«¿Y los que no tenemos facilidad para ligar, qué hacemos, nos quedamos sin sexo?».

Carme Chaparro
·2 min de lectura

«¿Y los que no tenemos facilidad para ligar, qué hacemos, nos quedamos sin sexo?».

1. Que el sexo es una necesidad inalienable, masculina, claro.

2. Que esa necesidad de sexo no se puede controlar.

3. Que esa necesidad de sexo está por encima de todo.

«¿Y los que no tenemos facilidad para ligar, qué hacemos, nos quedamos sin sexo?».

Pues yo que sé. ¿Qué pretendéis, que las mujeres resolvamos ese dilema?

Hay hombres, algunos hombres, que no ligan.

Pero ellos, algunos de ellos, creen que tienen todo el derecho del mundo a ligar.

Y que casi siempre el problema de que no lo consigan es nuestro, de las mujeres.

Ésta es una borde, ni me ha seguido la conversación cuando yo, tan simpático, estaba hablando con ella en la barra del bar.

Ésta es una interesada, una frívola. Siempre se fija en los guapos. Y en los que tienen dinero.

Ésta se una estrecha. Me calienta y luego me deja a medias.

Ésta es una zorra. Folla con otros pero no conmigo.

Y así, algunos hombres se apuntan a cursos como estos.

Son cursos que no sirven para nada. Al contrario, lo que van a hacer es alejar a las mujeres de vosotros.

Porque ésta, la mujer que no os hace caso, no es una borde. Ni una frívola, ni una estrecha, ni una zorra.

Si no te ha seguido la conversación es porque no tiene ninguna obligación de seguírtela y porque no tiene ganas de hacerlo. ¿Te crees con derecho a obligar a alguien a hablar contigo?.

Caliente te has puesto tú solito, chaval, ella ni se ha vestido para ti ni está bailando para ti, y si crees que te ha seguido el rollo quizá es que sólo quería ser amable, pero en realidad le pareces un pesado. Si sólo ligáramos con los guapos y ricos hacía milenios que la raza humana se habría extinguido.

Lo de que tiene sexo con todos menos contigo, pues mira, resulta que las mujeres tenemos derecho a elegir con quién mantenemos relaciones sexuales. Creo. Vamos. Y si le apetece con muchos pero contigo no, pues te aguantas.

Déjame que te cuente un secreto.

Y, por cierto, oh, sorpresa, también hay mujeres que no ligan.

Pero, me dirás, vosotras lo tenéis más fácil, podéis follar en cualquier momento.

Sí, claro, contigo, ahora mismo. En eso estaba yo pensando. ¿No se te ha ocurrido alguna vez que hay muchas mujeres que no tienen sexo con el hombre con el que quieren tenerlo?

Ese «mi derecho a tener sexo está por encima de todo» es muy peligroso, y convierte a la mujer en un objeto sexual, algo caliente y con agujeros que sirve al hombre —a algunos hombres— para su desahogo testicular.

Y eso, te lo aseguro, no lo somos.