Vinicius también sufre en su debut con Brasil

Kevork Djansezian/Getty Images

No está siendo el mejor arranque de temporada para Vinicius, pues al chico poco a poco se le está borrando la sonrisa. Tras su tempestuosa entrada en el primer equipo del Real Madrid el año pasado, el extremo brasileño ha ido perdiendo gas, y nueve meses después, su aporte sobre el terreno de juego está dejando mucho que desear.

Tanto que hasta su debut con Brasil se ha visto marcado por su triste momento de juego.

El joven atacante estaba ansioso por dar un paso que llevaba tiempo esperando dar. Tite le convocó a finales de febrero pasado para los amistosos ante Panamá y la República Checa en plena fase de efervescencia con el Real Madrid. Santiago Solari había confiado en él y cada partido con su club era una demostración de fuerza y habilidad de un chico que todavía tenía 18 años. Sin embargo, la inoportuna lesión que sufrió en la Champions League contra el Ajax le dejó fuera de combate y se perdió esa convocatoria, además de no llegar a tiempo para ser de la partida en la Copa América.

Más allá del revés que esto significó a su ilusión —y seguramente también a su ego— Vinicius contó con todo el verano para ponerse a punto y descansar antes de la que se esperaba que fuera su gran temporada. Este año el brasileño tenía que demostrar que aquellas exhibiciones de potencia y magia no fueron un espejismo —el recuerdo de Robinho y su increíble debut ante el Cadiz no es fácil de olvidar—, sino que su falta de gol no era algo por lo que preocuparse, que con minutos de juego el punto de mira se afinaría.

Sin embargo, tras una mala pretemporada y un dubitativo arranque de Liga con el Real Madrid, su debut con la canarinha tampoco fue el esperado.

En un partido disputado en Los Ángeles, California, contra Perú, Vinicius entró al campo en el minuto 29 de la segunda mitad sustituyendo a Richardlison. Será un momento que jamás olvidará, pero a partir de ahí, casi todo le salió mal.

Con el 19 a la espalda, el joven extremo conectó muy bien con Neymar nada más entrar en juego, a partir de ahí, se vino abajo. Ver su partido con Brasil fue como repasar sus últimos encuentros vestido de blanco: sale con muchas ganas, levanta al público de su asiento en sus primeras jugadas, y luego se difumina hasta acabar pasando desapercibido.

En su primera internacionalidad con el equipo mayor de Brasil Vinicius falló una volea de manera estrepitosa. Lo hizo todo bien, se buscó el hueco, se libró de su marca, posicionó el cuerpo de la manera correcta, pero cuando impactó el balón lo hizo en semifallo. Como le suele ocurrir en el Real Madrid, es ver la portería y llenarse de dudas. Vinicius tiene un problema de ansiedad de cara a puerta y a menos que trabaje en ello, será difícil que llegue a explotar todo su potencial como profesional.

A partir de ese momento la moral de Vinicius cayó por los suelos. No fue capaz de desbordar nunca a Luis Advíncula, el defensor peruano con el que seguramente soñó el jugador del Real Madrid tras su primer partido con la verdeamarelha . El futbolista del Rayo Vallecano hizo gala de su conocida velocidad para arruinar la noche californiana de Vinicius, a quien adivinó cada una de sus intentonas de incursión por la banda izquierda del ataque del pentacampeón del mundo.

De esta manera, lo que se presumía como un bálsamo para el joven delantero, salir de Madrid 10 días, verse arropado por los suyos y hacer, finalmente, su debut con su selección, puede acabar siendo una losa muy pesada en las espaldas de un chico que sin cumplir los 20 años de edad se ha llenado de responsabilidades innecesarias.

Será interesante ver como éste episodio le afecta en su rendimiento con el Real Madrid a corto plazo. No está teniendo un gran inicio de campaña Vinicius y necesita que la suerte le empiece a sonreír para poder encontrar ese balance interno que le dejé sacar el fútbol que lleva dentro.

Zidane no está contando con él de la manera que el brasileño esperaba, pues sólo ha sido titular en el primer partido de Liga a pesar de la baja de Eden Hazard, y al joven se le ve sufriendo más de la cuenta sobre el terreno de juego. No haber hecho un gran partido en la primera oportunidad que tuvo de vestir la camiseta del equipo nacional brasileño seguro que también acabará siendo un lastre sicológico a corto plazo.

Las cosas no le están salido bien a Vinicius Jr., que va a tener que resetearse si quiere continuar con la progresión hacia la que apuntaba el año pasado en el Real Madrid.

También te puede interesar:

Sin "bombas" de última hora, Florentino puede estar preparando el mercado 2020

Florentino puso un circo y le crecieron los enanos

James Rodríguez demuestra que está para el Real Madrid