De 'Yo y el Mundo' a hacerse millonaria con Only Fans: el éxito de Maitland Ward

Cine 54
·3 min de lectura

La pandemia del COVID-19 paralizó el trabajo en la industria audiovisual, por lo que muchos intérpretes tuvieron que buscarse la vida para obtener ingresos y poder subsistir sin la posibilidad de actuar. Así, actrices como Maitland Ward, quien a finales de los 90 interpretó a Rachel McGuire en Yo y el mundo, han optado por obtener ingresos a través de Only Fans, la red de contenido de pago caracterizada por publicaciones de corte más íntimo.

Y no le ha ido nada mal. Según ha revelado a TMZ llega a ganar cantidades de dinero de hasta seis cifras al mes

Maitland Ward (AP Photo, Brian Dowling, Gtres)
Maitland Ward (AP Photo, Brian Dowling, Gtres)

La actriz de 44 años reconoce que está haciendo más dinero que nunca, puesto que la pandemia está llevando a la gente a querer consumir este tipo de contenido. “Ha sido absolutamente asombroso. Tengo fans increíbles que acaban de aparecer. Es un momento en el que estábamos solos y estresados ​. Ese es un momento en el que necesitas conectarte y relajarte", razonaba Ward. "Gano seis cifras al mes y de forma continuada" mantiene sobre su táctica de abrise una cuenta en Only Fans.

Antes de hacerse Only Fans, Maitland Ward ya había dado sus pasos en la industria del cine porno. Tras llevar más de diez años sin obtener trabajo, en 2019 decidió dar un vuelco a su carrera y aventurarse hacia el contenido puramente adulto, lo que reavivó su trayectoria. "La pornografía realmente me está devolviendo mi carrera. Estoy actuando más que nunca y estoy ganando más dinero. Y me siento más poderosa que nunca en mi vida, admite.

Y es que tras el final de Yo y el mundo solo le llegaron papeles en comedias como Dos rubias de pelo en pecho o en series sin apenas repercusión como Profesores de Boston o Terapia en familia. Su último papel en una ficción televisiva fue en Reglas de compromiso de 2007, momento en el que su carrera se puso en stand-by hasta que decidió abrirse al contenido pornográfico. 

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un post de Instagram no disponible por tus preferencias de privacidad

Sin embargo, la pasada semana reveló a New York Post que regresará a la ficción televisiva gracias a The Big Time, una serie basada en su propia vida sobre una actriz que se convierte en una superestrella del porno. “Los guionistas vinieron a mí con la idea”, contaba Ward. “Cuando leí su concepto y todo en su guion original, fue muy positivo y divertido. Mi personaje se basó en mí realmente porque es mi tipo de persona”.

Pero Ward no quiere dejar de lado el cine adulto, sino que quiere seguir trabajando en ambas industrias. “Amo y abrazo a ambas. Ser audaz y libre en mi sexualidad y estar ahí con eso realmente me ha dado ese poder. Cuando era como esta flor inocente, dejaba que todos los demás dictaran lo que debería hacer o debería ser”, explicaba.

De hecho, la actriz incluso llegó a afirmar que el porno le había tratado mucho mejor que la industria de la televisión. “Tuve un publicista que me dijo: «Deja de poner fotos sexis. No te contratarán para nada si haces eso. Una vez que pasas de los 30, 35, no te contratan por hacer cosas sexis. Deberías hacer una audición para interpretar a las mamás de Disney»”, relataba en una entrevista a The Daily Beast en 2019. “Él pensó que me estaba dando un buen consejo, pero no era lo mío. Estaba encasillada. Me veían como una estrella de comedia y estaba tratando de luchar contra eso. No quería interpretar a una mamá de Disney".

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Fue entonces cuando se lanzó al cine para adultos, donde además de obtener altos ingresos destacó obteniendo dos nominaciones a los premios AVN, los también conocidos como los Óscar del porno. No obstante, también tiene que pagar el alto precio de ser reducida a un mero objeto sexualizado en una industria caracterizada por la explotación sexual, pese a que ella quiera maquillarla y vender lo contrario.

Más historias que te pueden interesar: