William Hurt y el sacrificio de un actor que creyó en su mayor clásico

·3 min de lectura

William Hurt ha fallecido a los 71 años. Con su marcha, el actor nos ha dejado una carrera para el recuerdo repleta de títulos que permanecen en las retinas de los espectadores, desde sus primeros trabajos en los 80 en Fuego en el cuerpo o Al filo de la noticia hasta sus recientes apariciones en el Universo Marvel tras pasar por trabajos con cineastas como M. Night Shyamalan, David Cronenberg o Sean Penn en El bosque, Una historia de violencia o Hacia rutas salvajes.

En esta extensa y reputada trayectoria uno de los títulos que más resalta es el de El beso de la mujer araña, coproducción entre Estados Unidos y Brasil que le llevó a ganar el Óscar en 1985. Se trataba de la adaptación de la novela del mismo título de Manuel Puig, una historia sobre el diálogo entre dos personas muy diferentes que coinciden en una prisión en el contexto de la dictadura militar brasileña. En ella interpretó a Luis Molina, personaje que representaba al colectivo LGTBI y lanzaba un mensaje de igualdad en una década donde esto aún era muy inusual. Sin embargo, no fue un proyecto fácil de sacar adelante. Y de hecho, el actor tuvo que hacer un sacrificio importante para conseguir que la película viera la luz.

William Hurt tras recibir su Óscar por 'El beso de la mujer araña' en 1986 (Foto: ABC Photo Archives/Disney General Entertainment Content via Getty Images)
William Hurt tras recibir su Óscar por 'El beso de la mujer araña' en 1986 (Foto: ABC Photo Archives/Disney General Entertainment Content via Getty Images)

Según contó en entrevistas, tomó la decisión de renunciar por completo a su salario en El beso de la mujer araña. El presupuesto era muy ajustado, la producción no podía hacerse cargo de todos los costes y el actor decidió actuar sin cobrar al sentir que una historia como esta debía de ser contada.

“Teníamos que decir algo no solo sobre los derechos de los homosexuales, sino también sobre las relaciones femeninas y masculinas, la naturaleza del coraje y lo que significa decir la verdad a un poder mucho mayor que tú”, dijo Hurt en 2015 en declaraciones recogidas por The Hollywood Reporter. “No gané dinero mientras rodábamos, por lo que no hubo pesca para obtener una recompensa gratuita. Esta fue solo una oportunidad gloriosa para hacer lo correcto”.

De hecho, el compromiso con el proyecto, el personaje y los derechos LGTBI le llevaron a investigar todas las aristas de su trama y documentarse en profundidad. Aunque Luis Molina se presentara como una persona homosexual travestida, Hurt tenía claro que debía de interpretarlo como una mujer trans. Si recordamos, el personaje indicaba sentirse identificado como una dama, por lo que el actor trató de dar la mayor veracidad a este detalle, interpretarlo como un personaje femenino y buscar el mayor número de referentes posibles.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un post de Instagram no disponible por tus preferencias de privacidad

"No lo interpreté como gay. Lo interpreté como una mujer. La clave para mí como artista estaba en investigar al personaje”, contó en 2010 en una intervención radiofónica con NPR. “Tenía un profesor de baile maravilloso que me estaba ayudando a tratar de averiguar cómo moverme y actuar porque cada personaje tiene un movimiento diferente. Y pasé un tiempo en bares gay tratando de absorber eso también, pero no lo entendía. Había algo que no estaba funcionando. Pero un día estaba andando por la calle, vi a una mujer caminar delante de nosotros y dije: ‘No creo que Molina sea gay, creo que es una mujer, creo que simplemente está atrapado en el cuerpo de un hombre’”, señalaba sobre las implicaciones de su personaje.

Aunque su sentido del deber con esta película fue incluso más allá del personaje, ya que rodar en zonas rurales de Brasil también supuso exponerse a peligros que perfectamente pudieron haber acabado con su vida. De hecho, en esta entrevista con NPR contó que durante un descanso de las grabaciones tuvo que enfrentarse a un secuestro.

“Tuvimos 36 horas libres de filmación y yo y mi cita en ese momento subimos a un automóvil y condujimos hacia el sur hasta un pueblo donde sus padres tenían una pequeña villa en un pueblo muy modesto con calles de tierra. Y mientras conducíamos hacia el camino de entrada A medianoche, un coche se detuvo detrás de nosotros y bloqueó nuestra salida, comenzaba contando.

Aunque no tardaron en ser liberados y todo quedó en un susto, Hurt narró que los secuestradores les amenazaron con armas en mano de cara a conseguir direcciones. “El motor de ese coche estaba apagado. Había cuatro personas en él: dos hombres y dos mujeres. Uno de los hombres tenía un pasamontañas puesto. El otro hombre se asomó por la ventana y nos dijo en portugués y le pregunté a mi cita qué había dicho, y ella se puso pálida. Dijo: ‘Quiere direcciones’. Así que lo supo de inmediato. Y después de eso, las puertas del auto se abrieron y ambos salieron con armas", continuaba antes de detallar que tras unas horas fueron puestos en libertad sin sufrir ningún percance.

Este compromiso con el papel y la película tuvo su recompensa. Aunque sus beneficios económicos fueran nulos, el reconocimiento que le otorgó el Oscar y el placer de haber contribuido a un bien social fueron suficientes para hacerle crecer a nivel personal y profesional, siendo este un punto clave para que Hurt haya tenido la longeva y exitosa carrera de la que disfrutó a lo largo de su vida.

Más historias que te pueden interesar: