Violeta y Fabio tienen un problema de convivencia: "Qué puto asco"

violeta mangriñán y fabio colloricchio se besan en el photocall de los 40 music awards 2022
Violeta y Fabio: su problema de convivenciaGtres

Violeta Mangriñán y Fabio Colloricchio tienen una relación que muchos considerarían envidiable, y es que, a pesar de los problemas de salud, los problemas postparto que ella sigue sufriendo y las discusiones de pareja que tienen como todas las parejas, el amor siempre prevalece. Sin embargo, esas cositas del día a día pueden llegar a sacar mucho de quicio, y una fea costumbre de Fabio ha sacado de sus casillas a la influencer, que tras ver que el 'despiste' de su chico se ha repetido en varias ocasiones, ha acabado confesándolo (con mención y todo) en las redes sociales ante su más de 1'2 millones de seguidores.

"¿Vuestros novios/maridos también usan vuestros cepillos de dientes "sin querer"? Qué puto asco, tío. Fabio, te odio", ha escrito con cara de hartazgo Violeta en sus stories este lunes, bastante hasta las narices de que Fabio ni siquiera mire el cepillo que coge. Para algunas parejas esto no será ningún inconveniente, pero para Violeta sí es un problema por una sencilla razón que le ha explicado a una seguidora, que le ha cuestionado esa actitud si luego va y le besa: "Cuando me cepillo los dientes es precisamente para tenerlos limpios, él fuma y yo no, y no soporto que me deje el gusto a tabaco en mi cepillo", ha revelado.

violeta mangriñán cuenta su problema de convivencia con fabio por el cepillo de dientes
Violeta Mangriñán - Instagram

Lo cierto es que no hay ninguna ventaja a la hora de compartir cepillo, ya que es algo muy poco higiénico: los cepillos están expuestos a muchos gérmenes y bacterias, y pueden desarrollar microorganismos que viven 'alojados' en ellos a partir de la flora bucal de cada uno y la suciedad que dejamos en ellos tras lavarnos los dientes. Un truco para evitar esa 'contaminación' es lavar los cepillos con agua y bicarbonato sódico una vez a la semana, aunque si te lo puedes permitir, por alrededor de 20 euros, un esterilizador de rayos UV es la mejor solución.