Viaje de Harris a Honduras devuelve foco a su lucha migratoria

·5 min de lectura

(Bloomberg) -- La vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, ha buscado abordar la violencia endémica y la corrupción que alimentan la migración desde Centroamérica impulsando reformas gubernamentales en la región y combatiendo la pobreza con inversión privada.

Pero el viaje de Harris el jueves a la toma de posesión de la presidenta de Honduras, Xiomara Castro, en medio de la agitación política en el país, corre el riesgo de subrayar la dificultad de generar cambios en una región acosada por la corrupción y el caos.

La Casa Blanca espera que Castro pueda marcar el comienzo de una nueva era para la atribulada nación centroamericana y un descanso del presidente saliente, Juan Orlando Hernández, a quien los fiscales estadounidenses han relacionado con narcotraficantes, acusación que él niega.

Harris asistirá a las ceremonias y será la primera líder mundial en reunirse con la nueva presidenta luego de su investidura.

Pero el esfuerzo de Castro por organizar el liderazgo legislativo del país se desmoronó rápidamente y presentó el riesgo a un mayor tumulto político y económico. Después de que más de una docena de miembros del Partido Libre de la presidenta entrante desertaran debido a que no apoyaban a su candidato preferido para presidir el Congreso, Castro se vio obligada a hacer negociaciones de última hora antes de asumir el cargo.

Esas negociaciones pueden haber proporcionado concesiones que le permitan a Castro eludir un punto muerto que amenaza con socavar los primeros días de su Administración. Sin embargo, el episodio solo sirvió para ilustrar las grandes problemáticas que enfrenta Harris mientras trata de estabilizar las economías y desalentar la migración en lo que se conoce como el Triángulo Norte de América Central.

“La relación con la Administración de Biden debe aprovecharse a favor de un abordaje riguroso de la corrupción, la pobreza y la violencia, y los impactos del cambio climático que están impulsando la migración”, dijo Óscar Chacón, director de Alianza Américas, una red de organizaciones sin fines de lucro dirigidas por migrantes.

Harris está renovando su enfoque en la migración después de que el impulso de la Administración por la legislación del derecho al voto, otro tema de alto perfil en su cartera, flaqueara a principios de este mes en el Capitolio. Además, una ola de salidas de personal a fin de año ha atraído una cobertura mediática crítica de su oficina.

Para Harris, el desafío será convencer a una población estadounidense escéptica de que sus esfuerzos diplomáticos para contener la migración han tenido éxito. Los encuentros policiales en la frontera sur se mantienen en niveles récord, con 178.840 detenciones en diciembre y más de 2 millones durante el año pasado, según el Departamento de Seguridad Nacional de EE.UU.

La vicepresidenta y su personal dicen que sus esfuerzos a la larga darán resultados. Los asistentes que informaron a los reporteros antes del viaje bajo condición de anonimato dicen que Harris está orgullosa del progreso que ha logrado, pero reconoce que requerirá un esfuerzo comprometido durante un período sostenido.

Harris aseguró US$1.200 millones en fondos privados para promover oportunidades económicas en Centroamérica, incluido un compromiso de Microsoft Corp. para brindar acceso a internet a más de un millón de personas en Honduras. Parkdale Mills Inc. ha dicho que abrirá una nueva fábrica de hilados en el país, mientras que las empresas cafeteras, incluidas Nestlé Nespresso S.A. y Peet’s han dicho que tienen la intención de aumentar el apoyo financiero a los agricultores.

El martes en la Casa Blanca, Harris dijo que la estrategia de la Administración para combatir la trata de personas resultó en la incautación de casi 1.500 envíos de mercancías realizadas con trabajo forzado que puede inducir a la migración.

Harris también ha creado un grupo de trabajo anticorrupción dirigido a la región. Los expertos en inmigración dicen que, si la pandemia disminuye, las condiciones en los países devastados por el coronavirus pueden estabilizarse.

Pero la asignación de Harris por parte del presidente Joe Biden al tema políticamente divisivo de los cruces fronterizos ilegales la ha dejado en una posición precaria, ya que las encuestas muestran que la mayoría de los estadounidenses no confían en las políticas de inmigración de la Administración.

Honduras es uno de los tres países del Triángulo Norte, junto con El Salvador y Guatemala, que son la fuente de la mayoría de los migrantes interceptados en la frontera de EE.UU. con México durante el último año.

Y cada país continúa planteando desafíos políticos y económicos que pueden entorpecer los esfuerzos para detener el flujo de personas que viajan a EE.UU. en busca de mejores oportunidades.

La crisis en Honduras, que pareció socavar las esperanzas de EE.UU. de que un nuevo régimen pudiera asumir el cargo y enfrentar desafíos que incluyen la corrupción, un sistema de atención médica en dificultades y la pobreza endémica, ilustró los desafíos que enfrenta Harris.

Los desertores del partido de Castro pusieron en riesgo su mandato al señalar que no apoyarían a Luis Redondo como presidente del Congreso. Redondo está aliado con Salvador Nasralla, el vicepresidente de Castro. En cambio, los desertores respaldaban a Jorge Cálix, un legislador con el apoyo de los conservadores aliados del presidente saliente.

El miércoles por la noche, Castro dijo que le había ofrecido a Cálix un trabajo como coordinador del gabinete con la esperanza de reducir la división política. Funcionarios estadounidenses dicen que están monitoreando la situación en la legislatura, pero creen que depende de los funcionarios hondureños llegar a una resolución.

A pesar de la agitación, los funcionarios estadounidenses dicen que Harris sigue siendo optimista sobre la agenda de Castro. La presidenta entrante ha indicado que invitará a las Naciones Unidas a establecer un organismo de lucha contra la corrupción en el país y emprender nuevos programas de salud y educación.

Nota Original:

Harris’s Honduras Trip Returns Focus to Her Migration Struggles

More stories like this are available on bloomberg.com

©2022 Bloomberg L.P.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente