Vitamina D, la clave para un buen sistema esquelético

Mantener unos niveles adecuados de vitamina D (pasarse es tan malo como quedarse corto) ayuda a reducir la probabilidad de fracturas osteoporóticas, un problema en aumento en España a pesar de ser el país del sol

Ejercitarte al sol puede ayudar a cuidar tus articulaciones y reducir la probabilidad de fracturas osteoporóticas, un problema que aumenta de forma considerable en España, según expertos en salud ósea de la SEMI.(Foto: Getty)

La osteoporosis es una enfermedad que afecta a más de cuatro millones de mujeres y en torno a un millón de hombres en España siendo, sin duda, una de las patologías más prevalentes, especialmente a partir de la séptima década de vida cuando su incidencia aumenta de forma considerable.

Los factores de riesgo que provocan esta enfermedad pueden ser hereditarios o estar asociados a estilos de vida sedentarios y tóxicos, falta de sol, déficit de calcio y de vitamina D o a la posmenopausia, entre otras causas secundarias.

La vitamina D resulta fundamental para el sistema esquelético, además de para el resto de tejidos y órganos, ya que existen receptores de vitamina D por todos los órganos del cuerpo. Por eso son múltiples los peligros que conlleva el déficit de este nutriente esencial. 

“A nivel óseo, esta vitamina favorece la absorción intestinal del calcio de la dieta, siendo algo esencial para tener una correcta salud ósea, además de mantener baja la parathormona, evitando así sus efectos negativos sobre el hueso”, explica el doctor Óscar Torregrosa, médico Internista Hospital Elche (Alicante) y coordinador del Grupo de Osteoporosis de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI).

También participa en el correcto crecimiento y desarrollo de los huesos, la salud dental, el bienestar cardiovascular, el buen funcionamiento del sistema inmunológico e incluso, en la prevención de algunos tipos de cáncer.

Ser excesivamente precavida con el sol tampoco es bueno. Exponerse sin protección, entre cinco y diez minutos a diario o al menos tres días a la semana, te garantiza una buena dosis de vitamina D. (Foto: Getty)

Además, la vitamina D reduce el riesgo de caídas en la población general y, especialmente, en los pacientes más mayores, disminuyendo así la probabilidad de fracturas.

Osteoporosis y riesgo cardiovascular
La osteoporosis y las enfermedades cardiovasculares están muy relacionadas entre sí por la estrecha vinculación de ambas con el envejecimiento y los pacientes crónicos complejos.

“Está demostrado que los pacientes con más riesgo cardiovascular padecen más osteoporosis y fracturas y a la inversa”, comenta el especialista.

Así, entre las causas que provocan esta asociación se encuentra el que los pacientes con más riesgo vascular sufren más caídas y fracturas secundarias debido a su hipertensión, arritmias, sedentarismo y menor masa muscular.

Además, existen una serie de mecanismos implicados en la osteoporosis que también resultan clave en el aumento del riesgo cardiovascular como la falta de vitamina D, el hipoestrogenismo o mecanismos proinflamatorios.

No obstante, el especialista se muestra optimista ante la posibilidad de lograr el control de esta enfermedad “causante de mucha morbilidad y mortalidad y que consume un gran número de recursos sanitarios, por medio de una adecuada concienciación social y con la implicación de las autoridades sanitarias en ello”.

Así, en el abordaje de la osteoporosis resulta de vital importancia contar con un diagnóstico precoz, que permite implementar medidas para mejorar la densidad mineral ósea y reducir el riesgo de fracturas, “que son las que condicionan una alta morbi-mortalidad”, asegura el doctor.

Precisamente, la aparición de estas fracturas es uno de los problemas más comunes derivados de la osteoporosis. Por ello, destaca la importancia de las Unidades de Fractura de Medicina Interna en los hospitales  que “resultan vitales para centralizar la detección, el tratamiento y el seguimiento de los pacientes que ingresan con fracturas vertebrales, de cadera u otras”.

Las pastillas pueden ayudar, pero en vez de tomar tantos suplementos deberías mejorar tu dieta. (Foto: Getty)

¿Cómo se si tengo déficit de vitamina D?

Aparte de lo que las pruebas médicas y los especialistas puedan hacer por ti, en tus manos está prevenir este tipo de patologías. Si tu peso es algo elevado, estás cansado a menudo, te duelen los huesos y te suda la cabeza, podrías estar rozando el mínimo. Y es que el sudor excesivo de cabeza es uno de los signos iniciales y más clásicos de esta carencia.

Como también los son -según enumera el doctor Francisco Vargas Negrín, del grupo de trabajo en Enfermedades Reumáticas de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC)-, “los dolores óseos difusos, los dolores articulares, la falta de energía, la debilidad muscular y el agotamiento fácil al caminar, hasta espasmos musculares y, en los casos más graves, fracturas de huesos”.

Para confirmar el déficit es imprescindible un análisis de sangre. Si es así podrías, por ejemplo, asegurarte de incluir en tu lista de la compra los alimentos con más vitamina D: salmón y otros pescados grasos como el atún, las sardinas o la caballa, huevos, leche, setas (y hongos como el ‘Pleutorus ostreatus’ o el ‘Ganoderma lucidum’) y zumo de naranja, por citar los cinco más reconocidos.

También el aceite de hígado de bacalao está entre los primeros, junto con en el aguacate, el marisco y el hígado de origen animal, como el de conejo y el de ternera.

Si quieres más detalles, aquí tienes la última clasificación de la OCU. Pero, desengáñate, la fuente principal de vitamina D no se come… es el sol. Y es que el 90 por ciento de esta vitamina la obtenemos a través del sol y solo un 10 por ciento a través los alimentos.

Por tanto para obtener el nivel de vitamina D que necesitamos es aconsejable salir a caminar por la mañana o al mediodía,o aprovechar los descansos en el trabajo para salir fuera y que te dé un poco el aire, ¡y el sol claro! Los fines de semana pasa más tiempo al aire libre, en entornos naturales y aumenta tu dosis de esta importante vitamina.

¿Incluyes estos alimentos en tu dieta para cuidar tus articulaciones o tomas suplementos de esta vitamina?

También puede interesarte:

Todavía no la has sufrido pero tienes todas las papeletas para tener esta enfermedad de adultos y mayores

Ignorar esto te impedirá envejecer de forma saludable

Vivir en un país con una cuota de sol estacional privilegiada (y comer bien) no te libra de esto

Qué (superalimentos) comer para evitar chirridos, chasquidos o crujidos

Osteoporosis: se soluciona comiendo bien (entre otras cosas)

A menos que empieces a cuidarte, este es el futuro que te espera: fractura de cadera, muñeca o de vértebras