El mega yate de Valentino: el lugar más cool del verano

·6 min de lectura

Si tuviéramos que elegir un lugar en el mundo para pasar las vacaciones estivales, quizá la respuesta sería solo una: el yate de Valentino. El diseñador italiano no es de los que les gusta presumir en redes sociales de vacaciones de ensueño en playas paradisíacas con aguas cristalinas, pero ya lo hacen por él unos cuantos famosos (muy, muy famosos) que comparten junto al creador de Alta Costura unos días de relax a bordo del TM Blue, una de las embarcaciones más espectaculares que existen (con permiso del súper barco de Rafael Nadal).

El yate de Valentino acoge cada año a un buen número de rostros conocidos. Aquí con Jon Kortajarena en Ibiza en 2015..
El yate de Valentino acoge cada año a un buen número de rostros conocidos. Aquí con Jon Kortajarena en Ibiza en 2015..

Pero como todo en las vidas de los personajes más glamurosos, siempre hay una historia detrás, y con el mega yate de Valentino no iba a ser menos. Su amor por el mar siempre estuvo presente en la vida del diseñador y fue en 1988 cuando encargó a los astilleros italianos de Picchiotti que construyeran un barco para él y su entonces pareja y confundador de la maison Valentino, Giancarlo Giammetti, que sigue siendo hoy en día su gran compañero y mano derecha. Esos astilleros situados en La Spezia, muy cerca de Génova, ciudad que cuenta con uno de los puertos más importantes del país transalpino, son los encargados de construir algunos de los barcos más espectaculares del mundo y solo aptos para las fortunas más importantes. Su historia se remonta a comienzos de 1900 cuando la familia Picchiotti estableció por primera vez el astillero Giuseppe Picchiotti e Figli.

Homenaje a sus padres

Como hacen los millonarios que pueden comprarse un barco o crearlo a su gusto, imagen y semejanza, Valentino quiso que su mega yate tuviera un nombre que le recordara a sus orígenes y decidió llamarlo TM, en honor a sus padres, cuyos nombres eran Teresa Biaggi (que quiso que su hijo llevara ese nombre por la estrella del cine mudo Rodolfo Valentino) y Mauro Garavani, que siempre le apoyaron en su sueño de convertirse en un grande de la moda internacional. De hecho, en 1960, Valentino dejó París y abrió una tienda en la Via Condotti de Roma con el apoyo económico de su progenitor.

Una mansión en alta mar

El TM Blue es todo un símbolo de lujo y glamour que representa a la perfección todo lo logrado en sus más de seis décadas dentro del mundo de la moda hasta su retirada en 2008. El yate tiene más de 47 metros de eslora, 10 de manga y doce de altura y está propulsado por motores Caterpillar con una autonomía para navegar durante 3.000 millas, lo que le hace ideal para surcar los mares europeos como suele hacer cada verano el diseñador (aunque también le gusta escaparse a Ibiza y Formentera en algún momento de sus vacaciones).

Por supuesto, el barco cuenta con todo lo necesario para sus dueños y sus invitados, que si quisieran podrían quedarse perfectamente a vivir en él, ya es como una mansión flotante. Tiene cinco camarotes en los que pueden alojarse hasta diez personas y uno de ellos es como una gran suite con su baño privado y un pequeño saloncito. En el interior hay un gran salón para homenajear a los invitados con comidas y cenas de alto copete que fue decorado en su momento por Peter Marino, arquitecto y decorador considerado uno de los referentes del nuevo lujo.

De las paredes del barco cuelgan obras de arte de grandes del mundo de la pintura como Andy Warhol (en el salón hay dos retratos de Valentino creados por Warhol) y en la cubierta hay otro comedor exterior decorado en madera donde Valentino y sus amigos disfrutan de platos típicos italianos como la pizza y la pasta, pero también de mariscos y pescados frescos preparados por esmero por los 11 miembros de la tripulación que han sido seleccionados personalmente por el diseñador y Giammetti.

Las iniciales TM están bordadas en cada cojín, mantel y servilleta que hay en el yate y los camarotes (todos con baño) están cuidados al detalle en cuando a decoración y comodidad. Los sofás interiores están creados al más puro estilo marinero y cuentan con rayas en azul y blanco, mientras que los exteriores son de un blanco impoluto.

Hasta Lady Di pasó unos días en el TM Blue

Por el TM Blue de Valentino pasan cada verano miembros de la alta sociedad, la realeza o el mundo del espectáculo. Estos días disfruta en Capri junto a él la española Naty Abascal, incondicional y amiga íntima del diseñador que cada año pasa unos días de vacaciones en alta mar con el italiano. Junto a ella está también Rosario Nadal, musa de Valentino y amiga íntima. En esta ocasión, la ex mujer de Kyril de Bulgaria está sola, pero otros años ha llevado también a su hija mayor, Mafalda.

Pero son muchos los VIPs que disfrutan del yate, los parajes increíbles en alta mar y de la compañía del diseñador de moda. Hemos visto a modelos como Jon Kortajarena, Elizabeth Hurley o Claudia Schiffer; por su cubierta se han paseado estrellas de Hollywood como Anne Hathaway, Tom Hanks o Gwyneth Paltrow, y no faltan a su cita en alta mar influencers como la neoyorquina Olivia Palermo. Hace años, incluso la princesa Diana de Gales le visitó y una foto suya en la cubierta adornaría una de las paredes del yate.

Invitados sí... pero no más de tres días

Aunque seguro que Valentino trata a sus invitados con todo lujo, hay algunos que han comentado que rápidamente le gusta estar solo y disfrutar de la tranquilidad y de sus cinco perritos, a los que trata a cuerpo de rey (hasta tienen su propio coche para desplazarse). "Es complicado ser su huésped. Se ha hecho mayor y bastante maniático, no te relajas", contaba en 2015 un antiguo invitado del diseñador a El Mundo. De hecho, sus invitados no suelen pasar en el barco más de tres o cuatro días.

"Te pongo un ejemplo. Hay unas mantitas de cashmere en cada brazo de las butacas de cubierta, dobladas sobre el reposabrazos. Te la pones encima si hace fresco pero, si te levantas al baño o a buscar un refresco, sólo un momento, cuando vuelves, ya está plegada otra vez y te sientes un poco agobiado", explicaba la fuente que no quiso dar su nombre al citado diario. Pese a esas supuestas 'manías' del diseñador de moda, lo cierto es que cada verano muchos famosos repiten y disfrutan de la hospitalidad de Valentino al bordo de uno de los yates más increíbles (y envidiados) del planeta.

Más historias que te pueden interesar:

VIDEO: Tocayas, influencers y millonarias: la amistad inseparable entre María Pombo y María F. Rubi

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente