Hace 3000 millones de años la Tierra pudo ser un auténtico Waterworld

Fotograma de la película de 1995 "Waterworld". (Crédito imagen: Universal Pictures).


En la famosa película de 1995 “Waterworld”, protagonizada por Kevin Costner, el alza en el nivel del mar lleva a los pocos humanos que quedan a sobrevivir en cochambrosas embarcaciones flotantes. Los habitantes de esa distópica Tierra futura, completamente cubierta de agua, viven aferrados al mito de la existencia de una porción de mundo emergido, al cual nadie sabe como llegar.

Bien, no deberíamos creer en un futuro similar al visto en esa película, ya que incluso aunque los polos y glaciares se derritieran por completo, los continentes de la Tierra no quedarían completamente sumergidos. Sin embargo, la ciencia parece haber descubierto indicios de que, en efecto, hace 3.000 millones de años, la superficie de nuestro planeta pudo haber estado completamente cubierta por las aguas. Algo para nada descabellado, de hecho los astrónomos creen que algunos de los exoplanetas descubiertos hasta la fecha (como GJ 1214 b) podrían ser Mundos de Agua.

Volviendo sobre el hallazgo, basado en unas reveladores huellas químicas detectadas en una antigua porción de corteza terrestre que en el pasado formó parte del lecho marino, la tierra primigenia pudo efectivamente haber carecido de continentes. De confirmarse esta hipótesis, los científicos se verían obligados a “repensar” cómo fue el origen de la vida. (Recordemos que la versión más aceptada sostiene que la primera célula pudo surgir en la zona intermareal).

El trabajo nos lleva hasta una zona de Australia muy peculiar llamada Cratón de Pilbara. Aquí es donde trabajos anteriores habían localizado las rocas más antiguas de la Tierra, datadas en más de 4.000 millones de años. Los autores del estudio son dos geólogos de la Universidad de Colorado en Boulder (Estados Unidos) llamados Boswell Wing y Benjamin Johnson.

Analizando un antiguo segmento de corteza oceánica ubicado en un distrito llamado Panorama del citado cratón, los investigadores pudieron acceder a lo más parecido que tienen hoy por hoy a muestras de agua oceánica de hace tres mil millones de años. Obviamente no hay agua de aquel remoto pasado, pero al menos se conservan rocas que entonces interactuaron con el agua, y que en cierto modo guardan su “huella” en forma de isótopos de oxígeno.

Representación artística del exoplaneta Kepler-22b, el primer planeta confirmado por observatorio Kepler orbitando la zona de habitabilidad de su estrella. (Crédito NASA/AMES JPL/CALTECH).

Ambos geólogos se centraron en dos isótopos en concreto, el oxígeno-16 y el ligeramente más pesado oxígeno-18, que deberían haber quedado incrustados en las rocas. Analizando más de 100 muestras rocosas de la zona, midieron los niveles relativos de estos dos isótopos, y descubrieron que el agua marina contenía más oxígeno-18 en los tiempos en los que se formó la corteza terrestre (es decir hace 3.240 millones de años) que en la actualidad.

La explicación más probable, en opinión de los autores, es que la Tierra no contaba con continentes durante aquella época, porque cuando estos se formaron las arcillas que contenían absorbieron los isótopos de oxígeno pesado presentes en el agua.

El hallazgo no implica que nuestro planeta careciera por completo de masas emergidas en aquel tiempo, probablemente hubiera pequeñas porciones terrestres diseminadas por aquí y por allá, pero nada que recordase los grandes continentes que conocemos hoy en día.

Hasta el momento sigue siendo un misterio el momento en que se formaron los primeros continentes. Se cree que debieron aparecer lentamente y de forma gradual, a medida que el interior de la Tierra se enfriaba. Lo que sí sabemos es que hace 500 millones de años la Tierra estaba dominada por un súper continente llamado Gondwana, el cual pervivió hasta el Jurásico, hace 180 millones de años.

El trabajo de Wing y Johnson, que busca precisamente arrojar algo más de luz sobre el momento en que se formaron los continentes, acaba de publicarse en Nature Geoscience.

Me enteré leyendo The Guardian

Otras historias que te pueden interesar:

Reciente hallazgo alimenta la teoría de la vida llegada desde el espacio

Ubay, la isla filipina donde se vive con el agua en los tobillos

¿Cómo llegó el agua a la Tierra?