El peligro de llevar el bañador mojado durante todo el día

·6 min de lectura

Cuando llega el calor… nos pasamos media vida dentro del agua. Los planes de playa y piscina se alargan en las terrazas, y cuando queremos darnos cuenta empezamos a sufrir las molestias de pasar todo el día con el bañador mojado. Así debes proteger tu salud íntima este verano

(Foto: Courtneyk/Getty Images)
No olvides llevar ropa interior de recambio (cien por cien de algodón) para reemplazar el bañador mojado al salir del mar o la piscina. (Foto: Courtneyk/Getty Images)

Las infecciones vaginales más comunes se dan con mayor frecuencia en esta época. De hecho, los expertos calculan que la posibilidad de sufrir vulvovaginitis (infección que afecta a la vagina y la vulva) aumenta un 50 por ciento en verano, y es la causa más frecuente de las consultas ginecológicas de mayo a octubre.

Además, la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO) cifra en un 75 por ciento las mujeres que padecen una a lo largo de su vida, y el 50 por ciento experimentan, al menos, un segundo episodio.

La subida de las temperaturas y del índice de humedad en el ambiente son factores de riesgo. Con el calor, sudamos más y en nuestro cuerpo se producen más secreciones. Esto junto con los baños frecuentes, sobre todo en las piscinas con un alto nivel de cloro, altera el pH vaginal y, por último, el cambio en la pauta de alimentación y, sobre todo, llevar el bañador húmedo durante horas son cosas que también influyen negativamente.

En verano nuestra salud íntima corre un mayor riesgo por el cambio de hábitos, el calor o la humedad. Estos factores pueden cambiar nuestra flora vaginal y ocasionar picores, incómodas molestias e incluso, derivar en infecciones”, explica Reme Navarro, farmacéutica y co-fundadora de Mifarma, e-commerce líder en farmacia y parafarmacia en España.

Por su parte, la ginecóloga Belén Gómez, obstetra del hospital Infanta Leonor y colaboradora habitual de Chilly, añade que “esta situación puede favorecer la proliferación de hongos o bacterias, que se encuentran en nuestra piel y nuestro tracto digestivo y ya colonizan la vagina habitualmente sin provocar síntomas. Si la flora vaginal habitual, compuesta principalmente por lactobacilos, no está en equilibrio, crecerían de forma desproporcionada y comenzarían a provocar síntomas de vulvovaginitis, como picor, escozor y aumento de secreción”.

La más frecuente

La candidiasis vaginal, provocada por el hongo Candida albicanses, es muy común en las mujeres en edad reproductiva y los síntomas más habituales son picor y ardor genital, mal olor, enrojecimiento vulvar, molestias al orinar, dolor o molestias durante el coito y el flujo vaginal de aspecto blanquecino (algo parecido al yogur).

La vaginosis bacteriana, la segunda más habitual se genera cuando “unas bacterias, muchas veces ajenas a la flora vaginal, se empiezan a reproducir de forma patógena”, explica Fulvia Mancini, ginecóloga y directora médica de Clínicas Eva.

Es importante que sepas que las candidiasis y vaginosis bacterianas no son enfermedades de transmisión sexual como tales, sino que se deben a factores locales. Es decir, puede padecerse sin haber tenido relaciones sexuales aunque cuando una mujer tiene infección por cándida puede transmitirla al hombre a través del sexo oral y/o vaginal. En este caso, el hombre infectado, podrá a su vez, transmitir la infección a otra persona por vía sexual oral/vaginal.

De hecho, “estas infecciones también producen molestia asociadas al coito e incluso lesiones externas en la piel como consecuencia del rascado”, apunta el doctor Jackie Calleja, ginecólogo fundador de la clínica Bmum en Madrid. Por eso es importante detectarlas y suspender las relaciones durante el tratamiento,

Para tratar la infección, puedes utilizar medicamentos antifúngicos. Estos productos pueden encontrarse disponibles en comprimidos, cápsulas blandas, cremas vaginales.. pero debes consultarlo siempre con el especialista. (Foto: Getty)
Para tratar la infección, puedes utilizar medicamentos antifúngicos. Estos productos pueden encontrarse disponibles en comprimidos, cápsulas blandas, cremas vaginales.. pero debes consultarlo siempre con el especialista. (Foto: Getty)

5 claves para evitar las afecciones vaginales durante la época estival

En principio basta con extremar la higiene, cuidar la alimentación y elegir prendas secas y de algodón para evitar estos molestos episodios y prevenir otros problemas habituales en verano como la cistitis, que es una infección de las vías urinarias. Pero el equipo de expertos de Mifarma ha ampliado estas medidas con algunos consejos más para ayudarte a proteger tu salud íntima este verano:

  • Evita el exceso de humedad. La humedad de bañadores y bikinis en la zona genital puede promover el desarrollo de infecciones vulvovaginales, de las vías urinarias, o incluso, la aparición de hongos o candidiasis. “Lo más recomendable es cambiarnos de prenda tras el baño con el fin de mantener la zona íntima seca y protegida”, afirma Navarro.

  • Cuida la higiene. Las altas temperaturas pueden provocar una mayor transpiración, por lo que tendremos que prestar especial atención a la higiene íntima. Es aconsejable emplear un jabón sin perfume especialmente formulado para esta zona, ya que “los geles íntimos tienen el mismo PH que la mucosa vaginal, controlando la proliferación de gérmenes y microrganismos”. Pero ojo con los lavados vaginales en exceso que destruyen tanto las bacterias malas como las buenas. “El lavado debe ser óptimo, pero sin llegarnos a obsesionar”, matiza la doctora Maite Fernández, especialista en Ginecología, Obstetricia y Sexología en los centros médicos Creu Blanca.

  • Correcta hidratación. En verano, hábitos como el uso de compresas y tampones, la depilación íntima o la irritación que provoca la arena pueden favorecer la sequedad vaginal. Para aliviarla, existe una amplia variedad de geles y cremas hidratantes para humectar y lubricar la vagina y así evitar el malestar. “Estos productos pueden ayudarnos a mitigar la sensación de incomodidad, pero si los síntomas persisten, es importante concertar una cita con el ginecólogo”, aconseja Navarro.

  • Escoge prendas de fibras naturales. La ropa interior ajustada fabricada con materiales sintéticos evita la transpiración. De este modo, se crea un entorno proclive a la generación de gérmenes que supone un riesgo para nuestra salud íntima. “Siempre que sea posible, debemos escoger fibras naturales como el algodón, que facilita la transpiración de la piel”, propone Reme Navarro.

  • Frutos rojos y dieta equilibrada. Mantener una alimentación equilibrada ayuda a gozar de un mejor estado de salud. Elegir comidas ricas en fibra, con presencia de fruta y verdura, ayudarán a mejorar el tránsito intestinal y eliminar gérmenes. Por su parte, incorporar frutos rojos como los arándanos, facilitarán la prevención de infecciones gracias a sus propiedades antibacterianas.

Por otro lado, para evitar la cistitis los ginecólogos recomiendan ir al baño de forma regular (cada cuatro horas) aunque no se tengan ganas para así no retener orina, salvo el momento de ir a dormir.

También ayuda beber agua en abundancia (y reducir el consumo de alcohol y café), evitar el uso continuado de salvaslips, ya que aumentan la humedad en la zona íntima e incrementan el riesgo de sufrir infecciones, y recurrir a los lubricantes para las relaciones sexuales o usar un gel de farmacia específico para la zona íntima, es decir, distinto al que utilizamos para el resto del cuerpo. Mancini recomienda que “solo una de los lavados se realice con gel. El resto, con un poco de agua debería bastar para eliminar el sudor”.

Por último, se aconseja tomar probióticos (bajo la prescripción de un especialista) si se producen 4 ó más episodios de candidiasis o vaginitis por hongos ya que estos ayudan a fortalecer la flora vaginal y reestablecer el equilibrio entre las bacterias buenas y las bacterias dañinas.

“El empleo de Lactobacilos tanto en el gel íntimo como por vía oral, ayudarían a mantener estable el ph vaginal y así estar más protegidas frente a vulvovaginitis por hongos o bacterias”, concluye Gómez.

Más historias que pueden interesarte:

6 causas de Balanitis (la infección masculina más común) que no tienen que ver con el sexo

Cómo explorar tu vulva de manera correcta

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente