Viripaev: "El boicot a la cultura rusa tiene que ser selectivo"

·3 min de lectura

Barcelona, 11 may (EFE).- El dramaturgo Ivan Viripaev, cuyas obras están prohibidas en su Rusia natal y que se ha significado como activista contra el régimen de Vladímir Putin, cree que Europa debería "actuar más decididamente en el sentido militar" y menos radicalmente contra los artistas rusos, "porque no todos defienden a su gobierno".

En una entrevista con Efe, Viripaev, uno de los máximos exponentes del Nuevo Drama Ruso, ha defendido que el boicot a la cultura rusa "debería ser selectivo, porque no es lo mismo un artista que cobra del ministerio de Cultura ruso que el que se pronuncia en contra".

En este sentido, ha puesto el ejemplo del director de cine Andrey Zvyagintsev, "que lleva años luchando contra el autoritarismo en Rusia y sólo le falta que ahora se lo agradezcamos prohibiéndole sus obras en Europa".

El propio Viripaev, que vive exiliado en Polonia y se define como apátrida porque ha renunciado a la nacionalidad rusa pero todavía no ha finalizado los trámites para obtener la polaca, teme que le afecte el boicot, a pesar de su firme apuesta contra la guerra y su apoyo a los refugiados ucranianos.

De momento ningún país, a parte de Rusia, ha prohibido sus obras y esta semana ha visitado Barcelona porque el centro de artes escénicas La Perla 29 acoge las representaciones de "Unes abraçades insuportablement llargues" (Unos abrazos insoportablemente largos), un texto sobre la insatisfacción vital.

Viripaev es una autor prolífico que ha creado decenas de obras de teatro y cine en los últimos 25 años, pero desde que empezó la guerra de Ucrania no ha escrito ni una línea.

"No sé qué escribir, no tengo palabras, es una tragedia terrible -ha confesado-. Es el acontecimiento más fuerte que he vivido nunca, más que la muerte de mi madre, más que el nacimiento de mi hijo".

En su opinión, "Europa debería de actuar de forma más decidida en el sentido militar, porque no se puede llegar a un acuerdo con Putin negociando, no entiende las palabras".

El dramaturgo está en contra de la guerra, pero, en las circunstancias actuales, cree la única manera de solucionar el conflicto es "derrotar militarmente" al ejército ruso, "porque de lo contrario, volverá a pasar".

En paralelo, el papel de la cultura debe ser "arrojar luz en la oscuridad", ya que "las guerras hacen emerger lo peor del ser humano y polarizan, haciendo que todo se vea o blanco o negro.

En este contexto bélico, "los artistas tienen que estar ahí para mostrar que también hay luz y trabajar para llegar a la posguerra con un bagaje que nos permita construir algo mejor".

La guerra de Ucrania no es un hecho aislado, ha asegurado, sino "la consecuencia del antropocentrismo y del etnocentrismo tan arraigado en nuestros valores".

"El ser humano de nuestros días no encuentra el sentido de la vida y lo busca en el concepto de nación, en ideologías políticas o en el grupo del que forma parte", añade.

Esto, sumando a que "no sabemos comunicarnos de una manera agradable, sin intentar convencer, sólo dialogar", nos lleva a la violencia.

"Es como las peleas entre hinchas de equipos de fútbol. Hay gente del Barça que es capaz de pelearse a golpes contra los del equipo rival y después decir estar en contra de la guerra de Ucrania, sin darse cuenta de que las dos violencias son lo mismo, con la diferencia de que unos usan bombas y otros sus puños", ejemplifica.

"Si no nos quedamos atrapados en el etnocentrismo y en el antropocentrismo -augura-, quizás tras la guerra seamos capaces de cambiar de paradigma y dar un paso hacia luz, pero antes tenemos que entender que la jerarquía que pone al hombre, creado por Dios, en la cumbre, a la mujer después, a los animales después y los seres inanimados al final, es acientífica y nos ha llevado al callejón en el que estamos ahora".

Rosa Díaz

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente