la mujer Narciso Rodriguez?

Muy sensual, inteligente y con su propio estilo. Se siente bien siendo ella misma, no se disfraza. Carolyn decía que yo creaba un marco para la personalidad de la mujer y siempre me ha gustado esa idea: que la mujer sea el foco y no lo que lleva.

¿En tu forma de entender la sensualidad encontramos tus raíces latinas?

(Ríe) Recuerdo que hice un desfile en Sudamérica, con colores especialmente pálidos y, un fotógrafo llegó a preguntarme: «¿cómo puedes llamarte diseñador latino?». Siempre he pensado que mis raíces cubanas se plasman en mi trabajo a través de la celebración de la mujer, de sus curvas, su cuerpo, su sensualidad… Es mi forma de entender el ser latino y, hacerlo de una manera pulida, un poco más pura, ha sido siempre parte mi visión.

Photo credit: Zara
Photo credit: Zara



Esta colaboración también supone tu regreso a la moda porque la última colección de tu firma fue en el otoño de 2020…

Cuando llegó el Covid cerré la empresa. En EEUU fue un desastre porque muchas de las tiendas donde estaba presente cerraron, no se podía conseguir tejidos… Me dolió mucho porque había gente que llevaba 25 años trabajando conmigo. Fue una decisión difícil pero no extraña, dadas las circunstancias. Sigo trabajando mucho en mis perfumes, he hecho varias colaboraciones pequeñas… Pero mi gran pasión son mis hijos. Cuando ellos llegaron, hace 5 años, tomé la decisión de bajar el ritmo. Antes, por ejemplo, pasaba todos los veranos encerrado en la oficina, preparando el desfile, mientras todo el mundo estaba en la playa. A día de hoy, no cambio el tiempo con mis niños por nada. Y, ahora llega esta colaboración tan grande y la veo como una bonita forma de celebrar tantos años de carrera.

Photo credit: Zara
Photo credit: Zara

¿Te volveremos a ver sobre la pasarela?

Quién sabe. He vestido a las mujeres más bellas del mundo: Carolyn Bessette, Claire Danes, Michelle Obama… Me siento muy afortunado. Estoy muy orgulloso de todo lo que he conseguido pero, de momento, estoy muy feliz así.

Con esa carrera tan maravillosa… ¿te queda algún sueño por cumplir?

Ver a mis hijos crecer, que tengan salud y sean felices. Estar con ellos es la felicidad más grande que puedo tener.

Photo credit: Zara
Photo credit: Zara
Photo credit: Zara
Photo credit: Zara