Nueva York: seis lugares que deberías visitar

Por Ana María Pareja
Photo credit: kolderal

From Esquire

La Gran Manzana ya la tenemos muy vista, muy experimentada, pero no por eso dejaremos de visitarla. Es una urbe a la que vuelves sin reparos y cada vez que lo haces encuentras algo nuevo. He aquí seis experiencias que respaldan esta teoría. Un pequeño listado de lugares para comer o cenar de escándalo, para tomarte algunas de las mejores copas de la ciudad y para dormir como te mereces después de hacer comido y bebido lo que te proponemos.

Cócteles de altura

Photo credit: GEORGE APOSTOLIDIS

En The Aviary NYC, apostado en el piso 35 del Mandarin Oriental New York y con vistas a Columbus Circle y a Central Park, los protagonistas son los cócteles más singulares e ingeniosos. Aquí, los bartenders son entrenados como chefs e importa más el resultado (sabor y presentación) de la bebida que la marca de licor que se usa; eso sí, la calidad y frescura de la materia prima es evidente. Aunque tienen bebidas a la carta, deberías elegir el inesperado y creativo menú de degustación de seis cócteles, cada uno servido con un pequeño bocado que marida a la perfección con las notas del preparado. Soñado e ideado en Chicago por el chef Grant Achatz y por Nick Kokonas, esta segunda sede de The Aviary redefine el concepto de un simple bar de cócteles. Tras una nube de nitrógeno líquido se esconden preparados únicos, diseñados a la vista y servidos en copas jamás imaginadas, consiguiendo una experiencia sorprendente.

Jazz y Burlesque en un bar ‘clandestino’

Photo credit: Apothéke


A partir de ahora, los miércoles serán tus días favoritos en Nueva York cuando descubras las Prohibitions Sessions del Apothéke, un bar que también es escenario, laboratorio de química y teatro y en el que la presentación de sus tragos es tan dramática como la bebida en sí. Inspirado en las antiguas boticas europeas e influenciado por las guaridas de absenta del París del siglo XIX, este espacio clandestino de China Town –situado en una calle escondida–, te llevará en un viaje al pasado, a la época de la Prohibición (1919-1933). Aderezadas con jazz en vivo a cargo de Broadway Brassy y The Brass Knuckles, espectáculos burlesque al más puro estilo de los locos años 20 y más de 13 variedades distintas de absenta, una noche aquí es otro nivel, visual y gustativo.

El mejor sushi de la ciudad

Photo credit: Evan Sung

Sushi Nakazawa está catalogado como el mejor sushi de Nueva York, con una estrella Michelin y cuatro estrellas en The New York Times. Situado en Greenwich Village y regentado por Daisuke Nakazawa, ofrece un menú de 20 bocados conocido como Omakase, que varía según mercado. Aquí la temperatura, la textura y el sabor se equilibran a la perfección, fruto de la obsesiva atención al detalle del joven chef –aprendiz del célebre Jiro Ono, considerado el mejor chef de sushi del mundo– y del respeto por las tradiciones de sushi de Edomae, que datan de hace 200 años. Una experiencia inigualable (y no excesivamente costosa... si solo bebes agua).

Masaje anti 'Jetlag'

Photo credit: Equinox Hotel

Una visita primeriza a Manhattan incluirá seguro dejarse caer por su nuevo barrio, Hudson Yards, al oeste de la isla. El magnetismo de sus rascacielos, el imponente observatorio The Vessel o el centro cultural cuya fachada se mueve sobre ruedas son reclamos suficientes. Déjate caer por el nuevo Equinox Hotel –el único del barrio–, ponte en manos de sus experimentadas masajistas y deja que el ‘jetlag’ salga de tu cuerpo. Así afrontarás con mejor cara lo que te depara la ciudad más visitada de EEUU. El masaje se llama ‘Llega y revive’ y busca la revitalización cognitiva a golpe de armónicos cuánticos y la liberación de endorfinas, y la mejora del sistema inmune a través de la crioterapia.

Rompe las reglas de Times Square

Photo credit: Samantha Deitch/BFA.com

Vanguardista y provocador. Así es Paradise Club, la sala de fiestas y teatro cabaret de la última adición de hoteles Edition, el matrimonio entre Marriot e Ian Schrager, creador de la mítica discoteca Studio 54. Situado en medio del caótico Times Square, en la jungla de pantallas publicitarias y ríos de turistas, Paradise Club es un refugio artístico en el que el teatro, las performances y las acrobacias se dan cita en un escenario que evoca El matrimonio del cielo y el infierno de William Blake. Sin fórmulas ni reglas, cada actuación está llena de magia, color y originalidad. Cada noche este cabaret manifiesta el desorden de la ciudad y agrega una dimensión completamente nueva a Times Square.

Sostenibilidad (auténtica)

Photo credit: JAMES BAIGRIE

Más que un guiño a la naturaleza, el 1 Hotel Brooklyn Bridge –situado en el barrio de Williamsburg– es ecológico en su esencia. La ropa de cama orgánica, el uso de maderas recuperadas de antiguas fábricas o la filosofía farm-to-table con productos de temporada y locales lo prueban. Lo que más adorarás serán sus vistas, a la izquierda la estatua de la Libertad, a la derecha el puente de Brooklyn y enfrente el skyline de Manhattan. ¿Se puede pedir más? Sí. Coches eléctricos para moverte por la ciudad, un jardín vertical en el lobby de más de siete metros de alto, vídeos de meditación y yoga en la habitación o un reloj de arena en la ducha, que dura cinco minutos y te recuerda que el agua es un bien preciado. Aquí la sostenibilidad se codea con la modernidad y lo natural con lo industrial, demostrando que la urgencia por cuidar el medio ambiente no tiene por qué sacrificar el confort. Puedes reservarlo a través de Booking.com (donde, por cierto, no hay solo hoteles, sino también apartamentos, casas y hasta alojamientos alternativos... como, por ejemplo, casas en los árboles).