Yiya, ¿de verdugo a ganadora de SV?: por qué amamos a las villanas en los realities

No sabemos muy bien el por qué pero lo cierto es que en muchas ocasiones, los malos de la película nos atraen más que el héroe que salva al mundo de sus garras. Nos pasa lo mismo con los realities en televisión y en las últimas semanas estamos viviendo esa sensación con Yiya, una de las concursantes más polémicas de Supervivientes 2020.

Yiya, concursante de Supervivientes 2020.

La extremeña ha pasado en apenas unos días de ser una de las participantes más ‘odidadas’ por los espectadores a ser una de las favoritas para convertirse en ganadora de la edición de este año del reality de aventura. Yiya comenzó su andadura siendo ella misma pero también siendo vulgar, contestona y tal vez demasiado directa y brusca en su manera de tratar a sus compañeros de concurso. Su peor momento llegaba nada más empezar Supervivientes tras atacar descarnadamente a Rocío Flores, la gran apuesta de este año. “Pareces una morsa”, le espetaba Yiya haciendo una clara alusión a su físico, del que además Rocío, según contaba después su padre, se siente bastante acomplejada.

La organización advertía entonces a Yiya y le pedía que moderase su actitud con respecto a la nieta de Rocío Jurado y afortunadamente para ella, la audiencia la mandaba a la playa de los desterrados tras el televoto. Es su nueva ubicación, Yiya ha dado rienda suelta a su faceta como superviviente de 10, es trabajadora, divertida y, pese a su fuerte carácter y a más de una discusión, se ha ganado al resto de sus compañeros, incluida Ana María Aldón, familia de Rocío Flores, a la que le ha sido leal tapando incluso algún comentario desafortunado de la mujer de Ortega Cano sobre su verdadera familia, haciendo referencia a que Rocío no estaba en ese núcleo... y también a la audiencia, que es mucho más importante ya que hablamos de llegar hasta al final.

Rocío Flores en Supervivientes 2020.

Yiya volvió a cometer el error de llamar por segunda vez “morsa” a Rocío Flores. Lo hacía tras un fuerte encontronazo con José Antonio Avilés y en esta ocasión decía “deja de hacer ruidos como una morsa” a la hija de Antonio David y Rocío Carrasco. La joven se convertía en un mar de lágrimas, se marchaba de la palapa hecha un manojo de nervios y pedía hablar con la organización para que reprendieran a su enemiga íntima en Honduras. Y tal cual pasaba. Un muy enfadado Jorge Javier Vázquez anunciaba que Yiya quedaba automáticamente nominada por volver a insultar gravemente a Rocío. Tanto Yiya como los espectadores comenzaron a tratar de explicar su polémica declaración.

Días más tarde, ella contó a sus compañeros que no había querido meterse con el físico de Rocío y que lo único que quería decir es que soltaba bufidos por la boca cuando ella hablaba, algo que consideró una falta de respeto. Además, aseguraba que la organización nunca le había prohibido repetir la palabra ‘morsa’ y que sentía que cualquier cosa que Rocío Flores pidiese, le era concedida por la dirección del programa. Y... ¡bingo! La audiencia a sus pies, ya que son muchos los fans de Supervivientes los que han mostrado en las redes su enfado ante los continuos tratos de favor que ha recibido la nieta de la más Grande desde que pisó los Cayos Cochinos. ¿Ayudará esto a que Yiya llegue a la final? ¿Ha pasado de villana a víctima en un abrir y cerrar de ojos?

Nagore Robles hoy es una de las colaboradoras más queridas en tv. (Photo by Europa Press/Europa Press via Getty Images)

Las villanas que adoramos

Lo cierto es que no es la primera mala malísima que nos gusta en un reality. Pese a que muchos de esos villanos han sido injustamente expulsados en la primera tanda de nominaciones en las primeras ediciones de Gran Hermano, lo cierto es que luego han triunfado en televisión. Hablamos de Marta López, primera expulsada en GH1 (solo la echamos por lucir un cochazo de lujo en su video de presentación y por decir las cosas a la cara a sus compañeros), o de Nagore Robles, la concursante con un mayor porcentaje de votos para ser expulsada en su edición de Gran Hermano. Ambas salieron siendo las más ‘odiadas’ pero lograron hacerse un hueco en los programas de televisión... y en los corazones de los espectadores. Y sí, ahí siguen las dos como comentaristas de realities y Nagore hasta ha dado el salto como presentadora temporal de Mujeres y Hombres y Viceversa.

Alba Carrillo, mi villana favorita

Pero, ¿qué nos dicen de nuestra villana favorita Alba Carrillo? En Supervivientes 2017, la modelo protagonizó las mayores discusiones de la historia del reality. La tensión con Kiko Jiménez se podía cortar en el aire y la organización llegó a penalizarla por una de sus broncas y la mandó al ‘corralito’ para que aprendiera a convivir con el entonces novio de Gloria Camila. Alba y su madre fueron las grandes villanas de su edición pero al público le tenían enamorado. La ex de Feliciano López amagó con marcharse en varias ocasiones, volvió a discutir hasta con las palmeras de Cayo Paloma y no dejó títere con cabeza (incluso provocó algún encontronazo con Jorge Javier Vázquez) y ¿hasta dónde llegó? Pues hasta la final y quedó segunda, proclamándose vencedor José Luis, el cocinero vasco.

Alba Carrillo llegó a la final en Supervivientes 2017. (Photo by Europa Press Entertainment/Europa Press via Getty Images)

Pero es que Alba volvió a hacer lo mismo en GH Vip 7. Discutió a diestro y siniestro, se ganó más de una dura regañina por parte de Jorge Javier, trató de aislar a sus ‘amigas’ dentro de la casa para que no tratasen con sus ‘enemigos’ y por supuesto, se enfrentó con dureza a Antonio David Flores y a Adara. Odiada y amada a partes iguales. Divertida, insoportable a veces, chillona y caprichosa, pero también una de las mejores concursantes de la edición. Al final, Alba fue salvándose semana tras semana y llegó a ser la segunda en una ajustada final en la que ganó Adara Molinero.

Kiko Jiménez presumía de amor junto a Gloria Camila. (Photo by Europa Press Entertainment/Europa Press via Getty Images)

Enemigo de Alba Carrillo, Kiko Jiménez también ha tenido el apoyo del público en Gran Hermano Vip. Un malo de manual (que hasta pone cara de malote para parecerlo aún más), entró al concurso con la intención clara de montar el espectáculo. ¡Y vaya si lo consiguió! Un supuesto romance con Estela Grande, enfrentamientos con Alba, con Antonio David, con Mila Ximénez, con Adara, y más de un comentario poco afortunado sobre su novia Sofía Suescun, le convertían en el personaje más ‘malvado’ de la edición. Fue el cuarto expulsado, pero en la repesca, la audiencia que es soberana le mandó de vuelta a la casa porque, para qué negarlo, nos encantan estos concursantes que dan juego, que crean tramas y que ponen a todos de los nervios en la casa de Guadalix.

Sofía Suescun, ganadora de Gran Hermano y Supervivientes. (Photo by Europa Press Entertainment/Europa Press via Getty Images)

Kiko ha tenido una buena maestra: su novia Sofía Suescun. Si nos paramos a pensar, no entendemos cómo Sofía ha arrasado tanto en estos años. Bueno, o sí lo entendemos: es una mala malísima. Desde su participación en Gran Hermano cuando aún era una chica anónima hasta su forma horrible de dejar en directo a Alejandro Albalá, de volver con él, de volverle a dejar y su tonteo con Logan en Supervivientes, no se puede ser más ‘mala’ que ella. Como comentarista siempre lanza comentarios donde más duele a sus adversarios y aunque ha perdido fuelle y naturalidad, Sofía sigue teniendo una legión de seguidores. Y no por nada ha ganado dos realities, que tiene su mérito.

Hugo Castejón, el más 'odiado' en GH Vip 7. (Photo by Europa Press Entertainment/Europa Press via Getty Images)

Hay muchos más ‘villanos adorables’. Todos recordamos a Oriana Marzoli, a Hugo Castejón que sacó de sus casillas (hasta el punto de sufrir ataques de ansiedad) a Mila Ximénez, al Yoyas de Gran Hermano 2, a Bea la legionaria, a Violeta Mangriñán llamando viejo a Carlos Lozano, otro gran villano de Supervivientes, a Miriam Saavedra, que pasó de verdugo de Mónica Hoyos a ‘víctima’ y ganadora de GH VIp 6... Hay muchos ejemplos de personajes que lo han dado todo en sus realities y que se han ganado a la audiencia a base no precisamente de buen rollo y buenas acciones.

Más historias que te pueden interesar: