Violeta y Fabio dan rienda suelta a su pasión: ¿Qué necesidad había de mantener sexo delante de las cámaras?

Tras el fichaje bomba de Isabel Pantoja por Supervivientes 2019, que tanta expectación causó a los seguidores del programa de supervivencia estrella de Telecinco, y después de cinco galas, parecía que la edición se estaba desinflando a pesar de mantener unos magníficos resultados de audiencia.

Sin embargo, ahora que el interés se estaba perdiendo, aunque la tonadillera se siga empeñando en acaparar titulares frente al resto de sus compañeros de Honduras, Violeta ha vuelto a mover ficha. Y esta vez no lo ha hecho sola ¡ejem!

(©Mediaset)

Violeta y Fabio han protagonizado durante el cumpleaños del argentino las imágenes más hot de la historia del programa manteniendo relaciones sexuales frente a las cámaras de televisión, sin importarles que su intimidad fuera compartida por millones de espectadores.

El equipo del reality ha recogido primeramente las cosquillas, besos y caricias de la pareja surgida en Honduras que han conducido a la escena de la que fuera tronista de Mujeres, hombres y viceversa gimiendo y desnudándose sin ningún tipo de pudor. Lo que nos faltaba por ver tanto por parte de los concursantes como de la cadena que difunde los vídeos sexuales.

Por si estas imágenes no fueran lo suficientemente fuertes, la superviviente, que esta semana está nominada, ha decidido compartir los detalles de su apasionado encuentro sexual con su compañera Mahi, y por ende, con todos los espectadores. "De cintura para abajo es TOP. Lo vi perfecto el tema. De cosa media tirando para arriba", ha recalcado refiriéndose claramente al miembro de su nuevo novio Fabio. “Si folla a tope en una esterilla de mierda, imagínate en una cama. Yo es que flipaba. ¿Cómo podemos tener esta energía si llevamos un mes y medio sin comer?”, continuaba la joven.

No es por ser pudorosos pero ¿no os parece completamente innecesario y gratuito el espectáculo que están montando Violeta y Fabio? Supervivientes es un formato que, como la propia palabra indica, encuentra su razón de ser en la superviviencia aunque por ediciones anteriores sabemos que el juego de ciertos personajes televisivos acaba convirtiéndoles en finalistas como fue el caso de Alba Carillo y Laura Matamoros que pasaron de ser archiemigas a friends forever. ¡Y eso que la expareja de Feliciano López amenazó con abandonar la isla al principio del concurso! Por no hablar de Sofía Suescun que, para sorpresa de los espectadores, acabó aliada a Raquel Mosquera y se convirtió en la ganadora de Supervivientes 2018 tras coronarse como la protagonista absoluta de cada culebrón que sucedía en La Palapa.

Violeta parece seguir los pasos de la ganadora de Gran Hermano 16, sin embargo tras sus últimos movimientos cualquiera diría que está buscando más fama o quedarse en el concurso a toda costa, utilizando la típica táctica del romance “reality-ero” como una de las perlas que hagan que la audiencia le permita quedarse. Pero ¿no se preguntan si no aprendió nada de las decenas de ediciones del concurso de telerrealidad, producido por Zeppelin TV, y de todos los edredonings que tuvieron lugar en la casa de Guadalix de la Sierra o, incluso, en el propio formato en el que actualmente participa: concursantes buscando su momento de intimidad en silencio, tapaditos, para proteger tanto a su familia como sobre todo su imagen.

En este sentido, me echo a reír recordando a la propia Violeta envuelta en un mar de lágrimas en la segunda gala del concurso. La superviviente dejó a Jorge Javier Vázquez con la palabra en la boca y amenazó con abandonar porque se encontraba muy preocupada por lo que los espectadores pudieran pensar de ella. “Seguro que van a estar diciendo que soy una guarra, una golfa, me van a estar diciendo de todo. Tengo miedo porque no sé que se está diciendo fuera”, comentaba. Pero viendo su último derroche de pasión ¿en qué quedamos?

Porque dime, ¿qué necesidad tuvo de romper en directo con su novio Julen? Me parece respetable que quiera dar prioridad a sus sentimientos, porque la vida es muy corta como para amar a medias, pero de ahí a montar un guirigay televisivo son palabras mayores. Sobre todo porque no es la primera vez que protagoniza un titular por sus bullas. Basta con recordar el encontronazo con Jordi González, que la acusó de no comer tras ser evacuada de la isla, y especialmente su abandono del programa por “un problema personal” que resultó ser un un falso positivo en la prueba de embarazo. Y de su liada vergonzosa con Carlos Lozano, otro que le gusta actuar delante de las cámaras más que a un tonto un lápiz, mejor ni comentamos.

Tras ser testigos de varios edredonings televisivos ¿había necesidad de mantener sexo ante la cámara tan abiertamente? No podemos creernos que lo hicieron inconscientes porque están en un reality rodeados de cámaras. ¿O es que todo vale hoy en día por obtener fama y minutos de televisión? Ahora sólo quedar pedir un minuto de silencio por la cámara que tuvo que aguantar in situ este encuentro sexual que tanta polémica ha generado.

Y tú, ¿consideras que Violeta y Fabio están montando un show? ¿O podemos excusarlos como amantes llevados por la pasión?

Para seguir leyendo:
Violeta la monta gorda en Supervivientes 2019 y le hace una peineta a Dakota
Pantoja hasta en la sopa: la serenata de amor a Violeta y Fabio se roba todo el protagonismo romántico

Imágenes: ©Mediaset