Zac Efron revela que "casi muere" tras romperse la mandíbula

·2 min de lectura
Photo credit: Rodin Eckenroth - Getty Images
Photo credit: Rodin Eckenroth - Getty Images

Zac Efron parece haber decidido contestar a todos los rumores que circulaban entorno a su cambio físico, concretamente, en sus rasgos faciales. Te ponemos en contexto. La polémica, que no estuvo exenta de memes en redes sociales, se iniciaba el año pasado tras la publicación de un vídeo en el que los fans se percataron del diferente aspecto que presentaba el actor. Llevaba un tiempo sin dejarse ver y, cuando se puso frente a la cámara, no parecía el mismo. El debate estaba servido y se centraba especialmente en los retoques estéticos a los que, supuestamente, se habría sometido.

Hace apenas unos días que el actor reaparecía públicamente. Con el estreno de su nueva película ‘Yo me encargo de la cerveza’ como telón de fondo, Zac Efron ha preferido acallar los rumores y las críticas contando su versión de la historia, que no incluye retoques estéticos: el cambio en su rostro se debe a que, en una caída, se rompió la mandíbula y la lesión provocó el crecimiento de los maseteros. La historia no acaba ahí.

Photo credit: Matt Winkelmeyer - Getty Images
Photo credit: Matt Winkelmeyer - Getty Images

“Fue gracioso”, admitió. “Fue un asco. Casi me muero, pero estoy bien”, explicaba en una entrevista concedida durante el Festival de Cine Internacional de Toronto. Nadie pone en duda el intenso dolor que debió sufrir el actor cuando se golpeó la barbilla, pero lo que no nos esperábamos era que hubiera estado cerca de morir, mientras el resto del mundo analizaba las posibles cirugías a las que se había sometido. “Mi madre me lo dijo (los rumores que circulaban). Nunca leo Internet, así que realmente no me importó”, señaló, sin entrar en detalles sobre cómo vivió esos difíciles momentos.

Con el debate cerrado en redes sociales, el actor de 34 años ha zanjado el asunto haciendo hincapié en la gravedad del accidente que le provocó la rotura de la mandíbula. La caída fue, aparentemente, ridícula, pues se resbaló con un calcetín cuando caminaba por su casa (nada que ver con una escena de acción o un entrenamiento en el gimnasio), pero no fue cosa de poco, ni mucho menos.