Xavier Albertí se despide del TNC con un homenaje al Paralelo de los años 30

Agencia EFE
·3 min de lectura

Barcelona, 29 abr (EFE).- Cupletistas, periodistas, prostitutas, obreros y personajes históricos tomarán el escenario del Teatro Nacional de Cataluña (TNC) a partir del 6 de mayo en "L'emperatriu del Paral·lel", un texto de Lluïsa Cunillé con el que Xavier Albertí rinde homenaje al Paralelo barcelonés y se despide como director artístico de la institución.

Gran conocedor de la época dorada de esta arteria teatral, Albertí, que ha dirigido el TNC durante ocho años, ha querido cerrar esta etapa con un montaje propio sobre "el espacio de transgresión y libertad" que fue el Paralelo, "en una época de profundos cambios sociales, políticos e ideológicos", según ha dicho este jueves.

"Es una obra que recupera un patrimonio cultural y, al mismo tiempo, conecta con nuestros días porque, tanto el principio del siglo XX como el principio del siglo XXI, son épocas de profundas transformaciones", ha añadido el actor Pere Arquillué, que interpreta a un periodista que se sumerge en el mundo de la farándula para investigar la muerte de una famosa cupletista.

Cunillé sitúa la acción en el año 30, "poco después de que la Exposición Universal de Barcelona haya dejado las arcas de la ciudad vacías y a las clases populares descontentas", ha explicado Albertí.

En este contexto, el personaje de Pere Arquillué entra en el café La Tranquilidad, un histórico punto de reunión de anarquistas, donde entabla relación con la encargada del establecimiento (Silvia Marsó), que lo acompañará en "su viaje a los infiernos".

Un recorrido en el que se cruza con más de 40 personajes, algunos históricos, como Lerroux, Ferrer i Guardia y Valle-Inclán, y otros inspirados en personajes reales, como el periodista que interpreta Aquillué.

La dura realidad social que vivían las clases populares está muy presente en la obra, que muestra tanto las lentejuelas del mundo de la revista musical como la sordidez del día a día de sus protagonistas.

La soprano Maria Hinojosa interpreta a la Emperatriz del Paralelo, en un montaje "con mucha música y coreografía", en el que suenan zarzuelas, cuplés y tangos de la época.

Chantal Aimée, Alejandro Bordanove, Jordi Domènech, Montse Esteve, Roberto G. Alonso, Oriol Genís, Albert Mora, Mont Plans, Aina Sánchez y Carme Sansa completan un reparto en el que cada actor da vida a una media de tres personajes.

"Es un pequeño milagro poder estrenar un montaje tan ambicioso en estos tiempos tan difíciles", ha afirmado Arquillué.

Albertí ha reconocido que la escenografía de cinco pisos de altura resulta "impactante" en los tiempos que corren, "pero se trata de un andamio alquilado y no nos hemos salido del presupuesto", ha puntualizado.

El vestuario es otro de los elementos destacados de la puesta en escena, ya que es un homenaje a la figurinista del mundo del teatro María Araujo, que murió en marzo de 2020.

Entre constantes cambios de vestuario y muchas subidas y bajadas por las escaleras, la obra avanza por la cuerda floja, "entre la tragedia y la comedia, entre la farsa y la verdad", hasta un "emotivo final", en el que, tras un salto temporal hacia adelante de seis años, la música del cuplé "La mar está fresquibiris" choca con la de "Cara al sol".

La obra retrata los momentos previos a este choque y muestra "un apocalipsis colectivo que, por múltiples paralelos, ya me perdonaréis el inevitable juego de palabras, nos confronta con nuestro presente más inmediato", ha concluido Albertí.

(c) Agencia EFE