A la versión de pago de 'Sálvame' le falta lo más importante para no naufragar

Jorge Javier Vázquez, presentador de 'Sálvame', en una imagen promocional (Mediaset)
Jorge Javier Vázquez, presentador de 'Sálvame', en una imagen promocional (Mediaset)

Este jueves, en estas páginas recogíamos cómo Jorge Javier Vázquez visitó El programa de Ana Rosa, y cómo, de broma, le pidió trabajo como colaborador del programa. “Cuando quieras me vengo a colaborar, ahora que me están quitando horas”, le decía a la presentadora, en referencia a cómo Sálvame ha recortado su duración. Sin embargo, las palabras del de Badalona, que estaba promocionando su nuevo libro, escondían algo más. Y es que en el nuevo Sálvame, ese que a partir de las siete de la tarde se ve exclusivamente a través de la plataforma de pago Mitele Plus, le falta lo más importante para no naufragar. El capitán del barco, el dueño del cortijo.

Y es que Jorge Javier Vázquez no está en el nuevo Sálvame Naranja Plus. Tal como finaliza la emisión en directo pone pies en polvorosa, y hasta el día siguiente no vuelve a pisar el plató. En la primera tarde justificó que tenía que irse, luego ya ha dejado de molestarse. Al frente del formato se queda sola Adela González, que defiende muy bien su trabajo desde el primer día, y a la que no se le puede poner un pero.

Sin embargo, con la marcha de Jorge, da la sensación de que este Sálvame Naranja Plus es menos Sálvame que la versión en abierto. Que los pesos pesados son el reclamo cuando tenemos el mando a distancia en mano y podemos irnos a Antena 3 o cualquier otra cadena, pero que una vez que se ha entrado en la plataforma la cosa cambia. Ya no hay que poner tanta carne en el asador, se puede hacer todo de una manera más relajada.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Como espectador (y abonado de pago a Mitele Plus), me sorprendió bastante que Sálvame emitiese por allí una última hora en directo exclusiva para abonados. Sobre todo, porque Mitele Plus casi no tiene contenidos propios, tiene un modelo que dista mucho del que presenta su principal competidor, ATRESplayer Premium. La de Atresmedia preestrena en exclusiva sus series y concursos en pago, pero además tiene sus propias ficciones, programas de entrevistas, documentales. Contenidos golosos para que te pueda merecer la pena pagar una cuota de unos cinco euros al mes. Y ciertamente se le puede sacar partido: ver la nueva entrega de La Voz o de Tu cara me suena cuando quieras, antes que nadie, y sin publicidad es una gozada.

En Mitele Plus, las cosas, sin embargo, van de otra manera. Intentaron potenciarla con realities como Solo / Solos, y magacines propios como Resistiré, pero poco a poco tiraron la toalla. Luego comenzaron a preestrenar programas como La isla de las tentaciones y Rocío. Contar la verdad para seguir viva, pero terminaron reculando. Este verano parecía que ya, de verdad, darían un empujón al catálogo de la plataforma con la emisión en exclusiva de la serie documental En el nombre de Rocío, pero al final cambiaron de opinión y la dieron en abierto, añadiendo debates y contenidos que no estaban en el pago.

Toda la programación de Telecinco necesita una reestructuración potente y estudiada, en la que se deje de improvisar sobre la marcha. Y en el que cada movimiento que se realice tenga un claro objetivo, porque, de verdad, no entiendo qué es lo que pretenden conseguir, llevándose una hora de Sálvame al pago. ¿Aumentar el número de suscriptores? ¿Proyectar la sensación de que se sigue apostando por el formato de La Fábrica de la Tele? ¿Encaja con alguna de estas premisas que Jorge Javier Vázquez, a las siete, desaparezca cual Cenicienta en la medianoche?

Quizá, lo que no quieren es que ninguno de los colaboradores pierda forma si de la noche a la mañana hay un cambio en la parrilla y Sálvame vuelve a ocupar cinco horas en la tarde de Telecinco. Y esto podría suceder, pues los concursos que se emiten de 19 a 21 horas están siendo un auténtico fiasco en audiencias. Este jueves, 25 palabras, que en su estreno quedó cerca de Y ahora, Sonsoles, se quedó con un 7,6% con 702.000 espectadores, perdiendo ya 3,9 puntos respecto al lunes y 408.000 espectadores. Y Reacción en cadena se hundió en un 5,8% con 641.000, con más de dos millones de seguidores respecto a su principal competidor, Pasapalabra.

La pregunta que me hago, en ese sentido, es que si Sálvame vuelve a verse de 16 a 21 horas se inventarán una nueva fruta para el tramo final. Y, sobre todo, si Jorge Javier Vázquez seguiría en el plató una vez que arrancase el hipotético Sálvame Melocotón o Sálvame Mango. O si tendrá una excusa para irse, como está haciendo ahora con Sálvame Naranja Plus.

Más historias que podrían interesarte: