¿Y si soy 'intersexual'? ¿Me tengo que operar?

Otro tabú que empieza a ser derribado gracias a la visibilidad de las celebs

La modelo belga Hanne Gaby Odiele acaba de revelar que es intersexual. (Foto: Getty Images)
La modelo belga Hanne Gaby Odiele acaba de revelar que es intersexual. (Foto: Getty Images)

Dar visibilidad a un tema soterrado, romper el estigma y ayudar a normalizarlo es lo que ha llevado a esta joven modelo belga a contar que nació con un síndrome conocido como “androginia intensa”.

“Es muy importante para mí que en este momento de mi vida se rompan los tabús. En este punto, en esta época, debería ser perfectamente normal hablar de la intersexualidad”, ha dicho Odiele al periódico USA Today.

La intersexualidad es una condición tan poco común como el ser pelirrojo y afecta a los niños que nacen sin un cuerpo claramente femenino o masculino. Justo lo que le ocurrió a Odiele, que fue diagnosticada con el Síndrome de Insensibilidad a los Andrógenos (SIA) cuando era menor. Es decir que, mientras que genéticamente se le identificó con el género masculino, con un cromosoma X y uno Y, era resistente a las hormonas masculinas y a los andrógenos y no tenía útero ni ovarios.

Como resultado, quienes nacen con esta condición tienen algunos o todos los rasgos físicos de una mujer, pero los caracteres genéticos de un hombre.

Es uno de los tipos de intersexualidad más comunes. Ahora Odiele ya entendía por qué tenía las características físicas de una mujer, pero los códigos genéticos de un hombre.

La modelo destaca por su rostro diferente con rasgos andróginos. (Foto: Getty)
La modelo destaca por su rostro diferente con rasgos andróginos. (Foto: Getty)

La modelo nació con testículos internos, que le ‘removieron’ a los 10 años después de que los médicos le advirtieran a sus padres que podía causarle cáncer en el futuro y que nunca podría ser “una niña normal”. Por eso, al cumplir 18 se sometió a una reconstrucción vaginal.

“Me ha costado mucho dolor”, explica la modelo. “En algún punto después de la operación supe que no iba a poder tener hijos. No me llegaba la menstruación. Sabía que algo andaba mal”.

Por eso ha hecho público su supuesto ‘problema’, con la intención de desmotivar a otros padres y quitarles la idea de operara sus hijos “en lo que quizá puede ser una cirugía innecesaria”.

“No es un asunto tan grande ni tan grave ser intersexual, si sfuéramos honestos desde el principio”, explica la modelo en su Instagram. “Se convierte en un drama por lo que les hacen”.

De este modo la maniquí alza la voz y explica el orgullo que siente al ser ‘intersexual’, y denuncia las operaciones de mutilación a las que se someten miles de niños sin saber su condición ni las consecuencias.

Se suele confundir con el hermafroditismo, una condición asociada a seres vivos no humanos, pero en realidad es la variedad genética por la cual una persona presenta diferencias entre su sexo y sus genitales, poseyendo por tanto características genéticas de hombre y de mujer.

La gente piensa que tenemos genitales masculinos y femeninos a la vez. Pero no es así. “Somos intersexuales, no hermafroditas. Se da por hecho que el hombre es XY y mujer XX, pero no en todos los casos”, subraya la modelo.

La OMS cifra en el 1% el porcentaje de personas intersexuales en todo el mundo, pero los datos sobre la prevalencia en nuestro país son una incógnita: “Podemos hacer estimaciones trasladando las estadísticas americanas, aunque no es del todo exacto. Estaríamos hablando de que cada año nacen 250 personas intersexuales en España”, explicó a El País el jurista Daniel J. García, experto en la materia y autor del libro Sobre el derecho de los hermafroditas.

Hanne añade que esta reivindicación le ha dado algo por lo que luchar en su vida. Y cuenta con el respaldo y el apoyo de su marido, el también modelo John Swiatek, quien dice sentirse “increíblemente feliz y orgulloso” del paso que ha dado para ayudar a decidir sobre su cuerpo.

Más allá de las orientaciones sexuales y de las identidades de género diferentes, la intersexualidad hace referencia a diferencias biológicas que son más frecuentes de lo que nos creemos. Su relevancia es tal que la ‘I’ de ‘intersexual’ ha sido añadida a las tradicionales siglas LGTB, de forma que hoy hablamos de movimiento LGTBI.

También te puede interesar:

Crece el fenómeno de los “Yaramiso” (vírgenes a los 30), ¿nos da miedo el sexo?

¿No tienes ganas? La culpa no es de la píldora

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente