Así son María y Tomás, los religiosos escuderos de Victoria Federica

·8 min de lectura

Desde que hace un par de meses Victoria Federica decidiera abrir su perfil de Instagram y comenzar a posar en photocalls, todas las miradas están centradas en la hija de la infanta Elena y don Jaime de Marichalar. Cualquier foto que sube a su feed es mirada con lupa, sus gestos a la hora de posar en un evento, el vestido que elige y sus compañías están siendo examinadas cada día. Sin duda, en estos momentos, la nieta de don Juan Carlos necesita rodearse de su gente de confianza y además de su novio, el dj Jorge Bárcenas, Victoria Federica cuenta con dos leales escuderos que son su gran apoyo desde hace años

MADRID, SPAIN - OCTOBER 12: Tomas Paramo and Victoria Federica during the bullfight at Las Ventas on October 12, 2021 in Madrid, Spain. (Photo By Jose Velasco/Europa Press via Getty Images)
MADRID, SPAIN - OCTOBER 12: Tomas Paramo and Victoria Federica during the bullfight at Las Ventas on October 12, 2021 in Madrid, Spain. (Photo By Jose Velasco/Europa Press via Getty Images)

Se trata de María García de Jaime y Tomás Páramo. Los jóvenes han ido labrándose una carrera en el mundo de las redes sociales y además de amigos de la sobrina de Felipe VI, podrían estar siendo ahora sus mejores consejeros a la hora de mostrarse natural y divertida en lnstagram. Porque ellos de eso saben y mucho. La pareja son dos de los influencers más top de nuestro país y poco a poco se han hecho un hueco entre las marcas para anunciar sus productos en sus respectivos perfiles. 

Tanto María como Tomás tienen 25 años y pese a su juventud, han tenido que superar algunas adversidades en los últimos tiempos. Su historia de amor podría protagonizar una novela, ya que se conocieron cuando estudiaban Bachillerato y comenzaron siendo amigos. Ahí solo tenían 16 años y poco a poco fueron dándose cuenta de que lo suyo era algo más que una bonita amistad. Hace siete años empezaron a salir como novios y cuando solo llevaban nueve meses de relación sentimental, María se quedó embarazada. La noticia les hizo tener muchas dudas pero siempre supieron que querían tener ese bebé. Ambos son muy religiosos y nunca se les pasó por la cabeza no hacerlo pese a las dificultades a las que tendrían que enfrentarse desde ese momento. 

Acababan de empezar la universidad (María, Derecho, y Tomás Publicidad), y de repente tuvieron que madurar a marchas forzadas. Solo tenían 18 años y la responsabilidad les llegó de golpe. Ellos mismos contaron unos años después su experiencia como padres jóvenes en el libro Botas de colores para días de lluvia. Los nueve meses de embarazo no fueron sencillos para María, que tenía muchos miedos y angustias de cara a la maternidad y a cómo le cambiaría la vida con el nacimiento de su primer hijo. “Nada más enterarme de que estaba embarazada sentí que tenía que madurar de golpe y eso fue muy complicado de asumir. Tenía muchos miedos y no veía justo que tuviera que renunciar a salir con mis amigas o a seguir estudiando, por ejemplo”, decía en Divinity. “Tienes otras expectativas. Viajar, seguir con tus estudios, irte de Erasmus, salir todas las noches… Pero no cambiaría nada por no tener a Tomi", añadía él.

MADRID, SPAIN - JUNE 12: Maria Garcia de Jaime and Tomas Paramo arrive at Martin's christening on June 12, 2021 in Madrid, Spain. (Photo By Raul Terrel/Europa Press via Getty Images)
MADRID, SPAIN - JUNE 12: Maria Garcia de Jaime and Tomas Paramo arrive at Martin's christening on June 12, 2021 in Madrid, Spain. (Photo By Raul Terrel/Europa Press via Getty Images)

Sus padres les apoyaron desde el minuto uno y la pareja se marchó a vivir unos meses en casa de los padres de Tomás y otros en los de María, algo que provocó un nuevo caos en sus jóvenes vidas. Pero en marzo de 2016 todos sus miedos se despejaron con la llegada del pequeño Tomi, que es el centro de sus vidas y su gran aliciente para pelear con uñas y dientes por su familia. Durante los tres años siguientes, Tomás, María y su hijo vivieron con sus padres y mientras tanto se sacaban sus respectivas carreras. Para poder contribuir a la economía familia, cada uno tenía trabajos los fines de semana como camareros o azafatos en bares y hasta en el estadio Bernabéu.

Influencers de lo más tradicional

Fue en 2017 cuando un nuevo giro del destino les hizo tomar un nuevo rumbo inesperado. La pareja estaba de vacaciones en Ibiza con unos amigos y decidieron abrir sus perfiles de Instagram. Subieron una foto juntos y su post lo vieron más de 200.000 personas. Ahí se dieron cuenta de que su vida podría ser interesante para muchos jóvenes con sus mismos problemas, pensamientos y creencias y empezaron a utilizar el hashtag Little Young Family y a subir fotos de su día a día como familia. Sus seguidores empezaron a subir como la espuma y poco a poco las marcas que encajaban con su estilo de vida más tradicional y con fuertes creencias cristianas fueron contactándoles para trabajar con ellos. Hoy es su modo de vida y cuentan con un millón de seguidores entre los dos. 

Tanto María como Tomás hablan de su fe con absoluta naturalidad. “Los mensajes de nuestros seguidores que más ilusión nos hacen son los que nos transmiten que gracias a nosotros cada día se acercan más a Dios. En este mundo todo se juzga pero nunca hemos recibido una mala respuesta por hablar de nuestra fe. Hablamos de Dios, de nuestra fe, de lo que nos ayuda la Iglesia”, comentaban en la web Vida Nueva. Van a misa los domingos y muchos días, después de llevar a Tomi al colegio, el influencer pasa por una iglesia que hay cerca de su casa para rezar unos minutos. 

En sus redes cuentan su día a día, desde que se levantan y organizan los desayunos de la familia hasta los eventos a los que asisten o los problemas que pueden tener para tener la casa ordenada. Les gusta veranear entre Ibiza y Marbella y entre sus grandes amigos, además de María Pombo, se encuentran Belén Écija, la hija mayor de Belén Rueda, Marta Pombo -hermana de María-, las también influencers Marta Lozano y Teresa Andrés Gonzalvo, o Daniela Rodríguez.

Una boda muy esperada

Después de empezar a ganar dinero gracias a su trabajo como influencers, María y Tomás pudieron independizarse de sus padres y se instalaron en un piso en el norte de Madrid con su hijo. En 2019, el joven pidió matrimonio a su chica en el jardín de los naranjos de Roma y con la canción Life is Beautiful de Noa de fondo. “Quiero crecer a tu lado, quiero cumplir sueños contigo, y quiero ver como nuestra familia crece, eres un regalo y por eso quiero compartir el resto de mi vida contigo”, escribía María unos meses después en la fiesta de pedida que organizaron en La borda del Mentidero, el mismo restaurante en el que también hicieron la suya dos de sus mejores amigos, la también influencer María Pombo y Pablo Castellanos.

Se casaron el 13 de septiembre de 2019 en la ermita de la Virgen de la Paz -de la que ambos son devotos- en Soto de la Moraleja (Madrid) y entre los 500 invitados no faltó Victoria Federica, que lleva siendo amiga de la pareja varios años gracias a su gusto por la moda. María eligió un vestido de la diseñadora Flor Fuertes con inspiración renacentista y un gran velo. Toda la boda tuvo como escenario África, ya que el continente es muy importante para ellos porque Tomás estuvo allí como voluntario cuando era adolescente. Las mesas del convite estaban decoradas con el nombre de los países africanos, entraron al salón a ritmo de la banda sonora de El Rey León y como regalo a los asistentes dieron un muñeco hecho a mano cuyos beneficios fueron a parar a una ONG que colabora en África, lugar (en Kenia) en el que además disfrutaron de su luna de miel los novios.

La llegada de su segunda hija

Justo un año después de su boda, María y Tomás anunciaron la mejor de las noticias: estaban esperando su segundo hiijo. “Después de pedírselo a mi papá y a mi mamá, voy a tener un hermano o hermana”, comentaban con la imagen del pequeño Tomi en un video. Catalina nació el 7 de abril de 2021 en el Hospital Quirón San José de Madrid y tras el nacimiento vivieron uno de los momentos más angustiosos de su vida. Los médicos se dieron cuenta de que la pequeña sufría espasmos del sollozo, provocando una bajada de la saturación de oxígeno, por lo que su estancia en el hospital se alargó durante cinco días y tuvo que ser ingresada en la UCI de neonatos. Afortunadamente, pocos días después abandonaban todos el hospital.

Los mejores consejeros de Victoria Federica

María García de Jaime y Tomás Páramo nunca han 'usado' su amistad con Victoria Federica para aparecer en los medios o ganar popularidad. Más bien al contrario, no les gusta que se les pregunte ya que consideran que ella es una amiga más y no quieren que se pudiera pensar que se 'aprovechan' de alguna manera de esa relación tan cercana. En la primera aparición pública de la hija de la infanta Elena en Sevilla, María y Tomás estuvieron con ella durante todo el viaje y el evento de una conocida revista de moda.

Su amistad viene de lejos. Les vimos en la puesta de largo de Victoria Federica en junio de 2019 y ella ha asistido tanto a su boda como al bautizo de su segunda hija, acto al que fue con su novio que además se encargó de poner música durante la comida. En septiembre, la nieta de doña Sofía celebraba su 21º cumpleaños en casa de sus dos grandes amigos y Tomás subía algunos stories de la comida en la que le cantaron el Cumpleaños Feliz, sopló una vela en un brownie de chocolate y se lo pasó en grande con las monerías de la pequeña de la casa.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente