Víctor Janeiro hace historia en 'Pesadilla en el paraíso' (y no como cualquiera esperaría)

Víctor Janeiro en 'Pesadilla en el paraíso' (Twitter/@pesadillaparais)
Víctor Janeiro en 'Pesadilla en el paraíso' (Twitter/@pesadillaparais)

Después de casi tres meses de estancia en Pesadilla en el paraíso, Víctor Janeiro se ha convertido, sin quererlo ni buscarlo, en el protagonista del reality. El torero está en boca de todos ante un hecho que tiene a todos perplejos y a algunos muy enfadados. El marido de Beatriz Trapote está en primera línea de fuego por un hecho histórico hasta el momento en un reality. Ha batido todos los récords y, sobre todo, ha protagonizado una situación que nos tiene a todos en vilo. Su participación supone un antes y un después en la historia de este formato.

Lo de Víctor es digno de estudio. El participante más trabajador de la edición según sus propios compañeros merece una mención especial. Ha alcanzado un hito hasta ahora no visto en ninguna edición de ningún programa de telerrealidad de los últimos tiempos, al menos que yo me acuerde. Algo así sería imposible de olvidar. Por eso, sin proponérselo, se ha convertido en uno de los personajes que más han dado de qué hablar y más críticas ha recibido.

El motivo tiene mucha tela que cortar y está trayendo cola en cada debate. Si no, que se lo pregunten a su mujer, una defensora de lujo que está siempre a la altura de las circunstancias. Pero lo sucedido con Víctor empieza a superarle y últimamente no sabe muy bien por dónde salir. La periodista ha hecho todo por dejarlo bien y cubrirle las espaldas, pero lo sucedido este miércoles hizo saltar hasta a Carlos Sobera con un comentario que la dejó bastante fuera de juego en el que daba a entender lo cortas que serían sus discusiones en casa. Aunque ella suele salir muy bien del paso, su cara empieza denotar cansancio ante el asunto.

Por todos es sabido que Víctor es un concursante de todo derecho, aunque no se le vea nunca. Es quien menos ha aparecido en imágenes en todo el reality y quien menos videos ha dado. Y si lo ha hecho, ha sido por las provocaciones de los demás o porque estaba en el cuadro de la cámara, es decir, por pura casualidad. Hay galas en las que ni siquiera ha aparecido ni le hemos escuchado. A veces es tanta su ausencia presencial, que uno se llega a olvidar de que está por allí.

No entra en peleas ni juegos de ningún tipo, no se moja, no participa en casi nada que no sea orquestado por el programa. Razón por la que Nagore Robles le ha bautizado como 'estafa de concursante' y ha provocado un constante rifi rafe entre ella y Trapote. Estamos casi en la final y Víctor sigue allí sin haber hecho nada resaltable, al menos desde el punto de vista de generar contenidos, y eso tiene a muchos muy cabreados.

Lo más curioso de todo, y lo que le hace protagonista absoluto es que, cada vez que sale alguien expulsado en la gala de los miércoles y llega a plató el domingo, todo son amores para Víctor. Aunque como concursante es un cero a la izquierda por no entrar en polémicas, aporta algo lo que al resto le falta: equilibrio y buena convivencia, además de ser un trabajador nato gracias al cual en la mayoría de las ocasiones la granja sale a delante. Como hombre de campo, es quien mejor y más desempeño tiene, y usa esas herramientas y conocimientos para enseñar a todos, orientarles y que todo ruede mejor.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Este miércoles en su intento por posicionarse con el grupo y destacar el mal gesto de Bea y Dani robando patatas en la noche, su argumento fue tan políticamente correcto, que provocó las risas de todos, aunque lo intente, no puede, no va en su naturaleza el conflicto. Entre bromas, fue aquí que Sobera le dijo a Trapote que suponía que sus peleíllas en casa durarían milésimas de segundo por la falta de verborrea del torero a la hora de explicarse y argumentar. No se moja y no quiere quedar mal con nadie. ¿Realmente es así y es que no se atreve ni quiere meterse en berenjenales? Según su mujer, es así dentro y fuera de la casa.

Tal y como explicó Trapote, él no es persona de entrar en conflictos, es un hombre muy cabal, tranquilo y pacífico y jamás lo verán gritar ni fomentar el mal rollo. Una forma de ser estupenda para la vida real pero que en un reality no sirve para mucho. Sin embargo, decimos que Víctor ha hecho historia en este sentido porque es la primera vez que vemos a un participante tan inactivo ser querido y adorado tanto por sus compañeros. El hecho de que todos le quieran y alaben casi como a un Dios cuando salen expulsados, denota que, sin que abunde demasiado en estos programas, que haya alguien que transmite paz y amor en momentos tan críticos, hace muy bien al grupo.

Quizá quienes allí lo viven es así, pero en plató y para la audiencia es algo nunca antes visto. Cuanto más se le critica por su ausencia, más palabras de cariño y afecto le dedican sus compañeros, así que es una contradicción enorme que crece y crece cada semana. Quien paga los platos rotos es su mujer, quien tiene que escuchar de todo acerca del padre de sus hijos. Y, aunque siempre le pone la mejor sonrisa, ya el domingo se plantó frente a Nagore Robles y le dijo un par de cosas harta de las risas, las burlas y los comentarios negativos sobre Víctor. "Aquí la estafa eres tú", le dijo muy enfadada.

Es cierto que Víctor ha sido un cero a la izquierda en cuanto a las expectativas de un reality, pero incluso sin dar que hablar, se ha convertido en uno de los protagonistas. Tal es el punto que casi, casi en las puertas de la final, el torero jamás ha sido nominado por nadie. Por decir, hasta me atrevo a apostar que no solo va a llegar como finalista sino que podría incluso ganar.

Aunque está rozando la recta final del reality de puntillas y sin generar ni un video que comentar, eso también tiene su mérito. Si todos fueran como él, el programa sería un fracaso, pero tampoco vamos a negar que tiene mucho mérito lo que ha conseguido. Es el participante menos visto en la historia de los realities y a la vez el más querido, ¿cómo se toma uno eso? Porque, también hay que decir que se ha ganado el apoyo y cariño del mayor juez de todos, público.

Por lo tanto, cuidadito porque, sin hacer nada de ruido, Víctor se ha convertido en uno de los candidatos más fuertes a ganar. El resto hacen todos mucho ruido y, aunque eso es justo lo que pedimos y necesitamos en este tipo de formato, también uno empieza a estar harto de peleas creadas para ganar protagonismo que acaban con toda esa naturalidad que se pide. Víctor, para bien o para mal, es como es, sin trampa ni cartón. Si gana, que no me extrañaría nada, desde luego sería un hito en la historia de los realities.

Más historias que te puedan interesar:

Imagen: Twitter/Pesadilla en el paraíso