Will Smith da el guantazo a su gran noche en los Óscar, nunca mejor dicho

·6 min de lectura

La 94 ceremonia de los premios Óscar estaba haciendo amena, entretenida y colorida hasta que Will Smith decidió dar la nota. Y no precisamente para bien. El actor fue dueño del momento más impactante y bochornoso de una gala que, por primera vez en mucho tiempo, estaba manteniendo al espectador pegado al televisor con la gracia del glamur de las estrellas.

Hasta que decidió reaccionar a una broma dirigida a su esposa y normalizar la violencia en televisión dándole un puñetazo a Chris Rock minutos antes de ganar el Óscar a mejor actor.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Twitter no disponible por tus preferencias de privacidad

Smith, que se alzó con la primera estatuilla de su carrera por El método Williams, se encontraba en el centro y primera fila del Teatro Kodak cuando Chris Rock salió a dar uno de sus monólogos como invitado.

El cómico no tuvo mejor idea que arrancar su aparición con una broma dirigida a Jada Pinkett Smith, la esposa de Will. Una broma de mal gusto e inapropiada que hizo rebotar a su marido. Rock hizo un chiste diciendo que le gustaría ver a Jada en la secuela de G.I. Jane. Y no te rasques la cabeza intentando recordar si la actriz aparecía en la película de Demi Moore porque no es el caso, sino que la broma iba hilada a la cabeza sin cabello del personaje protagonista dado que Jada ha comentado públicamente su lucha con la alopecia. Lo hizo a través de vídeos y en su programa de entrevistas que emite en Facebook, emocionando y empoderándose en su batalla al tender una mano a todos aquellos que tambien lo padecen.

El gesto de Jada lo dijo todo, reaccionando con rechazo a la broma de Chris Rock. Sin embargo, Will Smith llevó su enfado más lejos, levantándose de su asiento, dirigiéndose al humorista y plantándole un puñetazo que cambió, por completo, el aire de la gala.

Y en un principio nadie entendía nada. Ni en la sala donde todavía se veían sonrisas confundidas, ni en casa donde no llegábamos a comprender si habíamos sido testigos de una broma o de un momento violento en pleno directo. Pero entonces Will despejó las dudas al gritarle en voz alta y enfadado “Deja el nombre de mi esposa fuera de tu p*ta boca”. Y lo repitió dos veces mientras Chris Rock se quedaba sin habla y seguía con su presentación, ya sin chistes y evidentemente perplejo.

Will Smith abofetea a Chris Rock en el escenario durante la 94 ceremonia de los Premios de la Academia en el Dolby Theatre el 27 de marzo de 2022. (Myung Chun / Los Angeles Times via Getty Images)
Will Smith abofetea a Chris Rock en el escenario durante la 94 ceremonia de los Premios de la Academia en el Dolby Theatre el 27 de marzo de 2022. (Myung Chun / Los Angeles Times via Getty Images)

Twitter ardía en pocos segundos con usuarios que no daban crédito a lo que habían atestiguado en televisión. Evidentemente la broma fue de mal gusto y estaba fuera de lugar, aunque después de haber presentado los Óscar en dos ocasiones, en 2005 y 2016, ya se conoce de sobra el tipo de humor irónico y agresivo que acostumbra a utilizar Rock. Sin embargo, que Will Smith reaccione en la gran noche de su carrera normalizando la violencia se antoja desproporcionado y completamente equivocado.

Es más, que defienda a su esposa a base de golpes, en directo y en la primera gala libre de pandemia tras dos años difíciles para el cine y el mundo en general resulta anticuado, socialmente inaceptable e innecesario para esa industria, la Academia y el espectador en casa.

El actor volvió a su silla enfadado pero con una actitud aparentemente desafiante mientras todo Hollywood lo observaba en vivo y en directo. Sin embargo, viniendo de un actor que ha pasado los últimos meses desempolvando las historias de su vida, la violencia en su infancia y los traumas de su vida, se antoja todavía más contradictorio.

Minutos después, cuando fue hora de recoger su primer Óscar a mejor actor, Will no dejaba de llorar. Y lo dijo alto y claro en su discurso: no lloraba por ganar un premio, sino por la carga que dice acarrear en su vida como “protector de su familia” y de los personajes de El método Williams, al meterse en la piel del padre de Serena y Venus Williams.

Will Smith acepta el premio a mejor actor por El método Williams durante la 94 ceremonia de los Premios de la Academia en el Dolby Theatre el 27 de marzo de 2022. (Myung Chun / Los Angeles Times via Getty Images)
Will Smith acepta el premio a mejor actor por El método Williams durante la 94 ceremonia de los Premios de la Academia en el Dolby Theatre el 27 de marzo de 2022. (Myung Chun / Los Angeles Times via Getty Images)

Will pidió disculpas a los presentes y la Academia por lo sucedido, sin dejar de llorar, pero no a Chris Rock. “Tengo que proteger” a mi familia repitió varias veces, con énfasis en el verbo proteger. Habló de lo mucho que en su industria deben soportar comentarios y bromas, pero que su posición como “protector” es algo que lo tiene “sobrepasado” en este momento de su vida.

"Me piden en mi vida que ame a la gente y protega a la gente y sea un río para la gente" dijo mientras no dejaba de derramar lágrimas. "Sé que para hacer lo que hacemos tienes que ser capaz de soportar abuso, de tener gente que hable cosas locas sobre ti. En este negocio, tienes que ser capaz de tener gente que te falte el respeto. Tienes que sonreír y hacer de cuenta que está bien."

"El arte imita a la vida" continuó. "Parezco el padre loco, como decían [de su personaje Richard Williams]. Pero el amor te hará hacer cosas locas". Incluso de repente mencionó a Denzel Washington, confesando que le había advertido unos minutos antes que "en tu momento más alto es cuando del demonio viene a por ti".

"Quiero ser un recipiente para el amor" sentenció y terminó diciendo "Espero que la Academia me invite de nuevo" mientras Venus y Serena lo observaban con atención. En resumen, Will se emocionó con un discurso que dejaba entrever a un hombre superado por la situación, por las emociones que está viviendo en su propia vida y una situación que lo terminó superando.

Poco después Amy Schumer bromeó sobre el ambiente cargado que había quedado en la sala del teatro tras la situación, mientras Anthony Hopkins pidió “paz” para el resto de la ceremonia al subir a entregar el Óscar a mejor actriz, dirigiéndose directamente a Smith.

En resumen, no cabe duda que cuando el mundo despierte después de los Óscar a Will le caerá un aluvión de reacciones. A la hora de escribir este artículo ya hay un temporal sacudiendo las redes.

Hace unos meses, Will Smith opacó su campaña a los Óscar con una de las mejores interpretaciones de su carrera a golpe de ventilar sus historias más personales en entrevistas y a través de su libro. Fueron tantas las anécdotas e intimidades que sacó a la luz que se llegó a crear una petición de firmas solicitando a los medios que se deje de entrevistarlo, a él y su esposa, básicamente porque nadie había pedido saber tantas historias personales de golpe y sin aviso. Will no llegó a pronunciarse sobre esa petición pero sin dudas de este puñetazo y las reacciones del mundo dudo que pueda escabullirse.

Más historias que te pueden interesar: