Valentina Ferragni vuelve al gimnasio por partida doble

·2 min de lectura
Photo credit: @valentinaferragni/instagram
Photo credit: @valentinaferragni/instagram

Es hora de reconocerlo: nos guste más o menos, septiembre está a la vuelta de la esquina. El noveno mes del año, con su tradicional vuelta a la rutina, siempre logra dividirnos en dos grandes grupos. El primero está constituido por aquellas que se resisten a perder el bronceado de su piel exprimiendo al máximo sus últimos minutos sobre la arena de la playa antes de volver a la rutina y, por otro lado, un segundo grupo que ya empieza a impacientarse de tener tanto tiempo libre y se muestra deseoso de volver a la rutina.

No te diremos a qué grupo pertenecemos nosotras, pero lo que sí tenemos claro es que Valentina Ferragni pertenece al segundo. Tal es así que incluso ha omitido los últimos días del vacacional mes de agosto, empezando la semana con auténtico entusiasmo. Y ya sabéis lo que eso significa, al igual que Laura Escanes que anunciaba su vuelta al gym recientemente o Cristina Pedroche que -con desnudo incluido- ha ido retomando su rutina de ejercicios de abs, la hermana pequeña de Chiara Ferragni retomaba sus hábitos de vida saludables donde sus dos grandes pasiones en el mundo del deporte no podían faltar: el pole dance y el pilates. Dos disciplinas que han logrado una transformación épica a nivel muscular de su cuerpo, gracias a que luce un envidiable abdomen fuerte junto a unas piernas y brazos tonificados.

Valentina Ferragni retoma sus clases en el gym

Mostrando su deseo por retomar sus clases, Valentina llegaba a su clase de pilates con auténtico entusiasmo.

Como mostraba en sus stories, Valentina se lanzaba a practicar esta disciplina que está ideada principalmente para corregir la alineación y mejorar la movilidad. Para ello, como mostraba en sus publicaciones, realizaba unos movimientos lentos, pero controlados que le ayudan a tonificar los músculos y, por consiguiente, a aumentar su propia resistencia. Dato que podemos corroborar a través de sus espectaculares posados veraniegos.

Asimismo, la empresaria también aprovechaba su vuelta a la rutina para retomar sus sesiones de Pole Dance que lleva practicando varios años lo que ha favorecido que se haya convertido en toda una profesional en la barra.

Como bien sabéis, el Pole Dance es un ejercicio de lo más completo con el que se consigue estimular la fuerza de brazos, abdomen y piernas sumado a al resistencia muscular que supone estar sobre la barra.

Asimismo, este ejercicio acrobático que podríamos etiquetar como full-body también ayudará a mejorar la coordinación y, por supuesto, nos ayuda a incrementar la flexibilidad. Tan solo hay que ver los movimientos que compartía Valentina en su Instagram para corroborarlo una y otra vez.