'Ya son las ocho' termina el programa creando una alarma gratuita sobre Rusia

Los magacines en televisión son un comodín de lo más útil; programas cuyo contenido puede cambiar según lo marque la actualidad. En ese sentido, Ya son las ocho, de Telecinco, combina temas de corazón con otros muchos más importantes, como la guerra de Ucrania y Rusia. Sin embargo, este lunes cometieron una metedura de pata enorme al despedir el programa, creando una alarma innecesaria a todos los espectadores sobre Rusia y sus ataques.

Ya son las ocho arrancó sus emisiones con un avance: el rey emérito Juan Carlos I tenía intención de regresar a España. Tras varios minutos sobre este tema se dio paso a la mesa Fresh, la que gira alrededor de la actualidad. Y ahí la estrella de la jornada fue Gloria Camila Ortega, colaboradora del espacio.

Gloria Camila discutió fuertemente con Isabel Rábago por una información que se dio en Viva la vida, y criticó que a veces se crea más a los periodistas que a los protagonistas de las historias. La hija de Rocío Jurado también habló sobre el concierto en memoria de la artista que se ofrece esta noche en Madrid, y opinó sobre los problemas matrimoniales de su padre Ortega Cano y Ana María Aldón.

Luego se comentó el traje que Kim Kardashian llevó en la Semana de la Moda de París, que estaba fabricado con cinta de embalar de la firma Balenciaga. Con mucho humor, en Ya son las ocho recrearon este look con Alexia Rivas como modelo, y que en este caso fue envuelta en cintas que ponían Fresh, como el nombre de la sección.

MADRID, ESPAÑA - 30 DE SEPTIEMBRE: Sonsoles Ónega asiste al estreno de
MADRID, ESPAÑA - 30 DE SEPTIEMBRE: Sonsoles Ónega asiste al estreno de "Tina, El Musical" en el Teatro Coliseum el 30 de septiembre de 2021 en Madrid, España. (Foto de Patricia J. Garcinuno/Getty Images)

Una vez terminada la mesa de crónica social, el programa dedicó cerca de un cuarto de hora a hablar de la intención del emérito de volver al país en el que reinó. Y una vez en el tramo final de Ya son las ocho, cuando el reloj marcaba las 21:01 horas, tal como indicó la presentadora Sonsoles Ónega, comenzó a hablarse de la guerra de Ucrania y Rusia, y cómo tras un tercer intento de negociaciones no se había conseguido un alto el fuego.

Tras un breve debate, el programa daba la bienvenida a través de una videollamada a Lorenzo Martínez, experto Ciberseguridad. Sonsoles se disculpaba por entrar tan tarde y tener tan poco tiempo para charlar, justificando que la actualidad manda y que era complicado cuadrar todos los temas.

La presentadora explicó al público en sus casas que estamos todos en guerra”, no solo Ucrania, y espor “los ciberataques que Rusia lleva tiempo perfeccionando. Entonces cedió la palabra al invitado, que confirmó la premisa. Martínez dijo brevemente que en la actualidad se combina la guerra física con la cibernética, y que hay muchos incidentes de seguridad online desde direcciones de IP de Rusia. Y que ese país, en este momento, tiene motivaciones más grandes para atacar.

Tras esta minúscula introducción, Sonsoles Ónega ya tenía que despedir a experto en ciberseguridad, pero quiso lanzarle una última pregunta. “Dígame solo sí o no, ¿nos llevaría a un colapso global de todo?”. “”, respondía tajante Martínez, y entonces ella aseguraba que otro día le llamarían porque es un tema muy interesante, pero que ya debía dar paso a Pedro Piqueras. La intervención no llegó a tres minutos.

Como espectador, aluciné bastante con el broche que le habían puesto al programa. ¿De verdad nos dicen que estamos al borde del colapso, y sin entrar en más explicaciones, empiezan los informativos de Telecinco? ¿Qué forma de crear una alarma gratuita, sin dejar que el espectador entienda las razones, es esa de finiquitar un magacín que ayer fue visto por una media de 1.362.000 espectadores y una cuota del 10,4%?

Parecía de risa, y era mejor tomárselo con humor que en serio. Por mi cabeza pasaron esos informativos amarillistas de Los Simpson, en los que llevan a un experto al plató y le preguntan si ya es el momento de que cunda el pánico y el invitado dice que sí.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Youtube no disponible por tus preferencias de privacidad

Sabemos que la situación por la guerra es muy complicada. Durante toda la jornada se habló de problemas que nos afectan a todos como la fabricación y distribución de aceite de girasol, que ya empieza a escasear en los supermercados. Y lo último que hacía falta era decirnos que estamos al borde del colapso sin dar más datos ni explicar las razones.

¿Que el programa se había quedado sin tiempo? Me permito dudarlo, porque para hablar de corazón el reloj avanzaba que da gusto. No supieron, o no quisieron, gestionar mejor la duración de los contenidos, e hicieron un feo al invitado, al que prometieron que le volverían a llamar. Tan solo aprovecharon para lanzar un mensaje alarmista, que seguro que dejó a muchos con la boca abierta. Por el bien de la audiencia, sobre todo, esa que no tiene ni idea de ciberataques y similares, esperemos que no vuelvan a hacer algo similar. Que bastante angustia hay ya con la guerra como para decirnos que estamos al borde del colapso sin explicar las razones.

Más historias que podrían interesarte: