Valentina Zenere: "Resucitaría a Amy Winehouse para hacer un dúo"

·10 min de lectura
Photo credit: Andrés García Luján
Photo credit: Andrés García Luján

Cuando entrevistamos a Valentina Zenere (Buenos Aires, 1997) por su debut en Élite, nos dejó claras varias cosas. La primera, que más te vale pronunciar bien su apellido (Sénere) si te quieres llevar bien con ella. Lo segundo, y casi igual de importante, que es una mujer con las ideas muy claras sobre cómo es su carrera y de qué manera quiere conducirla. Por eso nos parece tan interesante su salto a la música con el single Cero Coma, sin duda el primero de muchos. Porque es un proyecto que tiene su suelo en su experiencia como actriz-cantante en Soy Luna, la serie argentina que se transformó en un show con gira mundial. Y su techo, en la ambición artística de una joven talentosa que sueña alto y curra fuerte.

¿Cómo encaja esta nueva pieza de la música en tu puzzle artístico?
Yo canto desde que soy muy chiquita, pero siempre fue un complemento de la actuación. Mi sueño siempre era hacer “un gran Rex”, que es el teatro en el que hacían todas las series de la productora de Cris Morena, lo mejor en ese momento. Con Soy Luna lo viví muy de cerca, con todos los shows, grabando los discos… Cuando terminé la gira tuve claro que me encantaría hacer algo así pero partiendo de mí, porque siempre interpretaba un personaje, cantaba letras de otros… Quería hacer algo mío. Era un sueño latente. De hecho, ahora que ha salido el single, muchos amigos y compañeros me han dicho eso de “por fin has cumplido tu sueño”, y es curioso porque yo quizá lo había dejado un poco de lado al estar con toda la energía tan centrada en la actuación.

Photo credit: Andrés García Luján
Photo credit: Andrés García Luján

¿Tu proyecto musical nace en España?
Sí, cien por cien. Estaba ensayando para una película que no se llevó a cabo y el coach de canto de ese proyecto vio que me apetecía mucho seguir por ahí, me presentó a sus amigos compositores y productores, nos juntamos en un estudio para ver qué pasaba. Que podía ser muy bueno o no pasar nada.

¿Y cómo fue ese primer encuentro con la música en otro nivel?
Yo estaba súper nerviosa. Porque no sabía por dónde empezar, desde dónde aportar, me sentía un poco más chiquita. Pero empecé a ubicarme pensando que las canciones son historias, y yo historias me imagino todo el tiempo porque no paro de ver películas en mi mente. Y también melodías. Al final estuvimos en el estudio hasta las tres de la mañana, grabamos una demo…

¿Qué personas están contigo en este proyecto?
El productor es Carlos Ares y trabajaron como compositores también Marcos French y Maximiliano Calvo. Con ellos empecé, los adoro y les agradezco muchísimo que confiaran en mí.

Dentro de ese ‘lo que surja’, ¿qué género o qué estilo rondaba tu cabeza antes de lanzarte?
El tema es que me gusta un poco todo. De Santana a Amy Winehouse hasta un buen reguetón pasando por una cumbia que me levante. Yo le dije a los chicos que mi problema era ese, que me gustan tantas cosas que no sé cómo fusionarlo, porque en la música tienes que buscar tu identidad, porque al final los cantantes crean algo así como personajes sobre sí mismo. Y eso fue lo que más me costó: yo llevo toda la vida interpretando a gente que se puede parecer más o menos a mí pero después me lavo las manos porque no soy yo. Y acá sí soy yo contando ciertas cosas. Con Cero coma por ejemplo tenía muy claro que quería contar algo sobre un grupo de mujeres juntas, era lo que tenía siempre en la cabeza a medida que íbamos creando la canción.

Mujeres juntas diciéndole cuatro cositas a los pringaos de los hombres.
(Risas) Exactamente, así fue.

¿Qué sensaciones te provoca la reacción de la gente a tu primer single?
¡Estoy muy contenta! Me pasa que veo que hay un videoclip mío en Youtube y todavía como que no lo concibo, estoy en proceso de entenderlo. Yo soy de trabajar mucho y no ser excesivamente consciente de todo, por ejemplo todavía no me he parado a pensar que estoy hablando con la prensa de mi música, que en realidad es muy loco y muy guay. Así que muy agradecida y disfrutando del camino.

¿Qué pasos vas a dar ahora a corto plazo?
Sacaré más singles seguro, me encantaría hacer colaboraciones con otros artistas… Y mi siguiente sueño es hacer un show lindo y grande, dedicándole mucho tiempo, ensayando un montón… Porque la energía del vivo es única. Es recíproca. Energía en constante movimiento. Lo que se siente es mágico. A mí no se me olvida la cara por ejemplo de una chica que abrió los ojos y la boca al verme hacer una pirueta en el escenario, la ilusión en la cara de esa nena es el regalo más grande del mundo.

Es que aunque ahora saques tu primer single, tienes un background de giras mundiales a reventar de público.
Claro, quizá en España la gente no es tan consciente de eso. Ese background me hace más consciente de cómo es este camino.

Photo credit: Andrés García Luján
Photo credit: Andrés García Luján

¿Te jode que alguien te pueda ver como una actriz que quiere aprovechar su fama para entrar en la música?
No porque sé que no es así. A mí los comentarios negativos me pueden afectar cuando encuentro una similitud con la realidad, cuando te agarran algo que tiene que ver con lo que te pasa y dices “hijo de puta…”. Pero cuando no, paso. A mí es que me importa lo que me digan mis amigos, mi familia y la gente que me quiere.

Para los pasos siguientes, siempre viene bien el apoyo de una discográfica. ¿Hay movimiento en ese sentido?
Estamos empezando y estoy contenta con el equipo que elegí. No estoy con una megadiscográfica pero sí con gente que sabe y que se maneja perfectamente en ese entorno. Me gusta que el principio sea así pero desde luego todos tenemos ganas de mega agrandarlo todo. Con los pies en la tierra, no me vuelvo esquizofrénica.

Pero seguro que estás muy pendiente de los números de reproducciones.
No, cero. De hecho no tengo ni idea, porque tampoco sé qué número significa que te va bien o que te va mal.

¿Cuáles serían tus referentes ahora que tu propuesta se ha concretado? Porque yo veo una onda Paulina Rubio muy potente…
¿Sí? Es que me cuesta decir nombres porque, como te decía, son muchas las referencias. Igual que en la actuación te digo fijo Meryl Streep, en la música todavía no lo tengo tan claro. Estoy descubriéndome. Amy Winehouse me encanta, Santana me vuela la cabeza, will.i.am me parece un genio como productor, también me tira todo lo urbano porque además Argentina está tirando súper fuerte en ese género. Por ejemplo Tiago PZK me flipa, es una locura de persona.

Además tú tienes ventanas amplias a los dos lados del Atlántico. ¿Esto te influye en tu propuesta musical?
Sí y no… Para mí lo importante es que las canciones me representen, no sacaría una cosa que no me gusta porque es lo que se lleva en el momento. Que lo he visto, gente que para mí es súper talentosa y le ha dado la espalda a lo que más le gustaba por hacer algo que pegaba más en el momento. Pero es que creo que cuanto más honesto y genuino es uno, mejor le va. Así que voy a intentar ser fiel a mí misma.

¿Quién te ha hecho especial ilusión que comparta tu música en redes?
Mis amigos del colegio, de los que conozco desde los cero años. “Otro sueño más”, “Estamos acá con vos”… Que estén orgullosos significa mucho para mí. Y por supuesto mi novio y mi familia, eso me llena el corazón. También mi gente de Élite: con Martina [Cariddi] y Carla [Díaz] subimos un vídeo bailando, ellas me han apoyado muchísimo y también Manu [Ríos], André [Lamoglia], el resto de los chicos… Nos llevamos muy bien y todo lo que recibo es súper positivo.

Ahora que hablas del baile, ¿cómo te ves en esa faceta?
A mí me encanta bailar, pero de chiquita era muy tímida y me costaba. Recuerdo que la coreógrafa de Soy Luna, Karina Vargas, que la amo, me agarró en la audición porque yo dije que no bailaba: “Nena, ¿vos querés quedar acá? Bailás” (Risas). Y saqué unas cosas que fue como “¡yo sí bailo, boludo!”. Tengo muchos amigos bailarines, como Melisa García, que trabaja mucho en Argentina y ahora se viene para acá, talentosísima, y ella me hizo el challenge, metimos un pasito básico de bachata… Los primeros singles quiero que te hagan bailar. También me flipan las baladas, de hecho la última que he compuesto lo es, pero eso un poco más adelante.

A nivel vocal, un punto muy a favor es que tienes una voz muy reconocible. ¿Cómo trabajas esa parte?
Eso me lo decían mucho, es curioso porque me empiezan a resonar cosas que me comentaban cuando empecé con Soy Luna. La voz es súper importante, aunque reconozco que hay momentos en que le presto más atención que en otros. Trabajé con Marcos French, que es increíble, y tengo que seguir con él pero ya, en cero coma (risas). Sus clases y que me acompañe en el estudio me hacen sentir muy segura. También con una fonoaudióloga, Mercedes Bassi, que siempre me insiste en que la voz es como un instrumento y que hay que entrenar las cuerdas vocales como quien va al gimnasio.

De hecho la voz es el mejor termómetro para medir si estás conectado y en equilibrio contigo mismo.
Totalmente. Recuerdo que cuando salí de Soy Luna, una profesora de canto me dijo: “No actúes que cantas. Canta. Porque cantas muy bien”. Cuando te quitas la exigencia de cantar de alguna manera que se parezca a algo y empiezas a cantar de verdad, con el corazón, todo fluye mucho más.

De honestidad contigo misma parece que vas bien.
Sí, por ahora voy bien. Y es difícil. Por eso trabajo muchísimo conmigo misma, es muy importante que nos demos bola a nosotros mismos. Si no nos hacemos cargo de nosotros mismos… estamos jodidos.

Hagamos la prueba: ¿cómo te sientes de verdad con todo esto que estás viviendo?
Cuando me suena el despertador a las 7 de la mañana me quiero matar… Pero me encanta el trabajo que estoy haciendo. Estos seis últimos meses han estado muy cargados, tanto que siento que estoy llegando al fin de una era muy intensa. Mi familia llega de Argentina justo ahora, mis mejores amigas también vienen de visita así que me toca un paroncito y lo necesito. Yo soy súper workaholic y odio las vacaciones, me da algo, pero ahora como que estando más grande, teniendo a mi novio, mi perro, como que parar dos semanas para reconectar con mi gente me apetece muchísimo. Que mi preocupación solo sea si hay sol o no o si me pido un rosado o un tinto (risas). ¿En resumen? En este momento de mi vida estoy muy, muy contenta.

Photo credit: Andrés García Luján
Photo credit: Andrés García Luján

Test musical para conocer a Valentina Zenere en cero coma

¿Cuál es la canción que más veces has escuchado en tu vida? You Know I’m No Good, de Amy Winehouse. En casa, en el auto, en el karaoke… Tres millones de veces.

¿A qué artista resucitarías para hacer un dueto? A Amy, claro. Me hubiese gustado tanto verla en directo…

¿Una canción para momentos de subidón? Un buen reguetón. Por ejemplo, Pasatiempo de Daddy Yankee y Myke Towers.

¿Para momentos de bajón? Depende, porque cuando estás en modo bajón como que la letra de todas las canciones te pertenece. Yo he usado mucho Beautiful, de Christina Aguilera. También en karaoke… que con unas copa de más me atrevo con todo (risas).

¿Primer disco que compraste? Seguro que alguno de Chiquititas. O Xuxa, ¡me encantaba!

¿Último disco que te ha flipado? Motomami. Rosalía vale la pena.

Una canción que te hubiera gustado componer. Cualquiera de Black Eyed Peas. Me sé la discografía entera.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente