'Veneno' ya es un fenómeno internacional, ni RuPaul se resiste al poderío creado por los Javis

Valeria Martínez
·6 min de lectura

El fenómeno de Veneno no se terminó con la emisión del octavo y último episodio a finales de octubre. Todo lo contrario. Apenas comenzaba. Porque mientras en España vivimos cada capítulo con las emociones a flor de piel a medida que nos remontábamos a un pasado no tan lejano con la historia de Cristina Ortiz Rodríguez, muchos espectadores y la comunidad trans de otros países se frotaban las manos impacientes por descubrir el porqué de tanto revuelo. Y el boom está siendo tremendo. Ni los Javis parecen creérselo.

La comunidad LGTBIQ+ de Hollywood está recibiendo la serie de ATRESplayer con los brazos abiertos desde su estreno en la plataforma de HBO Max en EEUU, convirtiéndola en una de las series más comentadas en redes sociales gracias al aplauso de algunas de las figuras más influyentes del momento.

(Instagram/Venenolaserie, Atresmedia)
(Instagram/Venenolaserie, Atresmedia)

Si una cosa ha demostrado el furor del streaming es que no se puede subestimar el poderío del boca a boca en la era de las redes sociales. La recomendación viral entre usuarios hizo que este mismo año series como Unorthodox, Tiger King o Gambito de dama arrasaran en la plataforma de Netflix gracias a la viralidad que le dieron sus propios suscriptores, mientras que en otros casos un mero tuit o una simple mención del influencer o famoso correcto, puede conseguir una respuesta abrumadora.

En el caso de Veneno está siendo un poco de todo. Primero fue la prensa estadounidense la que abrió sus páginas de par en par para dedicarle críticas y artículos plagados de elogios -ni la prestigiosa revista TIME pudo resistirse- y ahora son algunas de las figuras más importantes dentro de la comunidad trans en Hollywood como RuPaul y Angelica Ross las que han caído rendidos ante la magia que lograron crear los Javis en su homenaje a Cristina.

La más entusiasta de todas las celebrities está siendo Angelica Ross (que interpretó a Candy en Pose), quien fue tuiteando sus reacciones a medida que iba viendo cada capítulo, rellenando sus tuits con decenas de signos de exclamación y mayúsculas. Una señal de entusiasmo en toda regla. El primer mensaje llegaba en forma de video tras ver el primer episodio, definiendo a Veneno como “la serie más especial que he visto en mi vida”.

“He llorado durante una escena feliz que no era ni triste, pero la forma en que he llorado y la forma en que las lágrimas han corrido por mi rostro… Esta historia es muy especial, una de las mejores cosas que he visto” escribía la actriz y activista de 40 años mientras Javier Calvo se quedaba a cuadros.

Y siguió, cada vez más emocionada, aplaudiendo la transformación física de Valeria Vargas en el episodio tres (que no vamos a mentir, nos dejó a todos anonadados) -Valeria es la periodista que escribió las memorias de Cristina y que acompaña al personaje en la serie con su misma transformación (interpretada por Lola Rodríguez)-, así como la escena gore en el parque que jugaba entre el mito y la realidad con una guerra campal desatada en la Casa de Campo al choque brutal televisivo entre Cristina y su madre. Si es que Veneno dejó momentos gloriosos a lo largo de ocho episodios que aúnan un relato apoteósico. El único que merecía Cristina, y ahora es Hollywood el que está empezando a reconocerlo.

Javier Calvo no daba crédito ante los aplausos virales, agradeciéndole desde Twitter por sus palabras. “¡Que honor!” le dedicaba en su perfil. “Tu trabajo es tan inspirador para nosotros, así que no podemos agradecerte suficiente tus amables palabras. Gracias por compartir nuestro amado show con el mundo”.

Angelica está tan conmocionada con la historia del icono español que ha comenzado además de recomendarla a sus seguidores, aprovechando para hacer lo mismo con sus compañeras de profesión. Como fue el caso de Jaida Essence Halll, la última ganadora de RuPaul’s Drag Race, sugiriéndole que vea la “increíble” serie en versión original con subtítulos en inglés “para no perderse la crudeza” de la trama.

Y así llegamos al más influyente de todos. A ese que puede mover montañas con sus tuits en redes sociales: RuPaul Charles. El drag queen más exitoso de EEUU apenas le dedicó una frase formada por tres palabras y varios signos de exclamación, suficientes para demostrar que el poderío de Veneno es más arrollador del que cualquiera habría imaginado.

OMG!!!” tuiteó el jefe y creador de RuPaul’s Drag Race, esa abreviación que define el “¡Oh, Dios mío!” en inglés para sus más de millón y medio de seguidores. Y el jurado de Mask Singer se quedó otra vez petrificado dedicándole unos cuantos corazones.

Incluso una de las creadoras de Pose, Janet Mock, también se sumó a los elogios de la comunidad que representa recomendándola como una serie “más allá” por “el corazón, el humor y el todo de esta serie”.

Sin dudas, que una serie con tanta autenticidad española cruce fronteras de esta manera no sucede todos los días. Que La casa de papel lo lograra se debe más a su evidente producción de tinte internacional y a una trama sin tradicionalismos culturales que la definan como un producto meramente español, que al hecho de ser española. Pero lo de Veneno es otro cantar. Es una serie que retrata una era con una televisión, realidad, sentimientos y personajes, muy nuestros. Porque más allá de los detalles característicos de una España de su época, ensalza a un personaje que representa a su comunidad como pocos pudieron hacerlo hasta ahora. Y es que el cuidado, atención y mimo dedicado a esta serie hace que esconda un relato apoteósico que expande la figura del icono en un ser humano plagado de contradicciones, mientras remueve en el baúl de los recuerdos empapándonos de una época televisiva que marcó tendencia y creó una figura inolvidable de nuestra historia.

Si tan solo Cristina pudiera verlo. Aquello de “Yo soy conocía mundial” (que lanzó en su pelea contra Nova en ¿Dónde estás corazón?) finalmente se acerca a esa realidad que ella tanto anhelaba. Los Javis han conseguido crear una serie homenaje que es mucho más que la historia de Cristina. Veneno, la serie eleva su ascenso mediático y su caída, pero también sirve de representación para la comunidad trans con una realidad arrolladora mientras ahonda en ese corazón dolido por el rechazo, su sufrimiento y sus contradicciones, y esa personalidad avallasante que en el fondo tan solo buscaba amor y aceptación. Y eso se entiende en todo el mundo.

Más historias que te pueden interesar:

Imagen: Instagram/Venenolaserie