Valentino, el rey del chic

María Serralta

Valentino Clemente Ludovico Garavani, más conocido simplemente como Valentino, nació el 11 de mayo de 1932 en un pueblecito cercano a Milán, Voghera (en la región italiana de Lombardía). Estudió diseño de moda en Milán y París, y mientras era aún estudiante, recibió un premio del Secretariado de la Lana (que, años después, recibirían también Karl Lagerfeld e Yves Saint Laurent).



Hasta su retirada definitiva en 2007, Valentino nos regaló más de cuarenta años de diseño de trajes de noche sublimes, que han lucido en los eventos más importantes y las alfombras rojas más glamurosas personajes que van desde Jackie Onassis o Audrey Hepburn a Jennifer Lopez y Marie Chantal Miller. El rojo es su color fetiche, y hay un tono (el rojo Valentino) que es la firma de la casa: “las posibilidades del rojo son infinitas”, afirma el propio Valentino.


[Relacionado: La minifalda cumple 50 años]

Tras graduarse y trabajar para grandes figuras como Jacques Fath, Balenciaga, Jean Desses o Guy Laroche, Valentino presentó su propia firma en Roma en 1959, con solo veintiocho años, con la ayuda de su padre. Había nacido una estrella.


Su máxima seña de identidad es el empeño por resaltar la belleza, la silueta y la feminidad de la mujer, a través de tejidos lujosos, colores vivos y diseños impecables y elegantes totalmente atemporales, que nunca pasan de moda, con un altísimo nivel en el acabado y las calidades.

Conocido también como el rey del chic
, Valentino ha recibido a lo largo de su carrera todos los premios importantes del mundo de la moda.

No solo ha vestido a muchas de las mujeres más elegantes y con más estilo del mundo, sino que, en muchos casos, se han convertido en sus amigas y sus musas. Sofia Loren, Marisa Berenson, Liz Taylor, Sarah Jessica Parker, Brooke Shields, Liz Hurley o Natalia Vodianova, son solo algunos ejemplos de una larga lista.



A finales de 2011, Valentino presentó en el MOMA de Nueva York su Museo Virtual, en el que se muestran alrededor de trescientas de sus creaciones más emblemáticas en tres dimensiones.