Un vídeo viral sobre Ferreras evidencia el alarmismo excesivo sobre el Covid-19

·4 min de lectura

Por Begoña Mena.- El presentador de laSexta, Antonio García Ferreras, lanzó este martes en directo una última hora sobre la aparición de una “nueva cepa” de gripe aviar en China en su magazine matinal, Al Rojo Vivo. Pero allí se encontraba uno de sus colaboradores habituales, el politólogo Pablo Simón, cuya reacción de incredulidad ante el alarmismo de la noticia simbolizó el hartazgo general que se percibe en torno a las noticias relacionadas con la pandemia.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Twitter no disponible por tus preferencias de privacidad

El vídeo se hizo viral en poco tiempo y, por supuesto, las redes se han llenado de críticas. Y no es de extrañar. Al Rojo Vivo se pasó de frenada y no midió el impacto de su mensaje, dando la noticia como si fuera una alarma más de Covid-19, indicando esa tendencia aparentemente establecida a la hora de hablar de Coronavirus.

Este tipo de mensajes se unen a muchos otros que parecen empeñados en señalar la amenaza constante del virus sobre nuestras cabezas. Del Covid-19 o de cualquier enfermedad ultra contagiosa que va a acabar con la humanidad. Por ejemplo, ahora que están vacunados los más vulnerables, el foco se pone constantemente en el peligro para los jóvenes en lugar de evidenciar que esto se debe al efecto de la vacunación. Es cierto que hay un virus y es cierto que nos ha golpeado muy fuerte, pero el enfoque en programas informativos de televisión, en la situación actual, no acaba de parecer muy equilibrado cuando la tendencia general es la de alarmar.

Desde que empezó la pandemia y durante todos estos meses hemos estado enganchados a los programas de información porque a cada minuto nos dejaban con la boca abierta. Nada nos había afectado de manera tan global y directa, y la maquinaria de los programas se ha ido acostumbrado a producir noticias de consumo rápido al más puro estilo de un reality. Pero ya no estamos en esa situación. Así que, cada vez más, los espectadores de este tipo de programas critican el exceso de amarillismo sobre estos datos y que siempre se están moviendo más por el lado de la exageración, con su consecuente descrédito.

En contraposición están apareciendo perfiles en redes como el de Miguel Ángel Reinoso, un chico vallisoletano de 27 años (que hace apenas un año contaba con 200 seguidores y ahora son más de 70 mil en Twitter), convertido en referencia informativa de los números del Covid-19. Reinoso suele criticar bastante a los medios por este tipo de tratamientos exagerados y dramáticos y pone un punto de realidad y de veracidad a todo este entramado mediático que sigue la inercia de vender noticias “a toda costa”.

De hecho acaba de publicar un tuit con un mensaje enviado por un periodista, que le ha pedido anonimato, y que justo hace referencia a esta situación en la cual se manipula más que se informa. Este periodista señala la falta de rigor en el tratamiento de los datos, por ejemplo, sobre presión hospitalaria o sobre trombos, confirmando que los datos que se presentan a los espectadores se comparan sólo con los del día anterior. Dice Reinoso al respecto: “esto es lo que llevan haciendo algunos de comunicación toda la pandemia, por desgracia, no es el primer testimonio que me llega…”.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Incluso enmienda la plana a algunos medios como ABC que ha publicado: Los jóvenes son los que están llenando ahora los hospitales por el COVID; dando titulares alternativos que, a su parecer y como buen amante de las matemáticas, cree que se ajustan más a la realidad en la evolución de la pandemia, porque parece que esto no es exclusivo de los programas de televisión: "las vacunas funcionan, y por ello, los jóvenes cada vez representan un mayor porcentaje de los ingresados, por lo tanto, está bajando la edad media de los hospitalizados".

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Incluso el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, en su rueda de prensa del pasado lunes por la tarde, hizo referencia al papel de los medios en la elección casi masiva de la segunda dosis de AstraZeneca. El epidemiólogo cree que la población ha estado muy influida en su decisión por los medios de comunicación: “el tema de la segunda dosis se ha utilizado de muchas maneras, por parte de los diferentes grupos políticos, de los lobbies que tienen intereses, de los medios de comunicación que tienen su propia línea editorial además de sus patrocinadores determinados…”.

Meter miedo y buscar siempre el titular más impactante sobre enfermedades contagiosas y sobre los datos del Coronavirus, en particular, no es periodismo de calidad ni tampoco la mejor manera de tener credibilidad cómo fuente informativa. Hablamos de algo serio y hace falta más austeridad y precisión a la hora de enfocar la evolución de la pandemia. Es apremiante que programas como Al Rojo Vivo dejen de cebar el argumento del peligro inminente y reflexionen sobre los efectos del pánico que pueden crear ciertas afirmaciones y enfoques de la realidad. Se hace muy, pero que muy necesario repensar y ya la forma de hablar sobre el COVID.

Más historias que te pueden interesar: