Una vivienda unifamiliar planteada con (mucha) calma y tonos cálidos

·2 min de lectura
Photo credit: Natalia Marchal
Photo credit: Natalia Marchal

Esta vivienda unifamiliar situada en Mutilva –uno de los barrios del extrarradio de Pamplona– supuso un reto a todos los niveles para la interiorista Natalia Marchal. Los propietarios eran clientes amigos, así que el proyecto se volvió algo personal.

Tras toda una vida residiendo en pisos de alquiler, había llegado el momento de comprar su primera casa, y eso implicaba decorarla y distribuirla en función de sus gustos y necesidades, paso a paso y sin ninguna prisa. Así, en esta primera fase del proyecto se abordaron las zonas comunes y los dormitorios, tanto de los padres como de los niños. Después de varios meses buscando la propuesta adecuada, Natalia Marchal comenzó a trabajar en la planta baja, donde se encuentran la cocina, el salón y el comedor. Siguiendo la línea de colores neutros de la zona de dormitorios, la interiorista optó por diseñar una cocina muy actual con distribución abierta, armarios de color blanco y puertas con acabado en madera para la parte superior, creando un mix de tintes nórdicos.

Photo credit: Natalia Marchal
Photo credit: Natalia Marchal
Photo credit: Natalia Marchal
Photo credit: Natalia Marchal

De este modo, se cedió todo el protagonismo a la gran mesa de comedor, aderezada por unas preciosas lámparas suspendidas de la firma Other Lamps.

Photo credit: Natalia Marchal
Photo credit: Natalia Marchal

Al tratarse de un espacio abierto, la pared del salón se revistió con un papel pintado en tonalidades azules para marcar el contraste y separar visualmente los ambientes. Sobre este fondo más oscuro, los muebles de madera de mango y fibras naturales destacan el doble, al mismo tiempo que le otorgan el aire atemporal que los propietarios querían a la estancia.

Photo credit: Natalia Marchal
Photo credit: Natalia Marchal
Photo credit: Natalia Marchal
Photo credit: Natalia Marchal
Photo credit: Natalia Marchal
Photo credit: Natalia Marchal
Photo credit: Natalia Marchal
Photo credit: Natalia Marchal

El dormitorio principal era enorme, así que para darle cierta intimidad se instaló un panel que separa la zona del vestidor de la de descanso, y que también sirve para colocar la televisión, otra de las peticiones de los clientes. En cuanto a los textiles, se eligieron tejidos envolventes en algodón que mantienen la armonía, con caídas en lino en la zona de cama para diferenciarla del vestidor.

Photo credit: Natalia Marchal
Photo credit: Natalia Marchal
Photo credit: Natalia Marchal
Photo credit: Natalia Marchal
Photo credit: Natalia Marchal
Photo credit: Natalia Marchal
Photo credit: Natalia Marchal
Photo credit: Natalia Marchal

En la habitación de los dos niños, la combinación del mostaza y el gris dio forma a una estancia moderna y luminosa de inspiración nórdica.

Photo credit: Natalia Marchal
Photo credit: Natalia Marchal
Photo credit: Natalia Marchal
Photo credit: Natalia Marchal

Para la habitación de la niña, se seleccionó una coqueta gama de malva y crudos.

Photo credit: Natalia Marchal
Photo credit: Natalia Marchal
Photo credit: Natalia Marchal
Photo credit: Natalia Marchal

Proyecto e información: Cortesía de Natalia Marchal.