Viggo Mortensen hizo de villano famoso antes de 'El Señor de los Anillos' pero ya casi nadie se acuerda

Hay papeles que marcan la trayectoria de un actor. Y podríamos decir que Viggo Mortensen estará asociado para siempre a su rol de Aragorn en El Señor de los Anillos, sin importar los años que pasen, ni que a sus manos hayan llegado personajes más interesantes. Claro que este capitán lo desempeñó en una saga que fue un auténtico fenómeno mundial, tres películas de larga duración que enloquecieron a los seguidores del universo de J. R. R. Tolkien. Sin embargo, antes de visitar la Tierra Media, Mortensen ya había formado parte de otra saga de éxito, aunque pocos lo recuerdan. Una serie de películas que ahora vuelven a estar de actualidad por el estreno de una nueva entrega en Netflix. Hablamos de La Matanza de Texas.

Es frecuente que muchas estrellas del celuloide den sus primeros pasos en películas de terror de bajo presupuesto, incluso en sagas de sobra conocidas. George Clooney, por ejemplo, fue el protagonista de la segunda parte de El Ataque de los Tomates Asesinos. Paul Rudd huyó de un famoso asesino enmascarado en Halloween: la maldición de Michael Myers, Leonardo DiCaprioparticipó en Critters 3, Kevin Bacon fue de los primeros en morir en el campamento Cristal Lake de Viernes 13, y a Viggo Mortensen le tocó ser un malo malísimo en La Matanza de Texas 3.

Viggo Mortensen
Viggo Mortensen estará asociado para siempre a su rol de Aragorn en El Señor de los Anillos (Photo by Franziska Krug/Getty Images)

La Matanza de Texas fue una película de bajo presupuesto dirigida por Tobe Hooper en 1974, y en una fábula de terror que bebe de Hansel y Grethel. Si en el famoso cuento de hadas unos chicos piden refugio en una casa que se encuentran en mitad del bosque y donde vivía una villana bruja que se alimentaba de niños, aquí unos jóvenes van a pasar unos días a una casa de campo en la que descubren que los habitantes de la casa de al lado son caníbales. Esta película, que para sorpresa de todos fue un éxito, nos presentó a uno de los más desalmados monstruos del cine, Leatherface o Cara de Cuero, un corpulento asesino que suele acabar con sus víctimas enfundando una sierra mecánica, la cual da título a su versión original (The Texas Chain Saw Massacre, La masacre de la sierra mecánica de Texas).

Hooper dirigió una segunda parte, en la que el tío de una de aquellas víctimas investigaba qué sucedió, una cinta protagonizada por Dennis Hopper que daba un giro hacia la comedia negra. Vio la luz en 1986, y en 1990 llegaría La Matanza de Texas III, en la que Viggo Mortensen encarnó a Tex Sawyer. Un vaquero que en apariencia está cuerdo, pero que de un momento a otro se le pueden cruzar los cables y liarla parda.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Si antes mencionábamos El Señor de los Anillos es por una poderosa razón: existen varias casualidades que unen a esta saga con La matanza de Texas III. Al parecer, Viggo Mortensen no fue la primera opción para hacer de Tex, pues hizo un casting terrible, pero el actor elegido se bajó del proyecto y así finalmente le vimos en el largometraje. Lo mismo que le pasó con el personaje de Aragorn, pues la primera opción era el actor Stuart Townsend, quien fue despedido por ser demasiado joven para el personaje, y por eso acabó luchando en la Tierra Media. Por cierto, que esta tercera parte de las andanzas de Cara de Cuero fue dirigida por Jeff Burr, pero mientras se buscaba director la productora New Line Cinema consideró entregar la claqueta a un tal Peter Jackson, que estaba empezando a hacer cine gore en Oceanía. El mismo que una década más tarde dirigió El Señor de los Anillos. También se tanteó a Tobe Hooper, pero estaba trabajando en otro largometraje y no podía compaginar.

La matanza de Texas 3 (que en versión original tiene el subtítulo de Leatherface) está a medio camino entre la secuela y el remake de la original, y nos vuelve a contar desde cero cómo unos jóvenes tienen el infortunio de hacer una parada en una casa de caníbales. Y todo porque Tex (Mortensen), que trabaja en una gasolinera, tuvo a bien recomendarles que tomasen una ruta alternativa con su vehículo.

La película fue destrozada por la crítica. No tenía ese realismo malsano de la original, ni tampoco ese punto de comedia de la secuela (la cual ignoró por completo). Hubo muchos problemas con el director durante su rodaje (fue despedido y vuelto a contratar más tarde, porque nadie se quería hacer cargo de dirigirla) y en la sala de montaje sufrió muchos cortes porque se pasaba de violenta. “La productora se acobardó y eliminó las escenas más aterradoras y espantosas, y terminó siendo una película bastante incoherente”, diría Mortensen en una entrevista en 2001 a un medio danés.

Con el paso de los años sí que podemos considerar a La Matanza de Texas III una película de culto dentro del universo del terror, por muchas razones. No solo porque Viggo Mortensen luciese palmito como un sádico vaquero, sino porque también estaban por allí Ken Foree (Zombie, La casa de los 1000 cadáveres), o la pequeña Jennifer Banko, una niña que forma parte del clan caníbal y que ya había salido en la saga de Viernes 13. Y siguiendo con esas mismas pelíclas, destacar que Kane Hodder, Jason en varias entregas, fue el doble de Cara de Cuero, aquí interpretado por Bill Johnson. Y sin olvidar el cameo de Caroline Williams, la ‘final girl’ de la segunda parte.

Es una cinta llena de errores y fallos (hasta se ve la cámara reflejada en alguna ocasión), pero que a pesar de sus carencias -ni siquiera estaba rodada en Texas, sino en California- destilaba mucho amor hacia la original. Los amantes del terror disfrutan con todos los guiños que hay, como ese armadillo atropellado, la escena del bosque, la fotografía de la polaroid y otros muchos detalles.

De todo el elenco, a Viggo Mortensen fue de lejos al que mejor le fue. Continuó coqueteando con el cine de terror más clásico con un papel en el remake de Psicosis, y luego protagonizó numerosos proyectos, fue nominado en tres ocasiones a los Premios Óscar, en cuatro a los Premios Globo de Oro y una vez a los premios Goya, por su trabajo en Alatriste. Para este 2022 tiene pendiente el estreno de un par de películas, está filmando otra y alguna más tiene en el tintero. Así que por suerte nos queda Viggo para rato. Y puestos a soñar, nos gustaría volver a verle en el futuro en alguna más de terror. Y si tiene que ver con caníbales en Texas, mejor.

Más historias que te pueden interesar: