Sus zapatillas, diseñadas por Dior para Nike, no llegaron a ver la luz cuando ya se habían agotado

Maria Aguirre
·3 min de lectura
Sus zapatillas, diseñadas por Dior para Nike, no llegaron a ver la luz cuando ya se habían agotado

Cuando el pasado mes de diciembre Dior presentó su colección masculina para el otoño 2020, todos los ojos estaban puestas en unas zapatillas que estaban llamadas a ser las más buscadas. Faltarían entonces unos seis meses para que se pusieran a la venta, apenas se lanzarían 8 500 unidades y tendrían un precio de salida de 1700 euros en su versión de caña baja y 1900 la alta, pero ya eran objeto de deseo.

Y parece que las premisas se han cumplido porque no llegaron a ver la luz cuando ya se habían agotado, no sin antes dejar una lista de espera eterna. Ningún amante de las sneakers más exclusivas quería quedarse sin las bautizadas como Air Dior, que no son más que una actualización de las Air Jordan de Nike que nacieron en los 80 inspiradas por el jugador de baloncesto Michael Jordan.

Era la primera vez que Kim Jones -director creativo de Dior Men- y Nike unían fuerzas y todo quedaba materializado en este calzado en color blanco y gris con el logo de Dior tejido en jacquard sobre el famosísimo swoosh de la marca deportiva y plasmado también sobre la suela.

Estos dos pares de Air Jordan 1 OG Dior son solo una parte de la colección cápsula de prendas prêt-à-porter y complementos creada en colaboración por ambos gigantes de la moda, pero el boom por las zapatillas que la industria del lujo ha experimentado en los últimos años continúa dando sus frutos y este es solo un ejemplo más de ello.

Es más, aunque están concebidas para la línea Dior Men, han sido muchas las mujeres que se han entregado por completo a estas sneakers sin ningún tipo de recelo. Kylie Jenner, por ejemplo, fue una de las primeras en lucirlas en su perfil de Instagram, pero enseguida llegó su amiga Rosalía e hizo lo propio vestida de arriba a abajo con diseños de la maison francesa.

Incluso Jennifer López ha querido hacerles un hueco en su codiciado vestidor de la misma manera que Bella Hadid las ha incorporado con maestría en sus estudiados looks por las calles de Nueva York y Chiara Ferragni nos ha enseñado que pueden quedar bien hasta con un vestido repleto de capas de tul.

Todas ellas han sabido sacarle el partido que merecen tan codiciadas zapatillas que tan bien han integrado el ADN de dos de las casas más poderosas de la industria.

Más historias que te pueden interesar