'Veneciafrenia' de Álex de la Iglesia merece mucha más atención

·4 min de lectura

He de reconocer que no soy muy devoto del cine de Álex de la Iglesia. Por lo general, suelo acabar el visionado de sus películas con la impresión de que he visto una muy buena idea ejecutada irregularmente, con excesos que me sacan por completo de la narración y que tiran por la borda lo que podría haber sido un producto sobresaliente. Y me pasa incluso con sus obras cumbre, como es el caso de El día de la bestia. Por esta razón, no me resultó extraño leer que su última película, Veneciafrenia, fue recibida con bastante frialdad en festivales como Sitges, con reseñas que la calificaban de una locura sin lógica que caía en todos los errores característicos de la carrera de su director.

Fotograma de Veneciafrenia de Álex de la Iglesia (Foto: Sony Pictures)
Fotograma de Veneciafrenia de Álex de la Iglesia (Foto: Sony Pictures)

Esto me hizo acercarme a verla con cautela, pensando en que vería un slasher de terror excesivo y agotador donde poco o nada terminaría por convencerme. Pero estaba muy equivocado, porque este nuevo trabajo de Álex de la Iglesia potencia como pocas veces las virtudes de su cine hasta erigirse como un divertimiento sangriento, muy disfrutable, repleto de homenajes y con un mensaje sobre el turismo de masas muy bien desarrollado a nivel conceptual y cinematográfico.

Su propuesta no se sale de los esquemas de los habituales slashers de terror. Un grupo de jóvenes va a celebrar una despedida de soltera a Venecia y allí empezarán a morir asesinados por una organización que se posiciona contra el turismo masivo que asola la ciudad italiana, una estructura básica y sobrexplotada en el género de terror que cae en muchos errores rutinarios. Por ejemplo, protagonistas realizando acciones fuera de toda lógica, exponiéndose al peligro de manera absurda y con conflictos personales bastante tontos. Y creo que por esta razón tanto crítica como público no han recibido con el suficiente entusiasmo Veneciafrenia.

Fotograma de 'Veneciafrenia' (Sony Pictures)
Fotograma de 'Veneciafrenia' (Sony Pictures)

Como decía, las reseñas han sido más bien flojas y en la taquilla, según datos de ComScore, se ha tenido que conformar con el puesto Nº8 en su fin de semana de estreno en España, lo que es sinónimo de desastre económico valorando las bajas recaudaciones que en estos tiempos pandémicos se mueven por dichas posiciones. Sin embargo, obviando sus errores, que como digo son muy achacables a bastantes producciones de terror del estilo, creo que es una película que merecía mucho más reconocimiento y éxito, en especial por el público amante del género. Y es que Veneciafrenia es todo un homenaje al giallo italiano, a aquellos slashers de crimen, misterio y explotación sangrienta de los años 60 y 70 donde surgieron grandes maestros del horror como Dario Argento (Suspiria) o Mario Bava (Bahía de sangre).

Se nota en la brutalidad de la violencia que impera en el film, en la forma de hilar el misterio respecto a los asesinatos que ocurren en Venecia y en muchos otros de los pequeños detalles impregnados en pantalla, como la misma presentación de los títulos de crédito. Todo desprende un amor absoluto hacia el terror, el giallo y el cine clásico que, por muy flojos que puedan ser otros aspectos de Veneciafrenia, es suficiente para cautivar a los amantes del horror. Pero no es su única fortaleza, puesto que el punto desde el que se plantean los asesinatos, realizados mayormente a plena luz del día y entre masas de gente como si espectáculos callejeros para turistas se tratasen, es un completo deleite.

Es desde aquí donde se introduce esa crítica a cómo el turismo llega a ser nocivo para las ciudades y monumentos, lo que sin duda impacta, tanto por lo bien que se hila el tema como el punto de vista extremo desde el que se desarrolla. Y si a eso le sumamos su apartado estético carnavalesco y barroco, y la originalidad y mala leche tras las muertes, tienes un entretenimiento sangriento de primer nivel.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Youtube no disponible por tus preferencias de privacidad

Por supuesto, como digo, tiene sus errores graves, especialmente en el tramo final. Por muy atractiva que resulte la propuesta a nivel estético y conceptual, ni Álex de la Iglesia ni Jorge Guerricaechavarría, su guionista habitual que nuevamente firma el guion de esta película, saben como coronar la historia, cerrando el relato con un final insípido y a medio gas que opta por una conclusión precipitada y sin complicaciones.

No obstante, en su conjunto me ha parecido la película más disfrutable de Álex de la Iglesia de los últimos 10 años, en concreto, desde Balada triste de trompeta. Aunque sus películas nunca hayan sido fruto de mi devoción, siempre he admirado lo bien que usa sus referentes del cine de género para construir sus historias, y creo que en Veneciafrenia prioriza ese juego de referentes para ofrecer un homenaje genial al giallo bajo un espectáculo sangriento divertidísimo y con mensaje. Y aunque las opiniones sean mayormente flojas y sus datos bajos de taquilla no inciten a acercarse a las salas, desde aquí invito a darle una oportunidad y dejarse llevar por su entretenida, macabra y disfrutable propuesta.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente