Violeta Isfel por fin se atrevió a compartir su pasado violento y desconocido

Rodrigo Neria Cano
Rodrigo Neria
Foto de Marcos Delgado/Clasos.com/LatinContent via Getty Images

La actriz Violeta Isfel ya había mencionado abiertamente que mantuvo una relación toxica con Rommel Ramírez, el papá de su hijo Omar, pero nunca antes había contado con detalle el tipo de violencia que sufrió con su ex pareja.

En una reciente entrevista en el programa “Confesiones”, la mexicana reveló entre lágrimas la violencia psicológica que sufrió durante su relación y que la orilló a huir con ayuda de sus padres.

Violeta detalló que vivió en unión libre con Rommel y que en su relación siempre se inmiscuía la familia de él, con la cual vivían.

Durante su relato, la actriz comentó, “Yo sabía que quería ser mamá, nomás que no me fijé con quien, evidentemente” y recordó la situación en la que se encontraba, “Mi relación en ese momento empezó a ser rara, él no llegaba, él tenía un alcoholismo terrible, pero yo traía puestos mis lentes rosas y le buscaba una justificación en este afán de salir adelante”.

Justo en ese momento de su vida en pareja, pensó que tener un hijo arreglaría las cosas con Rommel, la actriz hizo una pausa en su relato y dijo que un bebé no arregla nada, “puede que te ayude en lo personal, pero no es la solución a un matrimonio”.

Violeta dijo que cuando le dio la noticia a su pareja de que iba a ser mamá, a él no le hizo mucha gracia. Sin embargo afirmó que vivió su embarazo de una forma muy feliz, “yo viví mi embarazo disfrutándolo muchísimo”.

Sin embargo, tras el nacimiento de su hijo Omar, la actriz apuntó que se le cayó la venda de los ojos y se dio cuenta de que vivía en una realidad con la que no estaba cómoda, “Yo no quería que mi hijo aprendiera a ‘mentármela’ antes de decirme mamá y no por juzgar la manera en la que ellos ven el mundo (la familia de su pareja), pero yo me sentía un bicho raro y dije ‘esto no es lo que quiero’”.

Mencionó que la familia de Rommel quería que ella se pusiera a hacer limpieza antes de dedicarle tiempo a su bebé, algo que aumentó su incomodidad, “Yo recibía regaños, lloraba muchísimo, me sentía súper mal, pero la gota que derramó el vaso fue cuando él intentó ponerme una mano encima”.

Y la actriz contó un episodio que nunca había hecho público, “Una noche Omar pidió una mamila más, que yo no tenía y bajé con él a preparársela. Entonces Rommel baja las escaleras, se enoja, toma a mi hijo, lo arrebata y dice ‘este es un mañoso’, él quería que escarmentara mi hijo de nueve meses sacándolo a la lluvia”.

Violeta aclaró que en ese momento era muy sumisa y nunca contestaba o se oponía a las peticiones de su pareja, pero esa noche reaccionó diferente, “Le traté de quitar a mi hijo y él intentó pegarme. Levantó la mano y le dije ‘me vas a pegar, pégame chingón para que se me note’. Yo jamás contestaba, entonces me dio a mi hijo, y se fue y ahí fue cuando dije ‘¿qué estás haciendo? Esto no es vida’”.

Finalmente explicó que tras ese episodio comenzó a planear su huida para buscar una mejor calidad de vida, “Omar fue el motor más grande. Hoy sé que si no hubiera sido madre, no hubiera tenido la fortaleza de haberme ido de ahí, no sé dónde estaría. Él le dio otro sentido a mi vida, se volvió un motor”, contó entre lágrimas.