Verano de turismo sin extranjeros en las playas ¿Y ahora qué?

Para bien o para mal, el turismo es el motor económico de España. Representó un 12’3% del PIB nacional en 2019, año en que se alcanzaron los 83’7 millones de visitantes extranjeros, que gastaron 92.278 millones de euros, según los datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Se trata del sector que más riqueza aporta a la economía española. O que aportaba.

La industria turística lleva varios años obteniendo máximos históricos en número de llegadas de extranjeros. El año pasado Alemania se posicionó en el segundo puesto de países emisores de turistas con destino a España, con más de 11 millones de viajeros.

También de interés:

La crisis climática y el turismo se alían para acabar con los polos

Por qué los pisos turísticos han perdido su gancho

Pasajeros subiendo a un avión Foto: Getty

Ahora el ritmo de crecimiento se ha frenado en seco por el impacto del coronavirus. El turismo afronta el peor año de su historia, con una estimación caída de ingresos de 92.500 millones según Exceltur, lo que supone la destrucción del 60,7% del PIB turístico alcanzado el año pasado. Eso se traduce en unas pérdidas descomunales para las empresas que se dedican a esta industria y un fuerte hachazo a la riqueza del país.

De la mano de la aviación, el turismo ha sido el sector más afectado con diferencia, como consecuencia de las restricciones de movilidad y del cierre de las fronteras. La ‘luz en el túnel’ era el posible levantamiento del estado de alarma en mayo, hasta que este martes se ha confirmado la prohibición de movilidad entre provincias. Un golpe muy duro para la locomotora económica nacional.

Por si fuera poco, el comisionado de Turismo del Gobierno alemán ha advertido a sus ciudadanos que no podrán ir a España de vacaciones. Esto ha supuesto otro gran jarro de agua fría, que ha provocado que ‘los grandes’ del sector ya den por perdida toda la temporada de verano.

Tras estas declaraciones y ante la incertidumbre frente a la última fase del estado de alarma, el ministro de Exteriores, Heiko Maas aclaró que se decidirá sobre el verano cuando se sepa “cómo va la lucha contra la pandemia”, tanto en Alemania como en otros países, y abogó por que para el 14 de junio se haya podido acordar “un reglamento común europeo” que regule viajes transfronterizos, los vuelos y los cierres de fronteras.

 En esta situación límite, el lobby sectorial Exceltur se muestra muy pesimista porque ve que se elimina la posibilidad de salvar al menos parte de la temporada. No esperan una recuperación de ‘normalidad’ hasta otoño, en el mejor de los casos.

El escenario que se maneja actualmente es, por lo tanto, muy negativo. España, junto a otros países miembros de la Unión Europea, ha pedido un plan de apoyo económico al sector y una armonización europea de los criterios de movilidad de cara a la temporada de verano. “El 90% de las empresas turísticas son pymes y hacia ellas deben de ir nuestros esfuerzos. Tiene que haber financiación directa y no préstamos” solicitaba el comisario francés Thierry Breton en el Parlamento Europeo.

Según calcula Comisiones Obreras, se han presentado durante la actual crisis 150.000 ERTE, la mayoría en la hostelería. Este sector reclama líneas de crédito y avales, diferimiento de impuestos y tasas, ampliación de los plazos de los ERTE más allá del estado de alarma y facilidades para renegociar las hipotecas y alquileres de los activos, así como para que las cancelaciones de los viajes puedan restituirse con bonos canjeables cuando llegue la normalidad al mercado.

A pesar de todas las medidas y los protocolos sanitarios que se habían acordado por parte del Ministerio de Industria y las comunidades autónomas para preparar la reapertura del sector turístico, si se sigue en esta línea, la actividad turística va a sufrir un auténtico estacazo. El gran problema es que no se percibe que haya intención de gobernantes de que se siga otra línea a corto plazo. Son muchas las familias en vilo por la situación actual y las decisiones que se tomen los próximos días son clave para sus vidas. Por lo tanto, cuanto antes se tomen medidas responsables, mejor será.

Laotracaradelamoneda