Ejercitarte en el frío ¿tiene ventajas?

Ejercitarte cuando hace frío sí tendría ventajas, como una mayor quema calórica. Sin embargo, hay algunos riesgos a considerar, además de que debes saber cómo vestirte para poderle sacar el mayor provecho.

Correr cuando hace frío sería bueno para ti, pero debes tomar precauciones para lograrlo. Foto: Getty Images

Algunas de las ventajas conocidas de ejercitarte en el frío incluyen:

  • Sería revigorizante. Al no haber calor ni humedad, ejercitarte cuando hace frío podría motivarte a ejercitarte.

  • Podrías entrenar por más tiempo, si las condiciones no son excesivamente frías, pues el clima permite al cuerpo soportar durante más tiempo el ejercicio ya que regularía mejor su temperatura, lo cual se podría traducir en una mayor quema calórica.

  • Sería más seguro para algunas actividades. Ejercicios como correr serían ideales durante temperaturas frías, ya que el efecto del calor en el cuerpo sería mínimo.

  • Mejoraría tu estado de ánimo. El invierno suele causar afectaciones en el estado de ánimo, pues los días son más cortos y la temperatura más baja. Pero ejercitarte en el exterior ayudaría a producir hormonas para combatirlo. Así, quienes se ejercitan en el frío tendrían más energía, menos riesgo de depresión y mayor motivación para seguir entrenando.

  • Quemarías más calorías. Aún sin ejercitarte, estar en el frío transformaría las células de grasa blancas en cafés, cuyo propósito es quemar calorías para generar calor, especialmente en abdomen y muslos. Activar esta grasa café aumentaría el gasto calórico en 100 a 200 calorías al día.

Pero también existen las desventajas de ejercitarse cuando hace frío

Si bien ejercitarte cuando hace frío, tiene sus ventajas, es importante considerar que habría ciertos riesgos. Lo primero sería consultar a tu médico si nunca lo has hecho y sobre todo si padeces asma o problemas cardiacos. Después, sería bueno tomar en cuenta algunos posibles riesgos como:

  • Te podrías cansar más rápido. A pesar de que ejercitarte en el frío sería revigorizante y en algunos casos podrías ejercitarte más tiempo, también es cierto que tus músculos requerirían más energía para seguirse moviendo, especialmente glicógeno, que se crea a partir de los carbohidratos. Así que es importante alimentarte correctamente para que tu cuerpo tenga la energía necesaria para ejercitarse y así evitar que te canses antes.

  • Mayor riesgo de lesiones. Al haber menos riego sanguíneo a manos y pies, podría haber una disminución en tu coordinación y control muscular. Esto te haría un poco más torpe y más propenso a caídas y desgarres musculares. Así que presta mucha atención. 

  • Si te da mucho frío detente. El exceso de sudor, especialmente si se acumula en la ropa, podría hacerte sentir más frío, además del mayor gasto calórico. Así que, si te da mucho frío de repente mientras te ejercitas, lo mejor sería detenerte y resguardarte. 

Cómo protegerte

Ahora es hora de considerar tres consejos básicos para protegerte cuando te ejercites en el frío:

  1. Vístete en capas. Sería mejor usar varias capas de ropa a una sola y gruesa. Al ejercitarte irás generando calor, y te podrías quitar alguna de las capas si fuera necesario, sin quedar expuesto. Procura que la primera no sea de algodón, pues este absorbería demasiado el sudor y podría enfriarte demasiado.

  2. Mantente hidratado. A pesar del frío tu cuerpo perderá líquidos a través del sudor y la respiración. Y si bien las bajas temperaturas reducirían tus ganas de tomar agua, es importante mantenerte hidratado mientras te ejercitas, igual que cuando hace calor. 

  3. Protege tus manos, pies y cabeza. Cuando hace frío hay menos flujo sanguíneo a las extremidades, por lo que podrías sentir más frío en ellas, así que elige calcetines adecuados y ponte guantes si es necesario. Y tápate la cabeza pues, aunque recibiría la misma cantidad de sangre, podrías sentir más frío en ella.

@travesabarros