'X' es la nueva sensación de terror que me hizo revivir mi pasión por el género

·4 min de lectura

En la actualidad seguimos viendo como el terror aún permanece como uno de los géneros estrella entre los espectadores, especialmente con grandes sagas como Expediente Warren, clásicos que siempre vuelven con más y más secuelas como vimos recientemente con Scream, Spiral: Saw o La matanza de Texas en Netflix e incluso con propuestas más autorales como las de Robert Eggers o Ari Aster con La bruja o Hereditary. Aún así, creo que llevo años echando en falta propuestas más desenfadadas alejadas de las pretensiones del terror elevado o de las ya rutinarias franquicias.

El año pasado logré vivir esa experiencia gracias a Maligno de James Wan, que rompió con toda norma para ofrecernos una locura de terror, humor y acción que rompió toda expectativa y norma del género para ofrecer lo nunca visto. Y este año he vuelto a ver una película bastante refrescante que me ha trasportado a la más pura esencia de los orígenes del slasher. Se trata de X, producción dirigida por Ti West, sobre un grupo de adolescentes que van a rodar una película porno a una granja y se encuentran ante un terrorífico contratiempo.

No hablamos una película rompedora que se salga de lo visto en el género en infinidad de ocasiones, sin embargo, su carácter de homenaje a la vez que apuesta por el gore y la diversión pura sin dejar de lado reflexiones más profundas, la convierte en uno de los mayores disfrutes del terror de los últimos años y en todo un parque de atracciones para los amantes del horror.

Fotograma de X (Foto: Christopher Moss, cortesía de EOne Spain)
Fotograma de X (Foto: Christopher Moss, cortesía de EOne Spain)

Y es que X está planteada como un homenaje al slasher de los 70, a películas como La matanza de Texas que nos dieron a conocer a maestros del terror como Tobe Hopper. Nos remite a ello desde su mera ambientación en dicha época, desde el planteamiento de un grupo de amigos viajando a la América profunda en una furgoneta hasta dar con una escalofriante y sanguinaria familia de ancianos. Y no solo se queda en lo básico, sino que para los que amamos el género se incluye multitud de referencias a otras cintas de la época, como bien podría ser el caso del temible caimán de Trampa mortal, otro de los clásicos de Hopper de aquellos años. Pero no se trata de una película que se limita a las meras referencias.

La propuesta de jóvenes rodando una película porno da juego a hablar del placer, la obsesión por la belleza o de los anhelos y frustraciones de alcanzar el sueño americano. Los temas adquieren mayor relevancia cuando entran en juego los dos ancianos que harán la vida imposible a los protagonistas, haciendo que la película dialogue sobre la juventud frustrada o el choque generacional con ideas bastante macabras y escalofriantes.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Youtube no disponible por tus preferencias de privacidad

Se nota que detrás del proyecto está A24, la productora detrás de cintas como La bruja o Midsommar, de ahí esta aspiración más profunda y autoral así como todo el cuidado apartado estético que rodea a la producción. Pero Ti West no es un director que juegue en la misma línea que Robert Eggers o Ari Aster, y no hay más que ver el carácter más ligero y juguetón que siempre han tenido películas suyas como El cobertizo o The Inkeepers. Por esta razón, X no juega exactamente en esa misma línea del terror elevado, sino que en todo momento mantiene el tono de slasher disfrutón que prioriza la diversión y la mala leche por encima de cualquier aspiración pretenciosa.

Y ahí creo que está la clave de que la película funcione tan bien, en lograr un equilibrio perfecto entre el homenaje y la diversión gore evitando caer en la violencia gratuita dotando al argumento de interesantes mensajes. Además, también cuenta con el beneplácito de un reparto lleno de jóvenes promesas de terror, como bien es el caso de Jenna Ortega, a quien ya vimos convertida en una auténtica reina del grito en la quinta película de Scream, o Mia Goth, quien lleva años demostrando su potencial en el género con cintas como El secreto de Marrowbone o Suspiria. De hecho, esta última es la auténtica sorpresa de la película, puesto que, además de interpretar a una de las jóvenes protagonistas, también da vida a la temible anciana de la historia. Y además de estar irreconocible, consigue transmitir una sensación de horror y pesadilla enorme.

Mia Goth como Maxine en 'X' (Christopher Moss, cortesía de EOne Spain)
Mia Goth como Maxine en 'X' (Christopher Moss, cortesía de EOne Spain)

Por estas razones, creo que X es una de las experiencias de terror más disfrutables de los últimos años. O al menos a mí, como fan del género, me ha hecho vivir sensaciones que pocos títulos han logrado. Es terrorífica sin dejar de lado el disfrute, remite a grandes clásicos que siempre he amado y a la vez me hizo salir de la sala reflexionando sobre los diversos temas que plantea en medio de su espectáculo gore. Una fórmula perfecta a la que me ha sido imposible no caer rendido, y que podréis disfrutar en cines desde el viernes 29 de abril.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente