Piden enriquecer con vitamina D la leche y el pan contra el coronavirus

M. J. Arias
·3 min de lectura

Hace solo unos días un estudio realizado España señalaba que el 82% de los pacientes ingresados por coronavirus en un hospital en Santander tenían niveles bajos de vitamina D. No es esta la única investigación que pone en relación la carencia de esta vitamina con la gravedad de la infección por coronavirus ni hay acuerdo en la comunidad científica sobre si tomar un suplemento puede marcar la diferencia a la hora de enfermar o no o tener un cuadro más grave o menos grave. Aún así, un grupo de científicos británicos ha pedido al Gobierno que no se limite a instar a la población a tomar vitamina D, sino que enriquezcan algunos alimentos de uso común.

Hay alimento ricos en vitamina D, pero un grupo de científicos británicos propone que se enriquezcan otros comunes como el pan y la lecha para combatir el coronavirus. (Foto: Getty Images)
Hay alimentos ricos en vitamina D, pero un grupo de científicos británicos propone que se enriquezcan otros comunes como el pan y la lecha para combatir el coronavirus. (Foto: Getty Images)

Según señala The Guardian, la mitad de los británicos tiene deficit de esta vitamina y el consejo del Ejecutivo de Boris Johnson a la población es que tomen suplementos. Sin embargo, esta recomendación no se sigue y tras varios estudios poniendo de manifiesto que pacientes graves de COVID-19 tienen niveles bajos de vitamina D, un grupo de investigadores encabezado por el doctor Gareth Davies ha instado a las autoridades a ir un paso más allá a la hora de asegurarse de que los ciudadanos aumentan sus niveles de esta vitamina que produce el organismo como respuesta a la luz solar.

Lo que solicita concretamente Davies el enriquecimiento de algunos alimentos como la leche y el pan, imprescindibles en la cesta de la compra. “En mi opinión, está claro que la vitamina D no solo podría proteger contra la gravedad de la enfermedad, sino que también podría proteger contra la infección. La fortificación de alimentos necesitaría una planificación cuidadosa para implementarse de manera efectiva, particularmente porque las personas ahora están tomando suplementos. La elección de los alimentos adecuados para fortificar debería hacerse con cuidado”, puntualiza Davies en declaraciones recogidas por The Guardian.

Enriquecer alimentos es algo que ya se hace. Como recuerdan desde el citado diario británico, algunos cereales del desayuno cuenta con un ‘añadido’ en vitamina D y otros alimentos como la harina blanca, por ejemplo, están enriquecidos con vitaminas B1 y B3. Sin embargo, a día de hoy la postura oficial del Ejecutivo británico es no seguir el consejo de Davies.

“Las empresas son libres de fortificar productos alimenticios con vitamina D y ya lo hacen con varios alimentos, incluidos muchos cereales para el desayuno. Public Health England recomienda a las personas que tomen un suplemento de vitamina D durante el otoño y el invierno y esto es particularmente importante este año, ya que muchas personas pueden haber pasado más tiempo en interiores debido al COVID-19”. Esta ha sido la repuesta de un portavoz del Departamento de Salud y Asistencia Social británico al requerimiento de este grupo de científicos.

El profesor de infecciones respiratorias en la Universidad Queen Mary de Londres, Adrian Martineau, está al frente de un estudio llamado Coronavit con el objetivo de determinar la importancia de la vitamina D en relación con el coronavirus. Preguntado por la sugerencia de sus colegas, ha respondido que si bien “el gobierno recomienda que toda la población tome suplementos de vitamina D en los meses de invierno, y aquellos en grupos de alto riesgo los tomen durante todo el año” hay mucha gente que no lo hace y que incluso a él mismo, que está implicado en el asunto, se le olvida en ocasiones. Por eso considera que “la fortificación es una forma realmente buena de eliminar la deficiencia”.

La relación demostrada a día de hoy entre coronavirus y vitamina D es que se ha detectado su déficit en un alto porcentaje de pacientes ingresados por COVID-19, pero cabe aclarar que no existe una relación de causalidad. Es decir, no está demostrado que tener déficit de vitamina D implique un mayor riesgo ni que tomar un suplemento de la misma reduzca las posibilidades de contagio.

EN VÍDEO | Merkel avisa de que el sistema sanitario se acerca a su límite