Zac Efron ha pagado un precio alto por la perfección que exige el cine

·2 min de lectura

El físico de Zac Efron ha dado mucho que hablar en los últimos años. Desde que vimos su debut en High School Musical en 2006, el actor ha experimentado cambios de aspecto en lo que respecta a su musculatura y complexión, lo que ha sido notorio en películas como Baywatch y en las múltiples y apariciones públicas que ha realizado. Fueron muy comentados varios de sus posados en 2021, donde su forma facial lucía extremadamente alterada y señalaba a que el actor habría pasado por quirófano buscando mejorar aún más su físico. Pero nada más lejos de la realidad.

Zac Efron en Jimmy Kimmel Live!, que se transmite todos los días de la semana a las 11:35 p.m. EDT y presenta una alineación diversa de invitados que incluyen celebridades, atletas, actos musicales, comediantes y temas de interés humano, junto con fragmentos de comedia y una banda de la casa. (John Fleenor/ABC vía Getty Images)
Zac Efron en Jimmy Kimmel Live!, que se transmite todos los días de la semana a las 11:35 p.m. EDT y presenta una alineación diversa de invitados que incluyen celebridades, atletas, actos musicales, comediantes y temas de interés humano, junto con fragmentos de comedia y una banda de la casa. (John Fleenor/ABC vía Getty Images)

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un post de Instagram no disponible por tus preferencias de privacidad

En una entrevista con Men’s Health, Efron ha abordado sin reparos su relación con su físico, donde no ha tenido problema en afirmar que esta se volvió tortuosa para su salud mental debido a las exigencias tan extremas que a veces requiere mantener semejante musculatura. En concreto, culpa a cintas como Baywatch, donde la necesidad de mostrar un cuerpo impoluto le condujo a problemas de salud.

“Empecé a desarrollar insomnio y caí en una depresión bastante mala durante mucho tiempo. Algo de esa experiencia me quemó”, explicó Efron. “Me costó mucho volver a centrarme. En última instancia, lo atribuyeron a tomar demasiados diuréticos durante demasiado tiempo, y estropeó algo”. Él mismo reconoce que acabó sobreentrenando, siguiendo un exasperante régimen de ejercicio que solo le permitía dormir cuatro horas y con una dieta compuesta por las mismas tres comidas cada día.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un post de Instagram no disponible por tus preferencias de privacidad

“Este aspecto de Baywatch no sé si eso es realmente alcanzable”, reflexionó Efron. “Hay muy poca agua en la piel. Es como falso, parece CGI. Y eso requería Lasix, poderosos diuréticos, para lograrlo. Así que no necesito hacer eso. Prefiero tener un extra, ya sabes, dos o tres por ciento de grasa corporal”. Pero no fue nada fácil desprenderse de esta rutina, puesto que cuenta que necesitó hasta seis meses para volver a sentirse él mismo tras este cambio físico exhaustivo. Y aún así, siente que no fue suficiente.

“Por todas las razones por las que pensé que sería increíble, me sentí miserable. Mi cuerpo no se sentiría saludable. Simplemente no me sentía vivo. Me sentí atascado y lento”,seguía reflexionando.

Estas palabras dejan claro que estos físicos tan ideales que vemos relucir en pantalla pocas veces traen algo bueno. Por mucho que podamos envidiar esas estéticas tan perfectas y relucientes, en el fondo no son más que pura superficialidad que esconde rutinas de ejercicios extremas, dietas de alimentación nada sanas y problemas de salud mental difíciles de reparar. Además, con todas las críticas y señalamientos que también surgen en internet a raíz de estos cambios corporales, las estrellas de Hollywood, por muy espléndidas que puedan verse en películas, series, fotos o revistas, al final terminan sobrellevando inseguridades sobre sí mismos.

Y no hay más que ver lo que cuenta Efron de los rumores surgidos en redes de que se sometió a una cirugía plástica en su rostro en 2021. Narra que hasta su madre le llamó preguntando si había pasado por el quirófano, lo que le sorprendió en gran medida porque lo que en verdad ocurrió fue un accidente que le dejó con la mandíbula rota. Esto se tradujo a que sus músculos maseteros se vieran inflamados, una lesión por la que todavía hoy se somete a fisioterapia. “Los maseteros simplemente crecieron. Simplemente se hicieron muy, muy grandes”, contaba Efron. “Si valoro lo que otras personas piensan de mí en la medida en que pueden pensar que lo hago. Definitivamente no sería capaz de hacer este trabajo”, terminaba reflexionando.

Más historias que te pueden interesar: