La variedad de Social Distortion revienta el Azkena Rock de Vitoria

·3 min de lectura

Vitoria, 18 jun (EFE).- La variedad musical de Social Distortion reventó este viernes el Azkena Rock Festival de Vitoria en una segunda jornada tan calurosa como la primera y con mayor afluencia de un público muy variopinto que nutrió todos los escenarios.

La banda californiana celebró su 40 aniversario por todo lo alto tras una década sin pisar territorio nacional. Lo hicieron con una colección de gorras y sombreros que cubrían las cabezas de una banda que levantó al público del suelo desde los primeros acordes.

El rock and roll, el punk y algunos toques que se acercaban al country hicieron partícipes de su bolo a numerosos “azkeneros”, que valoraron con creces la calidad de un grupo que lo dio todo desde el arranque con “Road Zombie”.

Enseguida llegó el clásico “So far away”, coreado por el respetable, que vibró con la versión de “Wicked Game” de Chris Isaak y fue fiel desde “Don’t Drag me Down” hasta la despedida que llegó con una potente versión de “Ring of Fire”.

Antes, los locales de Soziedad Alkoholika habían puesto patas arriba el recinto de Mendizabala con una subida exponencial de los decibelios y un juego de luces, humo y fuego a la altura del cabeza de cartel más internacional.

S.A. jugó en casa y se vació ante uno de los conciertos más numerosos de la noche. La energía y la intensidad que derrochó la banda vitoriana fue directamente proporcional con la respuesta de sus seguidores en temas como “Piedra contra tijera”, “Cuando nada vale nada” y “Nos vemos en Berlín”, que llegó al apoteosis final.

La banda de Ohio Afghan Whigs tuvo su momento para poner sobre la mesa su calidad con un rock técnico y reposado que bajó las pulsaciones del festival a pesar de un arranque duro con “…I’ll make you see god”.

“Algiers” y “Demon in profile” fueron los temas que más gustaron, de un grupo que culminó un concierto sobrio y sin alardes, pero que cumplió con su cometido.

Los locales The Faithless y Nukore abrieron la jornada con su sonido metal. Los vitorianos dieron paso al punk de los neoyorquinos Surfbort y el country-blues de Adia Victoria, que comenzó a subir la temperatura del escenario Love, estrenado en esta segunda jornada, al tiempo que la guitarra de Jerry Cantrell atrajo a los fieles de Alice in Chains, que corearon los primeros temas de la tarde y agradecieron el homenaje a la banda grunge de Seattle.

Fue la antesala del reencuentro de Drive-By Truckers con el festival, una vez más, que tras quedarse sin sonido durante unos minutos, no se detuvo y volvió a sonar con más fuerza de la que comenzó.

El rockabilly lo puso Mad Sin, que preparó al público para acudir a los cabezas de cartel con garantías, mientras que la nostalgia corrió a cargo del rock vasco de Delirium Tremens con el esperado “Ikusi”, que se llevó a gran parte del público, y junto a los astuarianos Ilegales enviaron al pasado a los “azkeneros” con sus temas más clásicos. Life of Agony fueron los últimos en comparecer en los escenarios principales antes de dar el relevo definitivo al Trashville y sus bandas más callejeras.

Fueron 21 conciertos en total que recuperaron la esencia de un festival muy dinámico con una importante asistencia en su segundo día.

El punto álgido llegará en la tercera jornada con el protagonismo de la madrina del punk, Patty Smith, Suzi Quatro y Emmylou Harris, entre otros artistas.

Javier Domaica

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente