La venganza en bandeja fría de Mercedes Milá con Telecinco

·6 min de lectura

El pasado jueves Mercedes Milá puso el broche de oro a Milá vs Milá, el programa de entrevistas que lidera en Movistar+, dejando caer sutilmente la puesta en marcha de una segunda temporada. Desde el estreno de este formato el 13 de octubre la periodista ha recibido comentarios muy positivos y halagos en las redes sociales que ponen de relieve que hay que quitarse el sombrero ante ella dado que ha conseguido un éxito arrollador en la plataforma de pago cuando más de uno ya no daba un duro por su carrera televisiva.

Y es que este triunfo de Mercedes Milá resulta especialmente significativo si tenemos en cuenta que ha triunfado con un programa de cosecha propia con el que ha vuelto a sus orígenes y entrevistas de raza, demostrando a Telecinco que pese al ninguneo del pasado con ella no hay quien pueda.

©Movistar+
©Movistar+

No hay más que darse un paseo virtual por Twitter para descubrir la cantidad de reacciones favorables que ha recibido Mercedes Milá en las últimas semanas tras su vuelta a las entrevistas, el género que le convirtió en un referente periodístico en nuestro país. Y es que el pasado 13 de octubre la que fuera presentadora de Gran Hermano en Telecinco volvió a tomar las riendas de un plató de televisión para reencontrarse con sus entrevistados más emblemáticos (personajes de todos los ámbitos que ya conversaron con ella en las décadas de los setenta, ochenta o noventa) con los que habló del paso del tiempo y de cómo les ha tratado la vida.

El programa, una producción original Movistar+ en colaboración con Zanskar Producciones, ha emitido en total seis episodios en los que la presentadora ha entrevistado a José María García, Massiel, Manuela Carmena, Lola Herrera, Ramoncín y Joan Manuel Serrat. Junto a estos invitados, la catalana ha recordado el pasado y ha hablado de su evolución en el plano vital y profesional en las últimas décadas. Aunque lo más relevante es que en este formato dirigido por David Moncasi, que está disponible para todos los espectadores sean o no abonados de Movistar+, Mercedes Milá ha recuperado su esencia y ha dado una lección a todos aquellos que consideraban que a sus 70 años estaba fracasada (televisivamente hablando).

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un post de Instagram no disponible por tus preferencias de privacidad

Para comprender el buen sabor de boca que ha dejado Milá vs Milá entre el público hay que subrayar que la de Esplugas de Llobregat ha afrontado este proyecto con una energía muy simbólica que es fruto de su recuperación de un episodio muy duro, la depresión que visibilizó en 2018 en Salvados y que resultó el verdadero motivo tras su salida de Gran Hermano. Y es que el agotamiento de presentar el reality casi pudo con ella como le reveló a Jordi Évole: “Le dedique tantas horas que acabó matándome”.

Si bien la carrera televisiva de la aristócrata ha estado marcada por su trabajo en diversos programas de entrevistas (Dos por dos) y debate (Buenas noches) a lo largo de las décadas, lo cierto es que ningún formato ha influido tanto en su trayectoria como el reality de Telecinco. Mercedes Milá lideró Gran Hermano desde aquella primera edición emitida en 2000 que coronó ganador a Ismael Beiro hasta la lanzada en 2015, con la excepción de la tercera entrega que fue presentada por Pepe Navarro. Asimismo en 2010 se puso al frente de GH: El Reencuentro, y en 2012 de GH: La Revuelta. Sin embargo, en la gala inaugural de Gran Hermano 17 cedió el testigo a Jorge Javier Vázquez, despidiéndose oficialmente del reality que le encumbró a la fama como la presentadora con menos filtros de toda la televisión.

Pese a que entre 2016 y 2017 Mercedes Milá ejerció de presentadora en Convénzeme en Be Mad y se convirtió en una invitada recurrente de los programas del prime time de Cuatro como Chester in love, Planeta Calleja y Volando voy, la realidad es que su vínculo con Mediaset se desquebrajó por completo y se ha pasado los últimos años ajustando cuentas con la que fue su casa televisiva durante más de tres lustros.

Sin ir más lejos, en la citada entrevista con Jordi Évole confesó que recibía ofertas de todas las cadenas y plataformas, menos de Mediaset, poniendo de manifiesto el dolor que le provocó su marcha de Gran Hermano y el simple hecho de que pasara de ser uno de los rostros más destacados de Mediaset a una presentadora que no se le recompensaba su talento pese a que le hacían creer que era imprescindible.

En 2018 Mercedes Milá también echó pestes sobre la que un día fue su casa televisiva en El Hormiguero, confesando a Pablo Motos que Mediaset no supo retenerla tras culminar su etapa en Gran Hermano: “Decidí que después de 16 años ya había llegado el momento de hacer otras cosas. Me dijeron que no me podía ir y les dije: hacedme una oferta bonita, a lo mejor me ilusionáis y me dais la opción de hacer un programa social que es lo que quiero hacer más tarde. Pedí algo más de dinero. Ofrecí incluso que eso viniera de la publicidad, cosa que no había hecho nunca, pero no llegamos a un acuerdo. No me hicieron la oferta final”.

Precisamente su historial de desavenencias con Mediaset demuestra que la venganza es un plató que se sirve en bandeja fría dado que Mercedes Milá ha triunfado y se ha abierto nuevas puertas y ventanas en Movistar+. Milá vs Milá, de hecho, no hace más que reafirmar su tirón televisivo dado que la periodista viene de analizar la actualidad social española desde una perspectiva muy personal en el programa Scott y Milá. Y es que en 2018, tras dos años alejada de la pequeña pantalla, la presentadora anunció su esperado retorno con un personality que mantuvo su tono distendido y su carácter impredecible durante tres temporadas.

En aquel formato, también producido por Zanskar Producciones, la periodista ya exhibía su mirada libre y ponía de manifiesto su innato sentido del espectáculo, llamando por su nombre a los temas cotidianos que centraban cada entrega como, por ejemplo, la sexualidad femenina, la reivindicación del valor de los libros o la alimentación del futuro. Siempre, eso sí, acompañada de su inseparable perro y compañero de viaje, Scott, al que le dedicó la última entrega.

Con Milá vs Milá, Mercedes Milá ha ido un paso más allá retornando a su origen como entrevistadora y referente del periodismo nacional. Así, durante seis entregas, la presentadora ha revisado las imágenes de archivo de aquellas conversaciones tan emblemáticas en un plató que se ha convertido en el escenario perfecto para demostrar a los espectadores, y también a Telecinco, que sigue siendo una gran anfitriona.

Y es que Mercedes Milá ha dado una lección a Telecinco, subrayando que no ha perdido su sello, que sigue siendo aquel rostro televisivo tan aclamado por cuestionar la realidad de manera irreverente e incisiva. En otras palabras, que se mantiene como una periodista en estado puro, una mujer libre, curiosa, y cercana que se deja el alma delante de los focos, con humor y emoción a flor de fiel.

Si bien Movistar+ todavía no ha confirmado oficialmente la puesta en marcha de la segunda temporada de Milá vs Milá, se intuye que a la presentadora catalana le espera un 2022 repleto de trabajo dado que los artistas invitados quedaron encantados con su participación en el programa, como la propia Mercedes Milá publicó en su perfil de Instagram. De alguna manera la periodista abrió el apetito para una posible segunda tanda de episodios. Además, hay que destacar las peticiones del público que dejan las puertas a una segunda entrega todavía más abiertas.

En resumen, Mercedes Milá promete seguir desbordando su energía en Movistar+, compartiendo su particular forma de ver el mundo mientras que demuestra a Mediaset que ha dejado escapar a una de las presentadoras más sinceras y comprometidas de nuestro país.

Más historias que te pueden interesar:

Imagen: ©Movistar+

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente