La vitamina D y su relación con la obesidad: alertan los endocrinos

El déficit de vitamina D podría contribuir al desarrollo de la obesidad según múltiples evidencias. Por eso los especialistas en Endocrinología y Nutrición consideran vital llevar un control y seguimiento de los niveles de esta vitamina, que además  tiene otros efectos en el organismo. (Foto: Getty)
El déficit de vitamina D podría contribuir al desarrollo de la obesidad según múltiples evidencias. Por eso los especialistas en Endocrinología y Nutrición consideran vital llevar un control y seguimiento de los niveles de esta vitamina en determinados grupos y etapas. (Foto: Getty)

Hasta que llegó la pandemia no solíamos preocuparnos mucho por esta vitamina (que, en realidad, es una hormona), pero ahora es más importante que nunca conocer tu 'estatus de vitamina D'. Así es como llaman los médicos a los niveles de esta vitamina tan importante ya que actúa en prácticamente todos los órganos y sistemas del organismo.

A los endocrinos les preocupa especialmente un dato muy significativo; según el Estudio Nutricional de la Población Española (ENPE), el 53,6 por ciento de los españoles tiene obesidad o sobrepeso.

Las causas que se asocian a la obesidad son diversas, desde un componente genético hasta aquellas relacionadas con el estilo de vida. Sin embargo, en los últimos años, múltiples evidencias desde diferentes campos y perspectivas parecen confirmar la hipótesis de que existe una fuerte relación entre la carencia de vitamina D (hipovitaminosis D) y las enfermedades cardiometabólicas.

En esta línea, se ha implicado al déficit de vitamina D en la etiología de la diabetes tipo 2 y la enfermedad cardiovascular, asociándose también con los factores de riesgo como son la obesidad, la resistencia a la insulina, la hipertensión o la inflamación crónica de bajo grado.

Asimismo, la evidencia apunta a que podría existir una correlación significativa entre déficit de vitamina D y la mortalidad por eventos cardiovasculares.

Pero aún ahí más. Ahora, la evidencia científica muestra que las personas obesas tienen mayor prevalencia de estados carenciales de 25(OH) vitamina D. Lo que ha hecho que los endocrinos den la voz de alarma y adviertan que su carencia podría contribuir al desarrollo de la obesidad.

“Los principales componentes del síndrome metabólico son la obesidad y la diabetes. En el caso de la obesidad, su relación con la deficiencia de vitamina D, o mejor llamada hormona D, está ampliamente documentada. De hecho, se baraja la posibilidad no solo de que en la obesidad sea más frecuente el déficit de vitamina D, sino que, a su vez, el déficit de esta vitamina pueda contribuir al desarrollo de obesidad”, explica el doctor Manuel Gargallo, especialista en Endocrinología y Nutrición del Hospital Universitario Infanta Leonor y de la Fundación Jiménez Diaz. ambos en Madrid.

Los resultados de un metaanálisis indican que los pacientes obesos tienen mayor prevalencia de estados carenciales de vitamina D. Además, se ha observado, en la población general, que existe relación gradual entre el índice de masa corporal o, más específicamente, la adiposidad, y el estatus de 25(OH) vitamina D.

La carencia de vitamina D en pacientes obesos se comporta ya desde la edad juvenil como factor de riesgo para desarrollar resistencia a la insulina y diabetes tipo 2, siendo además conocida la asociación entre obesidad y disminución de las concentraciones plasmáticas de 25(OH) vitamina D.

Es decir, que los adultos obesos tienen un riesgo elevado de déficit de vitamina D porque parece observarse que el tejido adiposo secuestra esta vitamina liposoluble.

A este respecto, el Dr. Gargallo expone que “lo que está absolutamente claro y demostrado es que, en las personas con sobrepeso u obesidad, el déficit de 25(OH) vitamina D se presenta en mayor frecuencia, tanto en adultos como en niños y adolescentes".

Y es que la hormona D tiene receptores en el tejido adiposo visceral (en lo que se conoce como preadipocitos y adipocitos); lo que significa que juega un papel fundamental en el normal funcionamiento del tejido graso, posiblemente regulando la respuesta inflamatoria.

"Cabe añadir que se ha podido comprobar que, a mayores niveles de vitamina D, menor proporción de masa grasa. Por todo ello, los especialistas debemos conocer el posible papel de la vitamina D en la prevención de la aparición de obesidad”, advierte e el experto.

Ante este nuevo paradigma, los especialistas consideran fundamental el seguimiento de los niveles de vitamina D en población obesa, dado que posible que estén sufriendo este déficit por su condición metabólica.

En este sentido, algunos autores sugieren que quizás sería posible revertir la prevalencia creciente de obesidad mediante la mejora del estatus de 25(OH) vitamina D.

De tal modo que corrigiendo los niveles carenciales de vitamina D -en el paciente obeso-, se podría aliviar la carga de la resistencia a la insulina; y, dada la dificultad de reducir el peso en un gran número de pacientes obesos, suplementar con vitamina D sería una forma práctica y económica de intentar reducir el riesgo de la diabetes.

“La suplementación de vitamina D es muy importante en este grupo poblacional para garantizar un adecuado metabolismo del calcio y la formación ósea y, en última instancia, la prevención de fracturas tras caídas, que pueden ser más frecuentes en pacientes con obesidad", señala el Dr. Gargallo. 

Además, el especialista recuerda que esta hormona también tiene otros efectos en el organismo: en el ámbito cardiovascular, inmunitario, en el control de la tensión arterial o, incluso, en la prevención de ciertos cánceres. 

"Si tomamos en cuenta la comorbilidad asociada al déficit de vitamina D y la eficacia y bajo coste de su suplementación, es recomendable que en pacientes con obesidad o síndrome metabólico se determinen y monitoricen siempre los niveles de 25-hidroxi vitamina D, al objeto de administrarles los suplementos que necesiten para alcanzar niveles normales”, añade.

Por último, hay que tener en cuenta que las personas obesos tienen peor respuesta a las dosis habituales de vitamina D y necesitan una suplementación mayor. Esto es especialmente relevante en pacientes que han tenido una cirugía bariátrica, los cuales precisan habitualmente dosis muy elevadas. "En personas obesas se precisan dosis dobles o triples, dado que la respuesta de los niveles plasmáticos de 25-hidroxivitamina D está directamente relacionada con el tamaño corporal".

Más historias que te pueden interesar:

Vitamina D: ¿se debe tomar sola o acompañada?

8 casos en los que sí hay que tomar suplementos de vitamina D (y medir sus niveles)

Por qué debes controlar tu peso más que nunca en tiempos de coronavirus