Bayreuth recibe con ovaciones y algún abucheo un nuevo "Anillo" muy terrenal

·2 min de lectura

Bayreuth (Alemania), 31 ago (EFE).- El Festival Richard Wagner de Bayreuth recibió hoy entre atronadoras ovaciones, dirigidas a los solistas y a la batuta de Cornelius Meister, y algunos abucheos el estreno del "Oro del Rin", la primera pieza del "Anillo del Nibelungo" del austriaco Valentin Schwarz.

El público del elitista templo wagneriano dedicó los más fervientes aplausos a Egils Silins y Olafur Sigurdarson, en los papeles de Wotan y Alberich, respectivamente. Pero encajó con bastante menos entusiasmo la producción de Schwarz, que traslada a los mitos wagnerianos al presente y convierte el "oro" en una materia prima codiciada, pero caprichosa, en forma de un niño díscolo y malcriado.

Schwarz había anunciado su propósito de trasladar la lucha por el poder wagneriana al ámbito de una saga familiar. En la primera pieza del "Anillo" renuncia a gigantes y demás criaturas míticas para presentar a sus personajes en formato casi de serie televisiva actual, con una escenografía algo fría y sin efectismos.

La directora del festival, Katharina Wagner, había depositado en Schwarz el desafío de poner a escena la ambiciosa tetralogía, de casi 16 horas de duración, el plato fuerte de una temporada con la que Bayreuth recupera la normalidad tras dos años bajo el signo de la covid.

El "Oro del Rin", una especie de etapa prólogo, suponía la oportunidad para tantear los aprecios o rechazos del público wagneriano hacia la obra, aunque para el veredicto habrá que esperar al viernes, con el "Ocaso de los Dios".

Schwarz, de 33 años, es el segundo director escénico más joven en la nómina de quienes dirigieron la tetralogía en Bayreuth, tras Patrice Chéreau, quien estrenó su "Anillo" en 1976, con 31 años y Pierre Boulez a la batuta.

La producción del francés se convirtió en legendaria y se la reconoce aún como el mejor "Anillo" de la historia moderna del festival bávaro; pero su victoria no fue inmediata: hasta que se le admitieron los méritos tuvo que encajar furiosos abucheos de la ortodoxia wagneriana.

El "Anillo" de Schwarz se estrena con dos años de retraso sobre lo previsto. El cierre de la vida pública por la pandemia obligó a suspender el festival en 2020; en 2021 reabrió, pero con una programación aún bajo restricciones, por lo que se decidió postergar el nuevo "Anillo" un año más.

Meister asumió in extremis la dirección musical, después de que el director previsto, el finlandés Pietati Inkinen, contrajera covid.

La temporada se abrió el pasado 25 con un nuevo "Tristán e Isolda", lo que de por sí convierte esta edición del festival en extraordinaria. La norma es que en Bayreuth, desde los años 50, solo se presente una nueva producción -o incluso ninguna- por cada temporada.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente