Valeria Mazza y su marido, Alejandro Gravier, dos enamorados en España

Por Diezminutos.es
Photo credit: Gtres

From Diez Minutos

Llevan ya más de dos décadas casados, pero Valeria Mazza y Alejandro Gravier siguen tan enamorados como el primer día. Así lo han demostrado durante la escapada que el matrimonio se ha marcado estos días en nuestro país, donde han disfrutado del sol mediterráneo. Y es que la pareja ha elegido la isla de Ibiza y Marbella, un destino al que en otras ocasiones han acudido con sus hijos, para darse un chapuzón y, de paso, ligar bronce y así presumir de colorcito cuando regresen a Argentina, que en estos momentos está en pleno invierno austral.

En esta ocasión, el matrimonio ha preferido dedicarse unos días a solas y han dejado en casa a sus cuatro hijos, Benicio, Balthazar, Tiziano y la pequeña Taina. Así, hemos podido comprobar por qué la modelo y el empresario son una de las parejas más estables. ¡Y están superenamorados!

Photo credit: Gtres

Tanto en la isla pitiusa, como en la playa malagueña donde se dieron un refrescante baño, han estado en todo momento pendientes el uno del otro dedicándose constantes muestras de cariño y complicidad.

Photo credit: Gtres

Primero estuvieron en Ibiza, donde navegaron a bordo de un lujoso yate que compartieron con Gianfraco Macri, el hermano del presidente argentino. Después, se trasladaron solos a Marbella para relajarse en un club a pie de playa, bañarse y pasear su amor cogidos de la mano por el paseo marítimo.

En forma juntos

Photo credit: Gtres

A sus 47 años, la argentina aún mantiene la espectacular figura que la encumbró en los noventa como una top internacional. En aquella época, Valeria llegó a compartir portadas y desfiles con las grandes 'top models' del momento: Claudia Schiffer, Naomi Campbell, Cindy Crawford o Elle Macpherson.

Photo credit: Gtres

Ahora, centrada en su faceta como empresaria, sigue cuidándose y mucho. Pese a estar de vacaciones, la exmodelo argentina practicó yoga con la ayuda de su marido, que también es un gran aficionado. ¡Menudos cuerpazos lucen los dos!