A ver listillo: ¿Sabrías identificar correctamente la vagina en este diagrama?

Parece sencillo, ¿verdad? Pues la mitad de los consultados erraron en su respuesta. El experimento deja al descubierto una triste verdad: todavía hay muchos hombres que no saben dónde está la vagina

¿Cuántas partes del cuerpo femenino puedes identificar en esta imagen que representa el sistema reproductivo de la mujer?

Muchos hombres sexualmente activos se jactan (algunos incluso presumen entre ellos) de conocer al dedillo el cuerpo femenino. Sin embargo, cuando la organización Eve Appeal, dedicada a la concienciación y a la financiación de los cánceres ginecológicos que afectan a las mujeres, realizó una encuesta a 2.000 hombres adultos sobre conocimientos básicos de anatomía femenina, no esperaban darse de bruces con semejante resultado.

La prueba era muy concisa (y aparentemente sencilla). Se les mostraba el diagrama superior y a continuación, se les pedía que identificaran todas las partes del sistema reproductor de la mujer. ¿Qué? ¿Está tirado? Pues hala, prueba a contestar tu mismo, pero te advierto que una nueva encuesta ha demostrado que este reto puede no ser tan fácil como piensas.

Los cinco cánceres ginecológicos que afectan a las mujeres son el de útero, ovario, cervical, vaginal y vulva. Tu pareja puede ayudarte a detectarlos.

De hecho, tal y como publica la revista especializada Menshealth: El 50 por ciento de los hombres encuestados no fue capaz de identificar correctamente la vagina en este diagrama. Además, el 61 por ciento tampoco supo dar con la vulva.

Una auténtica vergüenza. Sin embargo, esto no es lo peor. La encuesta también descubrió que el 17 por ciento de los hombres afirman no saber nada de salud ginecológica y piensan que tampoco necesitan saber, ya que“es un problema femenino”.

¡Por el amor de Dios! ¿Va en serio? Estos estudios no solo dejan a los hombres en muy mal lugar, a nosotras el ánimo se nos cae por los suelos, ¿así cómo vamos a llegar al orgasmo? Por si esto no fuera suficientemente desalentador, la mitad de los hombres encuestados reconocen “sentirse incómodos hablando sobre la salud ginecológica con su pareja”; y el 22 por ciento de ellos (de 18 a 44 años) afirman que es “demasiado embarazoso”.

Descubrir los entresijos del cuerpo de tu pareja redundará en beneficio mutuo ¡déjate de pamplinas!

No obstante, el gran problema de esta actitud no tiene nada que ver con la satisfacción sexual de las mujeres. Según Athena Lamnisos, presidente ejecutivo de Eve Appea: “los hombres pueden desempeñar un papel vital en la identificación de los síntomas del cáncer ginecológico, lo que lleva a sus parejas a visitar al médico. El diagnóstico temprano es realmente clave y puede salvar vidas”.

En efecto, conocer el cuerpo de una mujer puede ayudarte a salir airoso del dormitorio, pero prestar atención a lo que está pasando allí abajo puede salvar la vida a tu pareja, literalmente. Y no te niegues a hablar de ello: la construcción de una línea abierta de comunicación no sólo puede fortalecer su relación, sino que también le ayudará a identificar los problemas de salud en sus primeras etapas, lo que puede ayudar a acelerar la atención.

Mantener una línea abierta de comunicación (con respecto al sexo) fortalece la relación y te ayudará a identificar los problemas de salud en sus primeras etapas, lo que resulta fundamental para su tratamiento y curación.

Por cierto, si tú tampoco supiste identificar las diferentes partes del sistema reproductor femenino, ¡espabila hombre! No, no creas que vamos a hacer el trabajo por tí. Con dejarte estas pistazas vas que te matas. El resto es cosa tuya. Seguro que si pones algo de tu parte (e investigas algo) sabrás dónde colocar cada número en la imagen superior.

  1. Trompas de falopio.
  2. Útero.
  3. Vagina.
  4.  Vulva.
  5. Cérvix.
  6. Ovario.

Y… por lo que más quieras, reténlo en tu memoria y adopta siempre una actitud pro-activa en todo lo que tenga que ver con la sexualidad y la salud de tu pareja.

También te puede interesar:

Podéis confesarlo y dejar de hacerlo a escondidas: Este hobbie fortalece a la pareja

¿Qué tiene que ver el bostezo con el grado de actividad sexual femenina?