Zara reinventa la chaqueta de las abuelas y acierta

·5 min de lectura

Hay prendas que tienen un significado especial por lo que representan, más allá de que guste más o menos. Es el caso del cárdigan, una prenda propia de otro tiempo que, sin embargo, se mantiene plenamente vigente en la actualidad. ¿Por qué? Entre otros detalles diferenciales, porque conecta pasado y presente como ninguna otra. Por un lado, nos recuerda a nuestras abuelas, pero también a nuestros abuelos, lo cual le aporta un valor añadido que al mismo tiempo entronca con una de las señas de identidad de la moda contemporánea: la inclusividad, el acercamiento entre géneros.

Tras unos años desde la pérdida de protagonismo del movimiento grunge a mediados de los 90 hasta la explosión hipster a comienzos de la década pasada en los que la chaqueta de punto vivió su particular travesía por el desierto, el cárdigan o rebeca parece haber vuelto para quedarse. Es una prenda que encaja de maravilla en la dinámica actual de la moda, que combina una mirada amplia a las influencias del pasado con una visión contemporánea del mundo, donde la zona de encuentro entre lo masculino y lo femenino se ha ensanchado notablemente.

Zara Mademoiselle Gabrielle (Coco) Chanel, a la derecha, experta en moda, con la actriz Ina Claire.
Mademoiselle Gabrielle (Coco) Chanel, a la derecha, experta en moda, con la actriz Ina Claire.

La rebeca tenía trabajo adelantado en este sentido, puesto que lleva siendo más de un siglo una prenda que forma parte de ambos armarios, masculino y femenino. En concreto, desde que allá por la década de los 20 del siglo pasado Coco Chanel puso sus privilegiados ojos en ella. hasta entonces, a diferencia de otras piezas icónicas de la historia de la moda, no había tenido una vinculación directa con la vida militar porque se vincula con el entorno rural británico, pero su carácter era exclusivamente masculino. De hecho, la denominación más internacional de esta chaqueta de punto, cárdigan, se debe a James Thomas Brudenell, séptimo conde de Cardigan, que a mediados del siglo XIX gozó de popularidad y prestigio, y con él una de las prendas que más definían su estilo, la rebeca, que por entonces no se conocía como tal.

Esto no ocurrió hasta los años 40. Este fue el año en el que estrenó Alfred Hitchcock su primera película en Hollywood. Su título, Rebecca, es una pista inequívoca de por dónde van los tiros. La historia, basada en la novela homónima de Daphne du Maurier y ganadora del Oscar a la mejor película y mejor fotografía, incluye un personaje femenino interpretado en dicho filme por Joan Fontaine. ¿Adivinas cuál es el elemento más característico de su vestuario en la película? Efectivamente, el chaqueta de punto, la prenda a la que Coco Chanel había dado un sentido femenino previamente.

Zara El director británico Alfred Hitchcock (1899 - 1980) observando a los actores Gladys Cooper (1888 - 1971), Nigel Bruce (1895 - 1953) y Joan Fontaine (derecha) en el set de su último thriller 'Rebeca'.  (Foto vía John Kobal Foundation/Getty Images)
El director británico Alfred Hitchcock observando a los actores Gladys Cooper, Nigel Bruce y Joan Fontaine (derecha) en el set de su último thriller 'Rebeca'. (Foto vía John Kobal Foundation/Getty Images)

Fontaine no solo lleva a menudo rebecas en la cinta de la que desconocemos quien fue su responsable de vestuario (la historiadora y diseñadora de vestuario Deborah Landis sugiere en su libro del año 2007 Dressed: A Century of Hollywood Costume Design que fue Irene Lentz, pero no hay confirmación de ello), sino que luce lo que se conoce como twin set en el universo de la moda. Esto no es más que el dos piezas a juego formado por un cárdigan y un top interior, que lógicamente en los años 40 y 50, cuando se llevó en masa, era de cuello cerrado y largo mucho más allá del ombligo. Todo lo contrario de lo que ocurre desde hace dos años ya largos, cuando el twin set volvió a convertirse en la tendencia que es hoy.

El twin set en la actualidad

Entonces, allá por el 2019 (en el mundo prepandémico), la diseñadora italiana Alessandra Rich dio con la tecla al poner de moda una versión de la rebeca gruesa, ligeramente abombada y corta con un delicado estampado floral que también plasmó en un crop top tipo bandana a juego. La combinación conquistó a iconos de estilo como Kendall Jenner y Zara, a cuyo equipo creativo no se le escapa una, no tardó en inspirarse en este diseño para crear su propia versión.

Pues bien, más de dos años después, este dúo ha sido reinventado primero por Rich en el ámbito de la pasarela y luego por Zara en el contexto del fast fashion está en la cresta de la ola. Entonces era una tendencia entre celebrities, influencers y mujeres anónimas con gusto por estar siempre en la vanguardia de la moda, pero ahora es una tendencia masiva.

Es irresistible y prueba de ello es que entre las cuentas de las influencers de moda en Instagram siguen siendo denominador común este tipo de conjuntos que se inspiran en la chaqueta de la abuela.

El último ejemplo es este cárdigan con estampado y colores setenteros, muy vivos. La rebeca rosa lleva a juego un crop top sin mangas o un minivestido. Este último ya no está a la venta en el catálogo de Zara, pero si el top, que tiene un precio de 17,95 euros.

Lo mejor de este dos piezas, que no es más que la punta del iceberg, un ejemplo de lo mucho que enriquecen un armario femenino este tipo de prendas, es que nos sirve para mostrar además lo versátiles que son. ¿Cómo va a ser versátil un conjunto que va en conjunto? Pues lo es, y mucho. Primero, porque se pueden llevar las prendas por separado, de manera que el top puede permanecer en tu vestidor durante la primera parte de los meses cálidos. Y segundo, porque hay más formas de llevar ambas prendas juntas de las que puede parecer a priori.

Como muestra, tres botones. La versión canónica, la que tienes en la cabeza, combinando top y rebeca con unos jeans. La segunda, cambiando el top por un minivestido, que no tiene que ser a juego, como sí ocurre en este caso. Y la tercera, la más original de todas, llevando ambas piezas por encima de una camisa blanca, tal y como propone la influencer española Rocío Osorno. ¿Qué nos dices, te apuntas?

Todavía estás a tiempo de hacerte con este cárdigan en el catálogo online del gigante de Inditex pero la idea es que te fijes un objetivo más amplio y útil: poner en valor las virtudes de la chaqueta de la abuela en pleno 2022.

Más historias que te puedan interesar

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente