VIDEO | Efraín Álvarez y cómo su falta de respeto pudo costarle a México el pase a la Final del Mundial Sub 17

Efraín Álvarez. / Foto: Getty Images

En encuentros tan importantes como una semifinal de una Copa del Mundo de fútbol, en el que se juega un prestigio futbolístico y apenas se están edificando las bases de la carrera de un atleta, ineludiblemente se deben tener los pies bien puestos sobre la tierra y la cabeza fría.

Sin duda el gol de Efraín Álvarez, que significó el empate de México que se jugaba el pase a la final contra Holanda, fue de gran manufactura y de suma importancia, no debió afectar la actitud del jugador que cabe decir, no cambió su ánimo.

Video: Eduardo García: el niño héroe que llevó a México a la Gran Final del Mundial Sub 17

Holanda había abierto el marcador apenas unos minutos antes cuando una falta a escasos metros de su área dio la oportunidad para que México pudiera encontrar el gol que se le negó durante los 78 minutos previos, pues el Tri juvenil no había jugado el mejor encuentro de su historia y en la segunda mitad se vio opacado por un juego versátil y agresivo de la selección que vestía de naranja.

Fue un tiro precioso, certero, que evidencia técnica y no suerte, que muestra un buen trabajo en la creación de figuras en el fútbol de la MLS, pues cabe mencionar, Álvarez juega para México, pero nació en Los Ángeles, California y juega para el LA Galaxy, al lado de Jonathan Dos Santos y Zlatan Ibrahimovic, entre otras estrellas del equipo angelino.

El tiro cubrió una distancia de más de 20 metros y se alojó en lado derecho del arquero Raatsie, quien hizo más espectacular la anotación al volar casi los 7.32 metros que mide la portería de largo. Quizá pudo haber hecho más, pero confió demasiado en su barrera que no cubrió la suficiente altura para detener el disparo.

VIDEO | Jugador de fútbol americano colegial fue expulsado tras brutal jugada en la que golpeó en la nuca al rival

Parecía que Álvarez sería el héroe mexicano en Brasilia y la confianza era tal, que fue el primero en comenzar la tanda de penales. Recién había anotado un golazo, estaba motivado, estaba crecido, la emoción hacía latir más su corazón y el de miles de aficionados mexicanos que lo veían tirar ese penal.

“No falles, Álvarez”, emulando el “no falles, Borja”, de Fernando Marcos sobre Enrique Borja en Inglaterra 66.

Y falló. Y lo hizo de la forma más grosera que un jugador de 17 años puede hacerlo. Lo hizo de la forma burlona y poco profesional de ejecutar un penal, el infame estilo ‘Panenka’ que ha dejado en ridículo a muchos futbolistas y en el camino a muchos otros equipos. No es un arma de dos filos el tirar un penal así, es sólo sinónimo de arrogancia, de la nula idea del fútbol asociación, pues una pifia de este tamaño puede afectar el trabajo de todo un equipo.

México iniciaba con una gran falla la tanda de penales. La estafeta de héroe la pasó Álvarez con ese desacierto, a Eduardo García, quien se puso un disfraz de muro de ladrillos y detuvo tres disparos holandeses.

Eduardo García y Efraín Álvarez. / Foto: Getty Images

A la postre México pasaría a la Gran Final de este Mundial y la acción de Álvarez quizá le deje una gran lección al jugador, como nos dejó todo un melodrama a los aficionados mexicanos.