¿Se nos está yendo la cabeza con los probióticos?

Margarita Lázaro

Los probióticos pisan cada vez más fuerte. En los últimos años ha crecido notablemente el número de profesionales de la salud que acompañan la prescripción de un antibiótico con este otro tratamiento para cuidar la flora intestinal. Si no se recomiendan en la consulta, se hace en la farmacia. Casi resulta raro el especialista que no los menciona ni aconseja.

¿Se ha quedado anticuado o es que los otros se están pasando? ¿Son tan necesarios los probióticos o son más bien una moda como alertan algunos en Twitter? ¿Basta un yogur para paliar los efectos de los antibióticos? ¿Pueden los probióticos ser perjudiciales?

Perjudiciales no son ni lo van a ser, pero hay que usarlos siempre con cierta cautela y bajo supervisión médica, asegura la doctora Juani Carretero, especialista en Medicina interna y vicepresidenta de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI). Por eso, si salimos de consulta sin esta recomendación médica, tampoco deberíamos alertarnos ni comprarlos libremente, por mucho que no requieran receta.

“Un tratamiento antibiótico de tres días no debe acompañarse necesariamente del consumo de probióticos. Tampoco uno de ocho”, apostilla el doctor Oreste Lo Iacono, especialista en gastroenterología y exmiembro del Consejo Científico del Colegio de Médicos de Madrid. “Si te lo tomas bien y si no, también. No hay estudios...

Sigue leyendo en El HuffPost